Celos o irrespeto...James, Rincón y el Pibe

Publicado por: maria.vargas el Dom, 21/02/2021 - 10:41
Share
Por: Esteban Jaramillo Osorio.
Esteban Jaramillo

Paralizante la pandemia, ni se previó ni se controló. Dejó al aire tantas miserias, que rebasan la indiferencia, la irresponsabilidad, la negación a su existencia y la belicosidad. Con los derivados propios como la iliquidez, la inseguridad, el desempleo y el hambre, que galopan causando daños.

Pero, aunque lentas, aparecen las soluciones. La vacuna es un alivio que nos da esperanza. Acentúa, de paso, la probabilidad de ver de nuevo al público en los estadios, pistas y campos.

En el fútbol doméstico, el que, avanzadas las fechas de calendario no despega porque carece del despliegue técnico  para agradar y convencer, prevalecen ácidos  comentarios de opinadores enfrentados, con descalificaciones, rechazos y desafíos. Todos históricos, con inocultables brotes y rebrotes de celos e irrespeto.

El 'Tino' se empeña en demostrar que ninguna responsabilidad tuvieron los futbolistas en el fracaso de la selección en el 94. Señala a la afición y exime a los suyos, con versiones que desvirtúan  la historia.

Freddy Rincón se reafirma en sus tesis sobre James Rodriíguez: “No es un crack”. Y se explaya en su discernimiento sobre sus carencias.

El 'Pibe' reitera que a Rincón se le debe reconocer como gran futbolista, en diciente solidaridad, por la descalificacion que de él hizo James.  

De paso, el Pibe le exige a James mayor compromiso y plantea que quien no juegue en su equipo, o su producción no sea eficaz y continua, no debe ser convocado por Reinaldo Rueda.

James recibe el golpe y atenúa la crítica, con gotas de talento que influyen en los resultados del Everton, su club, donde, sin importar sus ausencias, el técnico apadrina su fútbol pese a las evidentes lagunas en su rendimiento.

No hace mucho James se autoproclamó el mejor futbolista de la historia colombiana, lo que originó un sinnúmero de rechazos. Se incendiaron las leyendas, se pronunciaron y, sin descalificarlo, dejaron claro que hubo mejores. Algo que siempre motivará agrias disputas.

James a nadie deja indiferente. Su juego es tratado con seda por los medios especializados, que magnifican lo que hace y minimizan sus críticas por el empeño de conservarlo como protagonista viral de las noticias.