Héctor García
Héctor García

Inteligencia artificial: ¿Los nuevos compañeros de trabajo serán robots?

Los oficios tradicionales desaparecerán, ¿Estamos preparados para competir laboralmente con máquinas?

La Inteligencia artificial (IA), tiene como fin imitar la función cognitiva humana, ésta es, la relativa al conocimiento, a las percepciones mentales, al lenguaje o la memoria, a través de máquinas, programas de software y procesadores; se trata de la habilidad de una máquina de presentar las mismas capacidades de los seres humanos, como pueden ser, por ejemplo, el razonamiento, el aprendizaje, la creatividad, la habilidad de organizar, de planear y distribuir tareas, entre otras, con una ventaja que le caracteriza y es analizar y procesar una gran cantidad de información en cuestión de segundos. 

Esa posibilidad de adquirir capacidades propias de los seremos humanos es posible gracias a los algoritmos, es decir, un conjunto de instrucciones informáticas que recibe una máquina para resolver un problema o ejecutar una acción. La autonomía, en este contexto, es la capacidad de una máquina para realizar una tarea o función por sí misma, lo que causa pánico en el mercado, entre mayor autonomía mayor riesgo y menor control. 

Alan Turing, considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y a quien se le atribuye la formalización del término algoritmo, es considerado por muchos el padre de la inteligencia artificial. Además de cobrar fama por descifrar códigos nazis en la Segunda Guerra Mundial, en 1950 inició su artículo intitulado Computing machinery and intelligence, donde formuló la siguiente pregunta: ¿Las máquinas pueden pensar? Que lo llevó a desarrollar el test de Turing, que mide la capacidad de una máquina para hacerse pasar por un ser humano mediante una prueba conversacional. En la medida que las máquinas no sean totalmente autónomas, se podrá garantizar un nivel de seguridad deseado, así, por el contrario, en la medida en que menos se necesite la intervención humana, más complejo y menos predecible será el algoritmo. 

La IA y el empleo 

Los avances tecnológicos como la IA siempre han traído consigo dilemas y cuestionamientos en entornos laborales, al punto que a lo largo de la historia se han observado debates en torno a la capacidad de las máquinas para sustituir las labores que tradicionalmente realizan las personas.  

Con la irrupción de Chat GPT muchas personas se dieron cuenta de la utilidad y los avances de la inteligencia artificial, dado que se trata de una herramienta que cuenta con mucha información y sus respuestas se asemejan al lenguaje humano, a tal punto que en muchos casos no es fácil distinguir si se está hablando con una persona o con una máquina.

Chat GPT luce como la punta del iceberg en torno a las verdaderas capacidades de la inteligencia artificial. Hace menos de dos meses, en una cadena de noticias mexicana arribó Nat, la primera presentadora con inteligencia artificial en América Latina, pero no la única, pues cadenas como Kuwait News también tienen presentadores con inteligencia artificial. Así mismo, gracias a una investigación de la Universidad de Texas, se ha creado una inteligencia artificial capaz de “traducir los pensamientos”, es decir, algo parecido a leer la mente y transcribir los pensamientos en texto.

Por otro lado, el arte, que al principio muchos mantenían distante de la inteligencia artificial por considerar que la creatividad y la generación de piezas artísticas es una facultad exclusiva del ser humano, también es un campo que se ha visto impactado por los avances tecnológicos, dado que se observan aplicaciones con la capacidad de crear obras gráficas, música e incluso imitar voces, aspectos que ya han generado importantes debates no solo desde el punto de vista del empleo, sino desde los derechos de autor. En esta materia, OpenAI diseñó DALL-E, que ya amenaza con remplazar a los diseñadores gráficos. 

Algunas tareas también se han podido remplazar con inteligencia artificial; ejemplo de ello, son los vehículos autónomos, algunos tipos de drones y labores de atención al público, remplazando oficios como el de recepcionistas o meseros. Estos avances han generado pronunciamientos como el de Goldman Sachs, que señala que la inteligencia artificial podrá afectar 300 millones de empleos, cifra que es alarmante para todos los países.

Otro estudio al respecto es el del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cual presenta resultados agridulces: por un lado, señala que la inteligencia artificial trae muchos beneficios para optimizar y facilitar las labores en áreas como la economía y la salud, pero al mismo tiempo señala que en América Latina, se podrían perder entre el 36% y el 43% de los empleos debido a esta tecnología. Estas cifras muestran una tendencia que es reafirmada por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), que señaló que en Colombia se podrían perder 274.000 empleos solo en el sector público.

En el mismo sentido, Bill Gates, estableció que profesionales como los docentes, escritores, especialistas en relaciones públicas, contadores y secretarios legales competirán directamente con los sistemas de inteligencia artificial dentro del sector laboral. Por su parte la Universidad de Pensilvania estableció que dentro de las profesiones en riesgo se encuentran los intérpretes, encuestadores, poetas, matemáticos, analistas de finanzas y diseñadores de interfaces web.

Arvin Krishna, CEO de IBM, manifestó recientemente que la contratación de personal en la compañía para un futuro próximo entraría en una fase de desaceleración para dar paso a la integración de la inteligencia artificial en los distintos procesos “core” del negocio. De acuerdo con James Kavanaugh, CFO de IBM, el recorte en la empresa llega a los 39 mil empleados, lo que se suma a los despidos masivos de Meta y Amazon, que anunciaron despidos de 11 mil y 18 mil empleados respectivamente. Gran parte de esos despidos, motivados por la IA. 

En una reciente entrevista en Bloomberg, Krishna indicó que las labores que no tienen que ver directamente con sus clientes podrían ser automatizadas y desarrolladas por IA, reseñando ejemplos como los departamentos de recursos humanos y los puestos de back office. 

Microsoft, en la edición 2023 del Índice de “Tendencias Laborales”, centra su análisis en el impacto de la IA respecto de la forma en cómo trabajamos. De acuerdo con los resultados del estudio, un hecho evidente es que el ritmo de trabajo se ha acelerado a una velocidad que los humanos no pueden seguir, por lo que la IA de siguiente generación ayudará a balancear la carga de las personas aumentando su productividad, creatividad e innovación.  “Esta nueva generación de IA eliminará la monotonía del trabajo y dará rienda suelta a la creatividad”, asegura Satya Nadella, presidente y CEO de Microsoft. El estudio destaca tres ideas claves enfocadas para los líderes empresariales: 

  1. La deuda digital sacrifica la innovación: Cada minuto dedicado a gestionar la deuda digital es un minuto que se le quita a la creatividad. La deuda digital es la incapacidad de procesar todos los datos que recibimos, chats, correos electrónicos, mensajes de texto, etc. 
  2. Surge una nueva alianza entre la IA y los trabajadores: Se debe buscar empoderar al empleado de IA, no remplazarlo. La IA puede ser un complemento perfecto a muchas de las actividades diarias que nos quitan tiempo.
  3. Cada empleado necesita una aptitud de IA: Cada empleado necesitará conocimientos básicos en IA; no solo los expertos deben acceder al conocimiento sobre esa tecnología. 

Es una realidad que las máquinas y la IA harán que se pierdan miles o millones de puestos de trabajo, pero también significará la creación de miles de nuevos empleos, mejores condiciones de vida, mejores condiciones laborales, y una especialización del trabajo que se traduce en una mayor remuneración, lo veo como una transición qué será similar a la llegada del computador, sirvió como instrumento para agilizar muchos procesos, pero no remplazó al ser humano, dado que se necesita de una persona capacitada que pueda utilizar correctamente el computador o, en este caso, la inteligencia artificial. 

Independientemente de las fallas, brechas y falencias que existen en la inteligencia artificial, lo cierto es que esta tecnología va a generar un impacto notable en el sector laboral, por lo cual es importante que los países se anticipen a esta realidad, actuando de manera proactiva y no reactiva, pues la demora en las soluciones y regulaciones puede desembocar en una crisis social.

En el mismo sentido, el sector empresarial debe aprovechar las ventajas de la inteligencia artificial. Naturalmente el escenario ideal es que, en colaboración con el Estado, se inicien ciclos de formación especializada por sectores y se fomente la adquisición de herramientas de inteligencia artificial que optimicen la labor humana.

Aunque puede parecer complejo, si las acciones propuestas y otras recomendadas por los especialistas se ejecutan de la mejor manera posible, no solo se mitigará drásticamente la pérdida de empleos, sino que se podrán mejorar las condiciones laborales de las personas, que en un menor tiempo podrán realizar las mismas funciones gracias a la inteligencia artificial, permitiendo ascender el nivel de calidad de vida de la clase trabajadora y reivindicar, una vez más, los derechos de un sector vital para el crecimiento sostenible. 

Creado Por
Héctor García
Más KienyKe
Asociaciones médicas piden al mandatario no desinformar a la población, en medio de una polémica por la escasez de insulina en el país.
Ambas partes retomarán el diálogo, suspendido la semana pasada, y confirmaron que el séptimo ciclo será en Venezuela.
El exlíder paramilitar fue condenado en 2015 a 15 años y 10 meses de prisión por narcotráfico, pena que cumplió en marzo de 2020.
El militar escapó de la guarnición con un arma de fuego. Hay dos soldados heridos.
Kien Opina