Así se vivió el paso de Guns N’ Roses por Bogotá

13 Octubre 2022, 11:05 AM
Share
Creado Por
David Palencia
Luego de 30 años, Guns N’ Roses volvió a Bogotá, dejando un recuerdo para la memoria de miles de asistentes que se emocionaron con la histórica banda.

En este auge de conciertos y espectáculos musicales que vive por estos días Colombia y especialmente Bogotá, los capitalinos vivieron dos fechas históricas, en las que vibraron con los Guns N’ Roses, que regresaron al Estadio El Campín luego de 30 años.

Muchos han considerado como una ‘revancha’ este regreso de la banda a la capital colombiana, luego de que en 1992 se viviera un concierto muy accidentado por muchas circunstancias que se presentaron, en el que para la época, los ‘gunners’ estaban en su mejor momento.

El 11 y 12 de octubre de 2022, quedarán marcados en la memoria para los seguidores de Guns N’ Roses en el país, quienes esperaban con ansias estos shows desde que anunciaron en el mes de abril y con la particularidad que Bogotá fue la única ciudad con dos fechas en Latinoamérica como parte de su gira.

Aterciopelados fue la banda encargada de abrir estos conciertos, la banda liderada por Andrea Echeverry y Héctor Buitrago, fueron calentando el ambiente y preparando al público para lo que venía. Sin embargo, Echeverry se quejó por no tener una prueba de sonido previo al show y algunos inconvenientes técnicos con el mismo, al momento de interpretar su clásico ‘Maligno’.

Finalmente, llegó el momento más esperado, la aparición de la banda en el escenario, un Axl Rose que se exigió al máximo para brindar un gran show a los colombianos (obviamente no comparar con aquel Axl de hace 30 años), Slash con su inconfundible manera de tocar la guitarra, Duff, un bajista de aquellos ‘vieja guardia’ que mantiene muy viva la esencia de la banda; además acompañados de grandes músicos como Dizzie, Fortus, Frank Ferrer y Melissa Reese.

Los ‘Gunners’ empezaron con ‘It’ so easy’, pasaron por los grandes clásicos como ‘You could be mine’, ‘Rocket queen’, ‘Civil war’, Sweet child o’ mine’, ‘November rain’, ‘Knockin' on heaven's door’,y un acertado cierre con ‘Patience’, ‘Don’t cry’, y ‘Paradise city’.

El show tuvo su tinte político, el escenario estaba adornado de extremo a extremo con dos banderas de Ucrania, y cuando interpretaron ‘Civil war’, hicieron referencia de aquel conflicto que se libra por estos días.

Para enmarcar la energía de los integrantes de la banda que a la vez denotaba la nostalgia de los asistentes y que además, fue la oportunidad para que nuevas generaciones tuvieran la oportunidad de ver en vivo a una de las leyendas de la historia reciente de la música.

Como en el fútbol, Slash, con 57 años de edad, se puso la 10 y se echó el equipo al hombro y sacó adelante el show. Axl, a sus 60 años, interpretó de la mejor manera sus canciones, claramente no como antes, pero con una puesta en escena muy buena y una tremenda energía para tocar y cantar durante tres horas sin parar.

En otros aspectos, la logística estuvo buena, el acceso al Estadio El Campín no estuvo complejo pese a las largas filas. Algunos lunares, como el sonido, que se considera no estuvo excelente, pero tampoco malo, además, ese es un problema que históricamente se ha presentado en el ‘Nemesio’. Personas sin boleto intentaron colarse al concierto, afortunadamente no pasó a mayores y fue controlado oportunamente por el personal de logística.

Sin duda, este fue un show que quedará en la memoria de miles de personas que tuvieron la fortuna de presenciar a esta histórica banda, quizá sea la última vez que pisarán tierras colombianas o por qué no, ilusionarse en algún lejano futuro, un regreso.

KienyKe Stories