En busca del bienestar duradero

Publicado por: david.palencia el Mié, 18/08/2021 - 09:14
Share
Creado Por
Armando Martí
Cuidar de nosotros mismos, es quizás el elemento principal para afrontar los desequilibrios sociales que afectan la situación del mundo actual.
En busca del bienestar duradero
Créditos:
Lázaro Rodríguez

Nuestro cuerpo es aquel con el que nacemos, morimos y convivimos las 24 horas del día. Cuando el cuerpo sufre o deja de responder, nadie lo sentirá por nosotros. Si aprendemos a cuidar de nuestro cerebro, emociones y cuerpo, sin lugar a duda, nuestro cerebro, emociones y cuerpo cuidarán de nosotros.

Por eso, si entrenamos nuestra conciencia plena para respirar, masticar y comer mejor y además, hacemos ejercicio moderado, acompañado de un adecuado reposo mental, estaremos gestionando nuestras emociones, dolores y frustraciones, al igual que el estrés y la ansiedad cotidianas. De este mismo modo, el cuerpo nos va a responder de forma óptima y vamos a alcanzar un bienestar duradero.

Mediante nuestro cuerpo amamos, recibimos amor y conocemos la realidad que nos rodea. Cuidar de nosotros mismos, es quizás el elemento principal para afrontar los desequilibrios sociales que afectan la situación del mundo actual.

Recordemos que “sentirse bien” depende de las decisiones internas para mantener una actitud de adaptación y creatividad, solucionando cualquiera de las circunstancias externas, las cuales son acompañadas de los desafíos y pruebas diarias. 

La voz del Terapeuta y Escritor Armando Martí©️ para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

El pensamiento y la actitud positiva son mucho más importantes que la misma suerte. Soltar es la premisa, esperar siempre lo inesperado y desapegarse con amor. La mala noticia es que todo es temporal en esta vida. La buena noticia es que todo es temporal en esta vida. 

Las cosas no siempre resultan como queremos y en determinadas oportunidades los acontecimientos tampoco dependen del resultado de nuestras acciones.

En ocasiones estamos a merced de las circunstancias, pero desde la sobriedad, la mente tranquila y la buena intención, podemos sostener la disposición necesaria al momento de adaptarnos a la realidad desde el optimismo, la autoestima y el cuidado propio. 

El bienestar se preserva en el tiempo, en la medida que seamos nuestros mejores amigos, nos tratemos con amabilidad y respeto sin hacernos daño ni tampoco haciendo daño a los demás. El bienestar es el resultado de una vida con paz, simple, tranquila y serena. De una vida enfocada en lo espiritual y en los caminos de conexión con lo trascendente.

Por: Armando Martí