Cárcel para el policía señalado de asesinar a su exnovia Cindy Morales

Publicado por: gabriela.garcia el Sáb, 14/03/2020 - 11:43
Share
La mujer fue hallada con varios signos de violencia.
Cindy Morales 1

Un juez de Florencia (Caquetá) dictó medida de aseguramiento en centro carcelario contra Jhohan Alberto Ossa Lopera, el patrullero de la Policía señalado de ser el responsable del cruel asesinato de su exnovia, Cindy Morales Salguero. 

El hombre, que fue capturado el pasado jueves 12 de marzo, tendrá que responder por los delitos de feminicidio agravado, hurto calificado y agravado, violación a habitación ajena y acceso abusivo a un sistema informático. 

Lea también: Epa Colombia fue condenada por vandalismo en TransMilenio

Los hechos ocurrieron el pasado 29 de febrero en el barrio Las Victorias, en la casa en la que vivía la víctima. Uno de los familiares de la mujer la halló muerta en una de las habitaciones y notó que tenía varios signos de violencia.

  

Las pruebas contra el procesado

Entre los elementos de prueba que tiene la Fiscalía están más de 279 horas de grabación con las que los investigadores reconstruyeron la trayectoria del patrullero: desde la zona rosa donde Cindy se encontraba celebrando su graduación hasta su vivienda.

De igual manera, se cuenta con un testigo que da fe de que Ossa Lopera siguió y vigiló a la víctima toda la noche hasta que llegó a su residencia. “Allí, supuestamente revisó el vehículo de la mujer, aprovechado que tenía una copia de la llave y le sustrajo el celular”, indicó el ente acusador.

Además: 'Miko Wolrdwide': el reconocido youtuber condenado por abuso sexual a menores

En los videos quedó registrado el momento en que el uniformado supuestamente ingresó a la vivienda y cuando salió poco después a altas horas de la madrugada con varios objetos. 

Igualmente, en la escena de los hechos se hallaron elementos clave para la investigación “lo mismo que en la vivienda del investigado, la cual se allanó al día siguiente de ocurrido el crimen”. 

Ossa Lopera trabajaba desde hace ocho años con la Policía de Caquetá y estaba adscrito a la Sijín. Se dice que aprovechó sus conocimientos en criminalística para tratar de eliminar la evidencia y evitar dejar rastros, entorpeciendo el curso de la investigación.