Día Mundial de los Océanos: un SOS a cuidar la mayor fuente de oxígeno

Publicado por: lizeth.piza el Mar, 08/06/2021 - 09:53
Share
Contrario a la creencia popular, la principal fuente de oxígeno del mundo no son los bosques sino los océanos.
Día Mundial de los Océanos

El oxígeno del mundo peligra a medida que los océanos, que producen alrededor del 80% del oxígeno, pierden la vida que habita en ellos debido a los efectos del calentamiento global, el cambio climático, la contaminación y la sobrepesca.

Según la información recopilada por la Agencia Anadolu de los estudios del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC), la alianza Ocean and Climate Platform, académicos y sitios web sobre el medio ambiente, la desaparición de los corales hace que el oxígeno del mundo peligre, mientras que la diversidad de peces disminuye con la extinción y migración de los seres vivos en los océanos.

Cabe destacar en el marco del Día Mundial de los Océanos, celebrado el 8 de junio, cuyo tema principal se denomina "Océanos: Vida y Sustento", que contrario a la creencia popular, la principal fuente de oxígeno del mundo no son los bosques, sino los océanos.

Las plantas acuáticas que viven en los océanos y mares cubren dos tercios de la superficie de la Tierra y producen alrededor del 80% del oxígeno en ella. Además, son un importante alimento y lugar de nidificación para las criaturas acuáticas.

Por su parte, los corales marinos se encuentran entre los seres vivos más importantes para la "salud" del mundo, ya que producen oxígeno y consumen dióxido de carbono. A pesar de que cubren menos del 0,1% del piso oceánico, producen casi la mitad del oxígeno generado en el océano.

Además, estas masas de agua absorben el 92% del dióxido de carbono en la atmósfera y los corales un tercio de ello. Sin embargo, la temperatura de los océanos ha aumentado 0,76 grados en los últimos cien años.

Los corales están muriendo

El aumento de la temperatura hace que se blanquee el color de los corales. Esto ocurre cuando las algas zooxantelas que le dan alimento y energía al coral salen del mismo, lo que causa su muerte.

El arrecife de coral más grande del mundo, la Gran Barrera de Coral de 344.000 kilómetros cuadrados, se ha reducido a la mitad debido al calentamiento global. Dos tercios de las muertes de corales se han producido desde 1998.

El aumento de la temperatura también provoca la destrucción de los nidos de vida acuática, por lo que los animales que no pueden vivir o reproducirse en aguas tan calientes mueren o migran hacia las regiones polares.

Según los datos de NRDC, con sede en Estados Unidos, un tercio de los mamíferos marinos, tiburones y especies relacionadas con los tiburones están en peligro de extinción debido a las condiciones cambiantes de los océanos. 

Otras amenazas para la vida de los peces son la sobrepesca y los asentamientos marinos y costeros. De acuerdo a la NRDC, un tercio del pescado en existencia es excede la necesidad, mientras que dos tercios del pescado restante excede la pesquería sostenible.

Las construcciones en las costas y en el mar, así como la extracción de petróleo y gas natural del fondo del mar, hacen que el océano se contamine y se vuelva más ácido, lo que acelera la extinción de moluscos, plancton y corales.

El 30% de los océanos debería estar protegido para 2030

Los primeros pasos que se deben tomar para proteger los océanos son prevenir la sobrepesca e imponer límites. Mientras que la protección de los ecosistemas requiere prioritariamente un límite de pesca, se deben establecer áreas protegidas en los océanos.

Los investigadores señalan que estas áreas protegidas deberían cubrir el 30% de los océanos y las costas oceánicas y llaman la atención sobre la importancia de combatir el cambio climático no solo para salvar los océanos, sino también el mundo entero.

Otra medida que se debe tomar para proteger los océanos es la renovación de las leyes y regulaciones sobre conservación. Para ello, NRDC subraya que una institución internacional debe determinar estas nuevas regulaciones y señala que el 30% de los océanos deberían estar protegidos para 2030.