Los desastres naturales más fuertes de 2019

Publicado por: admin el Sáb, 21/12/2019 - 10:23
Share
Ciclones, incendios, inundaciones, terremotos. Hay desastres naturales que por su gravedad, no se pueden olvidar. Un repaso de las catástrofes más terribles de 2019 es un grito de alerta casi sin pr
Los desastres naturales más fuertes de 2019
Ciclones, incendios, inundaciones, terremotos. Hay desastres naturales que por su gravedad, no se pueden olvidar. Un repaso de las catástrofes más terribles de 2019 es un grito de alerta casi sin precedentes. El 2019 podría ser uno de los años con más desastres naturales de las últimas dos décadas, de acuerdo con un informe del Centro de Monitoreo y Desplazamiento Interno (IDMC, en inglés) con sede en Suiza. Fue un año que dejó miles de víctimas fatales y millones de desplazados por catástrofes naturales, a lo que se suma los daños al ambiente y las millonarias pérdidas económicas. El huracán Dorian en las Bahamas, los incendios en la Amazonía y otras partes del mundo (que devastaron más de 30 millones de hectáreas), son algunos de los desastres más nefastos de 2019.

Huracán Dorian

El huracán de categoría 5 alcanzó los 295 kilómetros por hora. A su paso por el Caribe, Dorian mató a 61 bahameños, nueve estadounidenses y un puertorriqueño; dejó pérdidas económicas de 8,28 mil millones de dólares. ​Entre el 24 de agosto y el 10 de septiembre de 2019, Dorian pasó por Barbados, Islas de Barlovento, Islas de Sotavento, Islas Vírgenes de los Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico, Bahamas, Estados Unidos, Canadá y llegó incluso a Islandia, en Europa.

Incendios en 2019

Entre principios de año y finales de noviembre, al menos 6.375 megatones de dióxido de carbono fueron liberados a la atmósfera por incendios forestales en todo el mundo, según datos del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus (CAMS, por su sigla en inglés). Los incendios más grandes se dieron en Siberia, Australia, California y la Amazonía. ​En cuanto a los incendios que azotaron Suramérica, el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE) informó que desde 2010 no se registraba un aumento tan alarmante del fuego. Del 1 enero hasta el 1 de septiembre de 2019, el INPE ha reportado 91.893 incendios en todo Brasil (casi 170.000 hectáreas), lo que representa un aumento interanual del 67%.

Ola de calor en Europa

Este fenómeno golpeó especialmente a Europa entre junio y julio. Según el informe 2019 de la Organización Metereológica Mundial, en Francia el 28 de julio se marcó un récord nacional de 46 grados centígrados. También se llegó a temperaturas nunca vistas en Alemania (42,6 grados), Países Bajos (40,7), Bélgica (41,8), Luxemburgo (40,8) y Reino Unido (38,7). ​Las olas de calor de julio fueron las más mortíferas para los Países Bajos, donde murieron 2.964 personas por el calor, se lee en el informe; en Francia fallecieron 1.462 personas por el mismo motivo.

Ciclón Idai

Este fenómeno natural ha sido uno de los peores ciclones tropicales de los que se tiene registro en África y en todo el hemisferio sur. Entre el 4 y el 21 de marzo el ciclón Idai devastó varios países, mató a 1.000 personas, desapareció a cientos, afectó a más de tres millones de habitantes de Mozambique, Malaui, Madagascar y Zimbabue, y dejó daños valuados en más de 1.000 millones de dólares. Rusia ha trasladado más de 30 toneladas de ayuda humanitaria a Zimbabue y Malaui.

Inundaciones

En Argentina en octubre hubo más de 5.000 personas afectadas por una imponente inundación. A un metro de altura subió el agua en una de las zonas más pobres de la provincia de Buenos Aires. Los desbordes del río Matanza y sus arroyos afluentes provocaron que miles de personas salieran huyendo de sus hogares. A las calles sólo se podía acceder mediante botes y barcazas a las calles. Los más de 250 milímetros de lluvias caídos en La Matanza el segundo fin de semana de octubre desencadenaron las inundaciones y sus ya conocidas consecuencias que se repiten una y otra vez: miles de familias desplazadas de sus casas invadidas por el agua, que pierden sus pertenencias y una parte de sus vidas. En Bolivia, las fuertes lluvias provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra en los primeros cuatro meses del año, mataron a 34 personas, desaparecieron a 26 y obligaron a más de 70.000 personas a huir de sus hogares. En marzo y abril en Irán, murieron al menos 70 personas y medio millón de personas tuvieron que abandonar sus casas y acampar en refugios temporales después de que una gran franja del país viera algunas de las peores inundaciones en décadas.