Nube de polvo del desierto del Sahara llegó a Colombia

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 25/06/2020 - 08:16
Share
Cada año toneladas de polvo se desplazan desde el desierto del Sahara en África y afectan la calidad del aire en América, sus efectos ya llegaron a la Costa Caribe colombiana, Bogotá y Medellín
Nube de polvo del Sahara sobre el Océano Atlántico.
Créditos:
Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU - NOAA

La nube de polvo que se desplaza desde la costa africana, del desierto del Sahara hacia el continente americano es un fenómeno recurrente cada 12 meses y en esta oportunidad es más visible por la soledad en las calles de las ciudades afectadas por el aislamiento del Covid-19.

El movimiento de arenas del mayor desierto del mundo alcanzarán a afectar la calidad del aire de ciudades como Bogotá o Medellín, en Colombia,  pero golpearán principalmente a Centroamérica y el Caribe.

Omar Ramírez, experto en calidad del aire y profesor de la Universidad Militar Nueva Granada de Colombia, explicó cómo se comporta el fenómeno: “Este es un fenómeno que se presenta año tras año, no es extraño… Y afectará la calidad del aire especialmente en la zona Caribe” indicó Ramírez.

El docente precisó que aunque esta nube de polvo es un efecto que “dura días”, tendrá secuelas en la calidad del aire de ciudades latinoamericanas.

“Es algo muy puntual en el año que suma a las concentraciones de material particulado a nivel local”, detalló.

Por otro lado, Ramírez señaló que el periodo del año en que se presentan mayores niveles de concentración de polvo de Sahara sobre las Américas es entre marzo y septiembre, sobresaliendo los meses de marzo, junio, julio y agosto.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres de México (Cenapred) indicó que esa tormenta de arena es una masa de aire seca y cargada de polvo que se forma sobre el desierto del Sahara y se mueve hacia el océano Atlántico.

La nube, que ya está en el Caribe, recorrerá los cielos de las poblaciones al norte de Venezuela y Colombia, y luego se desplazará por Centroamérica hasta llegar a las costas orientales de México y Estados Unidos.

Lea también: Territorios Sostenibles: nace un nuevo portal informativo en Colombia

Le puede interesar: En un mes se triplicaron los casos de Covid-19 en Latinoamérica: OPS

Mayor intensidad en 2020 

Otros expertos indican que en esta oportunidad el tamaño y concentración de la denominada capa de aire sahariana es la más grande en medio siglo. Puede cubrir un área equivalente a la de Estados Unidos y extenderse verticalmente entre 1.500 y 6.000 metros de altura.

“Los estudios sugieren que puede reducir la formación de nubes, por lo tanto, habría menor posibilidad de que se desarrollen los ciclones tropicales en el Atlántico”, menciona el Cenapred sobre el impacto que tiene el fenómeno.

Desde este jueves, el Iboca registra que las estaciones de monitoreo de Kennedy y Chapinero aparecen en color amarillo (calidad del aire regular).

Efectos para la salud

A las personas con enfermedades respiratorias crónicas (EPOC o asma), adultos mayores, mujeres embarazadas y niños, el Cenapred les recomendó usar protectores respiratorios como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Los ciudadanos también podrán monitorear la calidad del aire desde el celular, con la app "Aire Bogotá". La aplicación desarrollada por la Secretaría de Ambiente, permite ver la concentración de material particulado PM 2.5 , PM 10 y el gas O3 (ozono), tres de los principales contaminantes del aire producidos por fuentes móviles (vehículos de diésel) y fuentes fijas (fábricas, entre otras), y cuyos niveles pueden ser influenciados por fenómenos externos, como quemas, corrientes de aire y estado del clima.

Ya se han divulgado fotografías de la nube de polvo del Sahara tomadas desde el espacio, gracias a satélites que han captado impresionantes imágenes en las costas de Venezuela, Barbados, Trinidad y Tobago, Antigua y Honduras.

La nube de polvo, de tono café ya es visible en México, las costas de Centroamérica y el sudeste de Estados Unidos. En los llanos colombianos la nube de polvo produce la impresión de que se aproxima un aguacero, particularmente en Casanare.