China inició testeos anales para detectar el Covid-19

Publicado por: sebastian.alvira el Mié, 27/01/2021 - 11:12
Share
El aumento de casos en algunas ciudades del norte de China llevó a la Comisión Nacional de Sanidad de China a incrementar los hisopados anales.
China inició testeos anales para detectar el Covid-19
Créditos:
EFE/EPA/ROMAN PILIPEY

China inició a usar a mayor escala los hisopados anales para testear a personas consideradas de alto riesgo de contagio de Covid-19,  de acuerdo con los estudios realizados esta nueva modalidad es considerada la más eficaz en la identificación del coronavirus.

Los testeos anales empezaron a ser más utilizados por las autoridades sanitarias de la nación asiática por la nueva ola de Covid-19, que provocó un repunte de casos y que incluso volvió a causar muertes tras meses sin que en el gigante asiático notificase ninguna defunción a cuenta del virus.

En ese sentido, la Comisión Nacional de Sanidad de China, confirmó que además de hacerse los clásicos test de garganta o nasales, se incrementarán las pruebas anales para diagnosticar el Covid-19 con mayor eficacia.

 

De acuerdo con el subdirector del departamento de enfermedades respiratorias e infecciosas del Hospital You An de Pekín, Li Tongzeng, el test anal puede incluso aumentar la tasa de detección de personas infectadas.

La razón de la eficacia de este tipo de prueba es que los rastros del virus que se encuentran en el ano pueden durar más que en el tracto respiratorio, de ahí que sea más fácil detectar a los pacientes infectados con el Covid-19. 

Según explicó el periódico South China Morning Post, el método en cuestión implica introducir un hisopo de algodón empapado en solución salina en el ano del paciente. Luego de algunos segundos en los que se recogen restos de heces, llega la parte en la que se analiza para comprobar si da positivo o negativo para el virus.

 

Tras  el aumento de los casos de coronavirus en el mundo, China impuso requisitos aún más severos a las llegadas de viajeros internacionales al territorio asiático, en un intento de mantener la transmisión doméstica cercana a cero.

En Beijing, por ejemplo, se prevé un protocolo de dos semanas de cuarentena en el "Covid Hotel", otra de aislamiento doméstico y una cuarta de "observación", durante la cual es posible salir, pero evitando reuniones públicas y haciendo un seguimiento estricto a posibles síntomas.