Daniel Ortega, ad portas de reelegirse como presidente de Nicaragua

Publicado por: sebastian.alvira el Dom, 07/11/2021 - 17:22
Share
Daniel Ortega está a punto de ser reelegido como presidente de Nicaragua en una elección que ha sido denunciada como ilegítima por Estados Unidos.

Daniel Ortega asumirá su cuarto mandato consecutivo como presidente de Nicaragua, tras protagonizar una nueva farsa electoral en la jornada de este domingo siete de noviembre. El dictador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), de nuevo contará con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, desde una alianza bautizada 'Nicaragua Triunfa'.

Este domingo, Ortega acudió a votar desde su búnker en El Carmen. A su lado, como siempre, su esposa, que se convertirá por voluntad propia en copresidenta, una figura desconocida en el ordenamiento legal nicaragüense. 

El líder de izquierda continuará manteniendo el control sobre la nación en una elección que ha sido denunciada como ilegítima por Estados Unidos y grupos de derechos humanos. Los expertos señalan que su reelección empujara al país a un aislamiento internacional más profundo, empeorará su crisis económica y aumentará su creciente número de refugiados.

El gobierno sandinista de Ortega ha aprobado leyes que reprimen la libertad de expresión, ha arrestado a periodistas y líderes cívicos y sofocó la disidencia política. Muchos de ellos sido arrestados bajo una ley de 2020 que define a los "traidores" en términos generales para incluir a personas que "socavan la independencia, la soberanía y la autodeterminación".

 

"Es fundamental redoblar la presión internacional para exigir la liberación de los presos políticos y que se restablezca la democracia", adelantó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), tras destacar las masivas deficiencias del proceso electoral.

Próximo ya a los 76 años de edad, Ortega es un exguerrillero que integró la Junta de Gobierno en 1979, cuando fue derrocado el tirano Anastasio Somoza, y que un lustro más tarde ganó la presidencia. Desde 1984 ha sido candidato en todos los comicios celebrados en Nicaragua.

Ortega perdió sucesivamente las elecciones de 1990, 1996 y 2001, pero en 2006 se impuso y desde entonces se mantiene en el poder, el cual mantuvo incluso tras las protestas antigubernamentales de 2018, las cuales tildó de "golpe de Estado fallido".

Desde 2016 tiene a Murillo como mano derecha, y ha sido cuestionado porque varios familiares cercanos ostentan cargos importantes en el aparato estatal, así como por su mano dura contra la oposición. 

 

Es importante recordar que, sin candidatos como los primos Cristiana y Juan Sebastián Chamorro, Félix Maradiaga, Miguel Mora, Arturo Cruz, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, solo quedaron cinco figuras prácticamente desconocidas para desafiar en las urnas al mandatario. 

Sus cinco falsos rivales asistieron sin plena ni gloria a una jornada a sabiendas de que le será recompensado su trabajo. Los verdaderos candidatos empezaron a disminuir a mediados de 2021, cuando fueron detenidos por traición a la patria y otros cargos que, sin duda, desbrozaron el camino para la reelección de Ortega. 

Nicaragua registra 158 presos políticos y, en especial, a los precandidatos apresados por el régimen porque cualquiera de ellos hubiera derrotado sin dificultad a Ortega, según todas las encuestas. El ex embajador Arturo Cruz, el activista Félix Maradiaga, el economista Juan Sebastián Chamorro, el periodista Miguel Mora, el dirigente campesino Medardo Mairena y el dirigente conservador Noel Vidaurre permanecen entre rejas, la mayoría en la siniestra cárcel de El Chipote. Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios, permanece en detención domiciliaria.