"Su afán de pasarlo bien hace que enfermen": fiestas ilegales inundan España

Publicado por: daniel.guerrero el Lun, 22/02/2021 - 15:15
Share
Las fiestas ilegales son la tónica de los fines de semana en España. Este tipo de celebraciones se considera uno de los principales focos de contagio.
"Su afán de pasarlo bien hace que enfermen": fiestas ilegales inundan España
Créditos:
Pixabay

Las reuniones sociales son la gasolina que alimenta al coronavirus. Con el recrudecimiento de la tercera ola, se implementan medidas como el toque de queda, la prohibición de juntarse personas no convivientes en espacios cerrados o la reducción de los aforos en la restauración. El objetivo es rebajar el número de contagios y muertes, a la vez que descongestionar los centros sanitarios. No obstante, esta normativa no aplaca las fiestas ilegales que pueblan la noche española.

En Madrid, la Policía Municipal detectó 370 fiestas ilegales el último fin de semana. 227 solo durante las noches del viernes y el sábado. De forma paralela, los agentes denunciaron a 547 personas por no utilizar la mascarilla y a 243 por incumplir la normativa y organizar reuniones con más de seis personas.

En estas, se rebasan los límites horarios y no se suele respetar ningún tipo de medida de seguridad. Los miembros de los cuerpos de seguridad acostumbran a ser alertados por los vecinos que no pueden dormir. Al llegar a los domicilios de los que procede el ruido, se realiza una redada en búsqueda de todos los asistentes. En una fiesta desarticulada la noche del viernes 19 de febrero, los policías tuvieron que levantar un colchón y mirar dentro de un armario para localizar a los 15 jóvenes que se encontraban en un domicilio en el que se llevaba a cabo una fiesta ilegal.

El Ayuntamiento de Madrid pone el foco en los pisos turísticos, muchos de ellos puntos de origen de esta clase de reuniones. El 19 de febrero, la Policía Municipal tuvo que desalojar tres pisos turísticos en un edificio del centro de la capital, donde se desarrollaban varias celebraciones. En uno de ellos, dos personas fueron detenidas por agredir a los agentes que acudieron al lugar. Para evitar situaciones similares, el Consistorio trabaja para evitar que este tipo de alquileres se utilicen con este fin.

No solo los inmuebles son escenario de fiestas ilegales. Varios locales han sido denunciados por el incumplimiento de la normativa. Es más, el sábado 20 de febrero se desalojaron a 37 personas de un establecimiento en el Distrito Centro de Madrid. El alcalde de la ciudad ha apuntado a que las personas que participan en esta clase de eventos "son profundamente insolidarios, irresponsables, y su afán de pasarlo bien hace que las personas enfermen, vayan a UCI y mueran".

A pesar de todo, el número de fiestas ilegales es inferior al del anterior fin de semana, del 12 al 14 de febrero, cuando se desmantelaron 418 domicilios y locales de ocio de la capital española. La Comunidad de Madrid es una de las regiones que ha flexibilizado las restricciones ante la caída del número de casos, pero pide "responsabilidad". "Estos encuentros que son los culpables en el 80% de los casos de los contagios de Covid-19. No puede ser que lo paguen siempre los mismos, los hosteleros, los comerciantes, los empresarios y los ciudadanos con durísimos confinamientos mientras se suceden estos hechos que son los que están propagando más el virus", ha destacado la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso.

Madrid no es el único territorio afectado. En el País Vasco, la Ertzaintza identificó el sábado 20 de febrero a 59 jóvenes en un botellón de Santurtzi (Bizkaia). Además, intervino en una fiesta multitudinaria en una sidrería de Urnieta (Gipuzkoa) y en una concentración de personas en Gernika (Bizkaia), que acabó con un lanzamiento de piedras y botellas a la patrulla. En Gijón (Asturias) se desmantelaron varias fiestas en domicilios, al igual que en Alicante, donde se contabilizaron 12, solo en viviendas.

Las autoridades indican que el ámbito social es donde se producen la mayoría de nuevos casos. Las probabilidades de contagio se multiplican en lugares cerrados y con mala ventilación. Más todavía, si no se lleva mascarilla. Hay que recordar que la tercera ola, aunque en descenso, sigue prendida.