El lío que podría acabar con Mundo Aventura

El lío que podría acabar con Mundo Aventura

5 de agosto del 2013

El director general (E) del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), Máximo Noriega, decidió dar por terminado el contrato de arrendamiento del terreno en el que funciona el parque de diversiones Mundo Aventura, uno de los más grandes y reconocidos del país que opera en Bogotá.

La decisión se dio a partir de un fallo en segunda instancia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que sugiere al Distrito evaluar la opción de concluir el contrato de arrendamiento que tenían desde hace 19 años con Corparques, el operador de Mundo Aventura, por considerar que “se habían violado los derechos de los bogotanos y las bogotanas al goce del espacio público, la utilización y defensa de los bienes de uso público, y la defensa del patrimonio público”.

El Tribunal sugiere al IDRD la “posibilidad de modificar el contrato por vicios de legalidad”. En este sentido, y tras siete meses de análisis, la decisión tomada por la Administración es terminar de forma unilateral el contrato de arrendamiento No. 280 de 1994, que inicialmente firmó el IDRD con la Cámara de Comercio de Bogotá, pero que después de cedió a Corparques.

Según conoció KienyKe, ese contrato se firmó en diciembre de 1994, finalizando la alcaldía de Jaime Castro. El entonces director del IDRD era Hernán Cortés Parada. Inicialmente el terreno se arrendaba a la Cámara de Comercio de Bogotá, pero después la entidad cedió el contrato a Corparques a partir de 1998. Dicho cambio en el contrato fue hecho bajo la dirección en el IDRD de Guillermo Peñalosa Londoño, hermano del exalcalde Enrique Peñalosa. Tanto en la firma del contrato en 1994 y su cesión a Corparques, el que presidía la Cámara de Comercio de Bogotá era Guillermo Fernández de Soto, quien luego se convirtió en Canciller de la República.

Otras fuentes en el Instituto dijeron a KienyKe que incluso mientras la exdirectora del DAS asilada en Panamá por el escándalo de las Chuzadas, María del Pilar Hurtado, presidió el IDRD habría autorizado a Corparques para que administrara el espacio público del terreno donde opera Mundo Aventura, incluyendo concesiones cuyos ingresos no necesariamente fueran entregados al Distrito.

Por una acción popular, el juzgado 38 Administrativo de circuito de Bogotá decidió en julio de 2010 que ese terreno, cuyos predios se conocen como el Parque Metropolitano Rodrigo Lara Bonilla (Antiguo Hipódromo de Techo), debería volver a control del Distrito. La decisión fue apelada, pero el Tribunal Administrativo de Cundinamarca resolvió ratificar el fallo inicial.

El director (E) del IDRD, Máximo Noriega, expuso a KienyKe que a partir de su decisión de finalizar dicho contrario, otorgan cuatro meses de plazo para que Corparques devuelva al Instituto los predios donde funciona Mundo Aventura. “Mientras tanto, nosotros paralelamente estructuramos una fórmula jurídica para saber cómo seguirá operando el parque. Hay un compromiso del Alcalde para que el terreno siga operando como zona de recreación, pero en propiedad del Distrito”.

Noriega Rodríguez argumentó que la modalidad contractual que existía era “contrato de arrendamiento y concesión”, que según dijo “es una figura llena de ambigüedades, que no existe y es ilegal”.  Además sustentó la decisión de tomar el control del parque porque, de acuerdo al Distrito, existía una fuerte controversia sobre los dineros que recibe tanto Corparques como el distrito, resultante del funcionamiento de Mundo Aventura.

Según detalló, el IDRD solo recibe el 1% de las utilidades que genera el parque.  Además dice que de los 3 mil pesos que se cobra solo por el ingreso al parque, que es el dinero que administra el Distrito, el 50% debe ser invertido en el mantenimiento de Mundo Aventura. Es decir, el dinero que ingresa al Instituto debe ser reinvertido en el mantenimiento de las atracciones privadas. La mayor parte de las ganancias se obtienen por la venta de las manillas (pasaportes) que compran los usuarios para disfrutar de los juegos mecánicos, que son los ingresos que no se comparten con el IDRD.

El Instituto exige que no se cobre el ingreso al parque, porque la justicia ya lo calificó como bien público al servicio de la ciudadanía, y que la participación del Distrito sea más representativa en las utilidades reales. “Al alcalde (Gustavo Petro) le llamó la atención la cifras astronómicas de utilidades que ellos reportan, y que nosotros solo tengamos poco, un 1%”, manifestó.

El acto administrativo que decide finalizar el contrato de arrendamiento fue emitido el 2 de agosto y actualmente se encuentra en proceso de notificación a Corparques, que podría utilizar recursos de reposición para contradecir esta decisión. Hay cuatro meses de plazo para hacer efectiva la finalización del contrato, lo que indica que si es aceptada por Corparques y no se produce algún otro tipo de licitación para que continúen operando las actuales atracciones mecánicas, Mundo Aventura podría desaparecer.

KienyKe se comunicó con Corparques en busca de una reacción, y explicaron que hasta hoy dicha decisión no les había sido notificada, y que tan pronto sean informados  se pronunciarán.