“El plan de Desarrollo no toca la cultura”: Gloria Triana

30 de marzo del 2015

Sugiere considerar políticas culturales como herramienta del posconflicto.

Gloria Triana

Gloria Triana, documentalista, fotógrafa, socióloga, antropóloga, directora y promotora, lamenta que en los planes del Gobierno y el Congreso no se contemple la cultura.

“Estoy sorprendida”, dice. “En el Plan Nacional de Desarrollo, que habla de educación, equidad y paz, no se toca el tema de cultura”.

Tiene ella la experiencia de haber trabajado en el ministerio del ramo como asesora y en la construcción de la paz, y autoridad para enfatizar que el posconflicto es la cultura, porque los proyectos culturales crean convivencia, reconciliación y unen a la gente, pero el Plan de Desarrollo no contempla la cultura como asunto importante. Tampoco en la campaña presidencial nadie habló de cultura.

-¿Pareciera que a los políticos y al gobierno no les interesara la cultura como pilar del posconflicto?

Piensan de una manera errónea, que la cultura no pone votos. Y se equivocan. Yo viajo permanentemente, en la promoción del Arte Popular y me doy cuenta que las comunidades responden orgullosos a quienes divulgan y exaltan su identidad cultural.

Tengo el ejemplo del gobernador de Bolívar, tal vez el único político que ha hecho una maestría en cultura y desarrollo, y le ha dado una gran importancia al tema en su gestión. Creó el Festival de Jazz en Mompox como una manera de hacer que la gente piense que Mompox que es patrimonio de la humanidad. Pero son muy pocos los políticos –casi ninguno- que se interesan por el tema.

El presupuesto del ministerio, que ya es una institución estructurada, no cuenta con los recursos suficientes. Ciudades como Bogotá y Medellín tienen más dinero para la cultura en su ciudad, que el ministerio para todo el país. Tristemente, la cultura no está integrada al desarrollo del país.

-¿En qué anda por estos días Gloria Triana?

Hace 15 años vivo en Cartagena y sigo trabajando en lo que ha sido mi pasión de vida: las culturas populares de este país.

En los últimos años he estado trabajando con una fundación en el Salón de Arte Popular. Este año convocamos el quinto salón de arte popular que ha sido una maravilla, porque era un patrimonio oculto; ha existido toda la vida pero no tiene museo.

En Venezuela hay tres museos de arte popular, en México también y en muchos países… y aquí nunca se ha considerado, sobre todo en el campo de las artes plásticas.

Con Araceli Morales, la exministra de Cultura tengo una corporación cultural. Llevamos cuatro versiones del festival de Artes Escénicas del Caribe, muy exitoso porque ha apoyado los procesos culturales de la ciudad y de la región, ampliando la participación, no solamente del Caribe continental sino al insular y al gran Caribe.

He seguido haciendo algunos documentales como Yuruparí, Aluna y Alekuma y otros sueltos; hice uno sobre los sextetos afrocolombianos en el caribe, una modalidad de música que dejaron al principio de los años veinte, treinta obreros que vinieron a trabajar en los ingenios azucareros de cerca a Cartagena.

Gloria Triana

Gloria Triana ha sido una de las más destacadas promotoras culturales independientes de Colombia. En la foto, con Gabriel García Márquez.

Tengo un documental que se llama “Cada uno sabe su secreto” una visión intimista del carnaval a través de los personajes de la Corporación Autónoma del Carnaval Gay que ahora tienen su propio espacio. Antes los perseguían, los ofendían y ahora no; es un aporte importante cultural al carnaval.

También estuve recientemente trabajando en el plan de salvaguardia del Carnaval de Barranquilla que debe ser presentado a la UNESCO, es un plan que se construye no en una oficina sino en una consulta profunda y rigurosa con todos los portadores, hacedores y artistas del carnaval. Es una experiencia maravillosa.

Sigo haciendo lo que he hecho en toda la vida, pero más lento.

-¿Cómo vive usted el carnaval de Barranquilla?

Lo he vivido en todas sus formas y en distintas épocas. El año pasado desfilé con una comparsa cartagenera, pero duré como tres días sin poder caminar porque es muy largo el recorrido y ya no estoy en edad para eso.

He sido jurado, ‘comparsera’, he documentado el carnaval, he participado como espectadora. Me gusta ‘El carnaval alternativo’, el que muchas veces no sale en los medios, en donde están las versiones más tradicionales por las cuales la Unesco le dio esa categoría de patrimonio inmaterial de la humanidad.

La ciudad y el carnaval ha crecido con la ciudad. Admiro la guacherna gay y me gozo la noche de Tambó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO