General Motors sale de Venezuela

Foto: Analítica

General Motors sale de Venezuela

20 de Abril del 2017

Recientemente se dio a conocer que el gigante automotriz norteamericano General Motors, cesará operaciones en Venezuela. La noticia circuló luego de que el gobierno venezolano decidiera intervenir la planta, ubicada en Valencia, a 150 kilómetros de la capital. En un comunicado, los directivos dijeron que su empresa había sido “inesperadamente secuestrada”.

“Ayer, la planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, evitando las operaciones normales. Además, otros activos de la compañía, como vehículos, han sido retirados ilegalmente de sus instalaciones. La medida es arbitraria y de una confiscación ilegítima de sus activos en total desprecio de la legalidad”, dijeron.

GM llevaba en Venezuela más de 70 años. Tenía 2700 empleados y una red de concesionarios de más de 79 sedes.

El embargo se habría dado por una demanda contra la empresa, cuyo monto ascendería a los 4760 millones de dólares.

Han dicho, además que la cifra solicitada por la otra parte “excede toda lógica y haría inviable las actividades de GMV [General Motors Venezuela] de forma permanente”. La medida, para ellos, es “improcedente, absurdo, fuera de la lógica jurídica y del debido proceso. GMV está tomando todas las medidas legales a su alcance con el fin de proteger los derechos de sus trabajadores y de sus bienes”.

“La confiscación de la planta de General Motors llega en un contexto de profunda crisis económica e institucional que ya ha empujado a otras compañías estadounidenses a abandonar el país. A principios de 2015, Ford canceló su inversión en Venezuela. En el pasado, el mismo Gobierno llevó a cabo expropiaciones y hoy, Venezuela se enfrenta una veintena de casos de arbitraje sobre nacionalizaciones”, explica el diario el País de España.

Se conoció que el embargo fue dictado por un total de 476 millardos de bolívares. Ante esto, la compañía rechazó la cifra por considerar que excede “toda lógica” para cancelar dicho pago. Según la transnacional, la suspensión de operaciones afectaría a más de 2 mil 700 trabajadores y a la extensa red de distribuidores y proveedores en Venezuela, dijo Analítica.com.

Sin embargo, el fabricante de automóviles afirmó que cumplirá con los compromisos con sus empleados, de acuerdo a lo establecido en la legislación nacional. Por último, GM anunció que emprenderá acciones judiciales “dentro y fuera de Venezuela” para defender sus derechos.