Minagricultura: “no se justifica el paro, salvo que haya intereses políticos”

Minagricultura: “no se justifica el paro, salvo que haya intereses políticos”

17 de marzo del 2014

¿Qué nivel de disputas o enfrentamientos hay con los gremios del sector agropecuario?

Estamos teniendo un diálogo abierto, enfrentados a unos cambios que en oportunidades se entienden y se aceptan, en otras se discuten.

Lo importante es que las puertas en todas partes estén abiertas, que el diálogo continúe, que las diferentes perspectivas se discutan para que lleguemos a un final feliz. Mirar hacia adelante, cogerse de la mano, caminar en la misma vía y en el mismo sentido, y trabajar y construir país.

¿La otra cara de la moneda es que los dirigentes gremiales están muy acostumbrados a imponer condiciones al gobierno de turno?

Hacer afirmaciones sobre el pasado es una aventura. Lo que sí tengo claro es que el Gobierno tiene una agenda país que ha ido construyendo con los empresarios y campesinos del campo. Una agenda que nos enfrenta a los mercados internacionales, porque uno compite adentro y afuera.

Tenemos que abandonar esta economía medieval para adentrarnos en una economía que va a ser transformadora para el país y para los colombianos.

Salir de las posiciones de confort siempre molesta, en cualquier sector, no solamente en el sector agroindustrial, agropecuario y piscicola.

El país tiene importantes desafíos frente a los acuerdos comerciales que para muchos generan problemas y para otros –así pensamos nosotros- extraordinarias oportunidades.

La FAO el año pasado dijo que éramos uno de los ocho países despensa del mundo. Bueno, para poder ejercer tenemos que prepararnos, mejorar nuestra comercialización y calidad, sembrar muchísimo más. Solamente el 30% del país está sembrado, tenemos un 70% por conquistar. Hay que pensar de una manera distinta, prospectiva, abierta, con ambición, con ganas, y pensar que este país tiene derecho a ser líder en América Latina en un sector –la tierra, el campo- en el que somos privilegiados.

¿Cuál es la posición del Gobierno y la suya en relación con los amagos de paro agrario que se están ya sintiendo en el país?

El año pasado tuvimos un año bastante difícil, un año que recogió las dificultades que generaron los inviernos del 2011 y del 2012, y la depresión de los precios internacionales.

Se hicieron unos compromisos, se ha venido trabajando fuertemente en ellos y hoy estamos viviendo una situación completamente distinta. El Gobierno ha aportado, ha apoyado, ha dado auxilios importantes a los distintos sectores de la economía agropecuaria. Adicionalmente hay precios que ya han reaccionado. Ejemplo, el café, el aceite de palma.

De modo que estamos enfrentando, como dicen, un nuevo amanecer, y en esa dinámica, el Gobierno ha determinado para este año con el apoyo del Congreso un presupuesto muy importante para el sector agropecuario que en estos momentos está ejecutando.

De modo que la situación es completamente distinta, salvo que haya unos intereses políticos por ahí rondando el horizonte, pues no justificaría que en estos momentos se estuviera hablando de un nuevo paro, de una nueva movilización.

¿Algo tiene que ver el tema de la campaña de reelección presidencial?

Me hago la misma pregunta, porque hemos gastado más del 50% de nuestro tiempo atendiendo las demandas de las mesas que se negociaron el año anterior. De modo que, reitero, no se justifica una reacción adversa. Las puertas del Gobierno están abiertas, los recursos están fluyendo, el gobierno sigue pendiente de la gente.

El año pasado recibimos un llamado de atención, lo recogimos con humildad, lo enfrentamos y sobre eso estamos trabajando.

¿El gobierno le ha cumplido a los agricultores?

Por supuesto que se ha cumplido, pero como lo ha dicho el señor Presidente de la República, hay mucho, muchísimo por hacer, hay mucho muchísimo por seguir trabajando por el campo colombiano porque no podemos decir que estamos en una buena situación.

Uno de los lunares en la relación entre los agricultores y su Ministerio es el precio de los insumos que desde el año pasado se ha venido discutiendo. ¿Tendrán tope los fertilizantes?

Sí tendrán tope y esta semana el señor Presidente de la República anunciará ese tope. Se tomarán medidas muy fuertes, muy estrictas para evitar el impacto de una intermediación excesiva en la comercialización de esos fertilizantes que están afectando en materia grave el costo de los cultivos de los campesinos.

Paro agrario nacional, kienyke

¿Cómo van las relaciones con los arroceros, después de invitarlos a cultivar otro producto?

Se han dicho verdades a medias, que no coinciden con la realidad. En el tema del arroz como en cualquier otro cultivo, cuando yo como empresario del campo no estoy teniendo éxito debo tener la oportunidad de cambiar de cultivo, de cambiar de actividad. Eso es algo que en los negocios, en el campo, en el tema de servicios, en la industria resulta lógico.

De modo que, como los arroceros lo llaman, esos predios que llaman vacas ladronas, es decir, que le quitan la rentabilidad a los predios que sí son productivos y competitivos, pues esos predios deben dejar de robarle a los otros predios la posibilidad de generar utilidades y nosotros tenemos la obligación de acompañarlos para que cambien la actividad, para que en esos sitios en el caso del arroz por ejemplo, no siembren más arroz y siembren otro tipo de cultivos.

De modo que no he dicho nada raro, nada inconveniente. Estamos abriendo las puertas del ministerio para que frente a ese tipo de situación que viven los arroceros sepan que ahí está el ministerio para apoyarlos y acompañarlos en un proceso de reconversión.

¿Usted se ratifica en la idea que si el arroz no da plata a los agricultores cambien de producto?

Yo me ratifico en el comentario de que en la tierra, en los sitios donde el arroz no es competitivo, está el Ministerio de Agricultura al lado de los agricultores para acompañarlos en un proceso de reconversión. Pero también es cierto, no se puede desconocer, que hay zonas del país donde el arroz es competitivo, el arroz puede recibir la competencia internacional y éstos la pueden enfrentar.

Problema grave sí es el contrabando.

El contrabando no es el que se veía antes. El de hoy es la expresión de unas mafias que están lavando dinero.

¿Cuáles son los productos que más contrabandean?

La cebolla, el aceite de palma, inclusive productos como el plátano. Nos están metiendo plátano de contrabando –por Ecuador-.  Increíble pero cierto. Por Venezuela nos meten carne y arroz.

El negocio muchas veces no es el animal sino el intercambio de monedas, unas en forma legal, otras por el mercado negro.

 ¿Preocupa para la agricultura el invierno?

Creo que la regulación del agua este año está dentro de los términos normales, muy lejos de lo que ocurrió en el 2011 y en el 2012. Para la agricultura el agua también es muy importante, fundamental. La lluvia que viene me parece saludable para la agricultura colombiana.

Entiendo que fue reglamentada la financiación de las deudas de campesinos por créditos hasta determinada cifra…

Así es. Fue reglamentada y se inicia ya todo un proceso de formalización de lo que está expresado en la ley, en el sentido que los agricultores tendrán la posibilidad de que los intereses hasta por 20 millones de pesos sean perdonados, y su deuda refinanciada. Se van a beneficiar más de cien mil campesinos.