Muchos congresistas solo van a “marcar tarjeta”

Publicado por: admin el Mié, 17/07/2013 - 09:35
Share
Los congresistas colombianos sí están asistiendo a las sesiones legislativas,  pero no están cumpliendo con la principal función por la que fueron elegidos: tomar decisiones. En otras palabras, v
Los congresistas colombianos sí están asistiendo a las sesiones legislativas,  pero no están cumpliendo con la principal función por la que fueron elegidos: tomar decisiones. En otras palabras, varios parlamentarios suelen responder el llamado a lista pero después se salen del recinto. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por el programa Congreso Visible de la Universidad de los Andes, que intentó aclarar si realmente el ausentismo era el principal daño a la actividad legislativa. El estudio de Congreso Visible analizó unas seis mil votaciones entre 2006 y 2013 y solo consideraron las asistencias a votaciones nominales, sean en comisiones o plenarias. “Ante las tantas noticias en prensa que se han producido de congresistas que no están llegando a sesiones, quisimos ver si la situación era generalizada o si no significaba realmente un problema. Congreso Visible puede codificar las votaciones nominales, y por eso seleccionamos esa muestra”,  explicó María Paula Aroca, una de las investigadoras del documento titulado: Las inasistencias en el Congreso: Más allá de lo que dicen los medios. Encontraron que en promedio los congresistas asisten a más del 90% de las sesiones, tanto en comisiones como plenarias, y así sea para votaciones de proyectos de ley que surjan de iniciativa del Gobierno Nacional o de los mismos parlamentarios. “Esta tasa de asistencias es similar a la de otros casos alrededor del mundo”, dice el documento. Es decir, no es del todo cierto que los congresistas estén faltando a su trabajo porque la Ley 5 de 1992 castiga con sanciones a quienes no “marcan tarjeta”. “El pasado mes de junio la mesa directiva de la Cámara de Representantes le descontó el salario a 12 congresistas ausentistas”, reseña el informe. Pero, avanzando un paso más allá, el estudio quiso verificar si los legisladores cumplen o no con la principal tarea que tienen dentro del capitolio: decidir a favor o en contra de un proyecto de Ley. “En el Congreso no se registra cuando un congresista entra o sale. Solo se comprueba que fue con un llamado a lista. Pero aunque haya ese llamado a lista, el congresista se puede salir en cualquier momento de la sesión. El hecho de asistir no implica que el legislador haya participado en las votaciones, pues puede atender al llamado a lista y no estar presente durante la toma de decisiones”, explicó María Paula Aroca. El estudio de Congreso Visible explica que si bien la inasistencia no supera el 10% en promedio, el abstencionismo sí se acerca al 30%, “lo que significa que los congresistas están respondiendo al llamado de lista en algún momento de la sesión, pero no emiten su voto en el momento de la votación (…) Lo preocupante no es entonces el 10% de los inasistentes, sino los congresistas que van pero no votan”. “Abstenerse no es algo que la legislación permita”, agregó la politóloga, pero aclaró que no necesariamente se trata de una práctica incorrecta, pues puede tener que ver con una estrategia política. Senadores y Representantes pueden decidir no votar para intentar impedir que haya quórum suficiente para que pase alguna ley. Congreso, Colombia, Kienyke "El problema no es que los congresistas no estén atendiendo al llamado a lista. Es más bien que no están tomando decisiones, lo cual constituye su principal función": Congreso Visible. Sobre esto, el informe expone que “la abstención de los miembros de la coalición puede significar una estrategia para negociar con el gobierno o en el interior de la coalición misma. Así, puede estar siendo empleada para expresar desacuerdo frente a las iniciativas del Ejecutivo sin incurrir en los costos políticos que generaría votar en contra él. Igualmente, la abstención puede significar un desacuerdo frente a las directrices de su partido sin perjudicarlo políticamente”. De esta forma, Congreso Visible estableció que había una visión desviada sobre la vigilancia del trabajo de los congresistas: se fijaba la atención en el llamado a lista, más no en la votación. “El problema no es que los congresistas no estén atendiendo al llamado a lista. Es más bien que no están tomando decisiones, lo cual constituye su principal función”, sentencia la investigación. “Efectivamente hay consecuencias disciplinarias por no asistir, y simultáneamente existe un vacío jurídico frente al tema de las abstenciones, los legisladores asisten y luego se salen en el momento de la votación, evadiendo las sanciones de no participar”, añade. Según sus estadísticas, el sólo hecho de que los congresistas no vayan a las sesiones no afecta los quórum necesarios para tomar decisiones. Pero sí podría haber consecuencias si al ausentismo se suma el abstencionismo. “No votar desfigura un poco la función del Congreso” El representante a la Cámara por Bogotá, Telésforo Pedraza, quien aseguró participar cumplida y activamente en las sesiones dentro del Congreso, dijo que el informe de Congreso Visible “tiene razón en que muchos legisladores no están votando, lo que desfigura un poco la función del Congreso, que es tomar decisiones”. Pedraza, del partido Conservador, insistió en que si bien el abstencionismo no tiene justificación, sí existiría la posibilidad para sancionar a quienes reiteradamente no participen en esas elecciones. “Otra cosa es que no lo hagan, porque hay personas muy ausentitas y abstencionistas, pero es un tema de control de la Mesa Directiva y la Comisión de Acreditación”, sostuvo. No obstante dijo que debería haber un “mayor control y mayor compromiso” para evitar que siga siendo tan alto el porcentaje de parlamentarios que van y no votan (30%, según Congreso Visible), aunque reconoció que existen varios factores por los cuáles un congresista “marca tarjeta” y debe salir al poco tiempo del recinto, incluyendo citas, reuniones y otros compromisos. Tanto el representante Pedraza como la investigadora Aroca coinciden en la necesidad de modernizar los mecanismos de control de cumplimiento dentro del Congreso, para verificar que los miembros de la corporación además de atender el llamado a lista, se queden durante la discusión y emitan su opinión al respecto mediante un voto. Lea También (Informe completo) Las inasistencias en el Congreso: Más allá de lo que dicen los medios

KienyKe Stories