Gustavo Petro asistirá al Congreso desafiando la sesión virtual del 20 de julio

Publicado por: juan.sacristan el Mié, 15/07/2020 - 13:19
Share
David Racero, uno de los congresistas que también asistirá presencialmente, habló con KieyKe.com sobre la decisión.
Congreso de la República
Créditos:
@MinHacienda

Aunque el jefe del Senado Lidio García, determinó que la instalación del Congreso será virtual, la primera sin asistentes en la historia del capitolio a causa de la pandemia de coronavirus, varios senadores  y representantes de la oposición han anunciado que asistirán presencialmente el próximo 20 de julio.

Gustavo Petro asistirá al Congreso, junto otros congresistas como Katherine MirandaDavid Racero e Inti Asprilla, quienes han decidido asistir al capitolio argumentando que la sentencia de la Corte sobre las sesiones virtuales les da la autonomía de hacerlo y porque la presencialidad es una conveniencia política de algunos partidos políticos.

“El 20 de Julio estaré en el recinto cumpliendo con la Constitución. No puede ser que el pueblo sin ayudas tenga que salir a trabajar y los congresistas, de doble moral, se queden en cuarentena desconociendo la Constitución”, señaló el senador de Colombia Humana Gustavo Petro, uno de los principales líderes de la oposición al Gobierno.

Katherine Miranda, Representante de la Alianza Verde, señaló: “Me indigna como el Congreso se burla de la ciudadanía. Piden a gritos abrir la economía y hasta las iglesias, pero son incapaces de ir a trabajar al Congreso. Yo si iré el 20 de julio al recinto. NO MÁS CUARENTENA PRIVILEGIADA”.

La decisión de la Corte Constitucional que tumbó el artículo 12 del Decreto 491 de marzo de 2020, en el que se establecía sesiones virtuales para la rama legislativa, le dio vía libre al Congreso para decidir por qué medio, virtual o presencial, trabajar. El debate ha estado en torno a cómo continuará el trabajo, desde el próximo 20 de julio cuando inicia la segunda legislatura del año, en la que deberán elegir la mesa directiva de las cámaras.

Es en esa decisión de la Corte que los congresistas de la oposición se han fundamentado para asistir al Congreso de manera presencial. “La Corte dejó zanjada la discusión, los congresistas somos autónomos para decidir y por más estado de emergencia y de cuarentena en ningún momento se puede violar la autonomía y el funcionamiento interno del Congreso, eso lo decíamos y siempre lo teníamos claro, pero algunos congresistas con argucias legales justificaban lo contrario”, afirmó el representante a la Cámara David Racero en diálogo con KienyKe.com.

“Es así como hemos tomado la decisión de ir al Congreso el 20 de julio porque el mismo fallo de la corte dijo que la presencialidad es la mejor forma para llevar a cabo de manera idónea, auténtica, genuina, responsable, nuestra labor constitucional de deliberación democrática, debate público, control político y aprobación de leyes. Es decir que si la decisión es política, el Congreso debe optar por el mejor mecanismo, el más idóneo, no el segundo, el tercero o el más facilista”, agregó el representante Racero.

Según David Racero, la virtualidad no ofrece las garantías suficientes para el trabajo legislativo, no presenta control de tiempo de intervención y no permite tener control del orden y la atención por parte de los demás congresistas. Así mismo, los medios virtuales no permiten seguridad a la hora de las votaciones secretas que constitucionalmente deben hacer los dignatarios.

¿Qué ejemplo le estamos dando al país? Acá se le está diciendo a la gente que tienen que salir a rebuscarse como sea porque al Gobierno le quedó grande hacer política social que pueda sostener a la gente en sus hogares, pero los congresistas sí pueden quedarse en sus fincas con la comodidad del Zoom. Es que es muy fácil ver la pobreza desde la ventana” argumentó el representante.

Finalmente, Racero aseguró que la constitución contempla que la deliberación legislativa debe realizarse en Bogotá, pero no se circunscribe al edificio del Congreso; por esa razón, una solución que propone es que se realice en un espacio más grande que permita adoptar todas las medidas de distanciamiento y bioseguridad.

Así mismo plantea que las sesiones presenciales contemplen las excepciones para parlamentarios mayores de 60 años, con comorbilidades al coronavirus o riesgo de contagio por contacto o familiaridad con pacientes. “Pero que sea la excepción, no la regla, porque aquí se volvió la regla la virtualidad y no la excepción”, expresó Racero.