“Valle del Cauca ha sido crucificada por violencia, hambre y narcotráfico”

“Valle del Cauca ha sido crucificada por violencia, hambre y narcotráfico”

28 de Septiembre del 2014

El Valle de Cauca es considerado el departamento emblema del Pacífico colombiano. Su capital, Cali, es la tercera ciudad en importancia de Colombia y su municipio portuario, Buenaventura, es el principal punto de salida e ingreso de mercancías de la nación.

El departamento aporta un 9.27% del Producto Interno Bruto del país y es un insigne epicentro de producción azucarera e industrial de la nación. Es la tercera más grande economía de Colombia, después de la de Bogotá y Antioquia.

Pese a ello, el departamento se siente abandonado y enfrenta una dura crisis económica que lo llevó a acogerse, en 2012, a la Ley 550 de 1999 o Ley de Quiebra.

El Valle del Cauca se declaró en bancarrota buscando el auxilio del Gobierno Nacional para que hubiera una intervención que permitiera reestructurar sus deudas y renegociarlas para no terminar en el abismo ni la inviabilidad.

La decisión de declarar la quiebra fue del gobernador departamental Ubeimar Delgado, un líder político conservador que dijo ante el pleno de su Asamblea Departamental que los errores del pasado habían endeudado de más a la región, y que sus pasivos harían inviable el gobierno que recién comenzaba. Los diputados del Valle aprobaron la decisión y consiguieron refinanciar una deuda verificada de 433 mil millones de pesos en cinco años.

En conversación con KienyKe.com, el gobernador Ubeimar Delgado lamentó la situación que enfrenta su departamento, pero calificó de acertada su decisión de 2012 de acoger a su jurisdicción a la Ley 550.

“Nunca creí que al llegar al gobierno me encontraría con ese escenario. Pero hoy le puedo decir que hemos pagado 235 mil millones de pesos, un poco más de la mitad, en dos de los cinco años estimados”, dijo Delgado.

Pero el tema no para ahí. El gobernador Delgado, apoyado por varios congresistas de su región, han arremetido contra el gobierno de Juan Manuel Santos por, presuntamente, tener en abandono económico a la próspera región.

Explica, por ejemplo, que Buenaventura genera unos 4 billones de pesos por año en impuestos; esos dineros van a las arcas nacionales. El año pasado, de acuerdo a sus cuentas, el departamento sólo recibió 1.8 billones de pesos de esos dineros que genera uno solo de los 42 municipios. En otras palabras, de la riqueza generada por el mayor puerto de Colombia, su región no recibe ni la mitad.

Ubeimar Delgado

Ubeimar Delgado, gobernador del departamento del Valle del Cauca.

Usted denuncia que Buenaventura, que tanta riqueza genera a la Nación, está como explotada y empobrecida. ¿Qué pide al Gobierno Nacional?

La verdad es que Buenaventura merece mucho más. He solicitado al Congreso que se creen las regalías portuarias. Que el Congreso de la República apruebe esos recursos fijos para que el Valle del Cauca, y en especial Buenaventura, tengan regalías que sirvan para mitigar el hambre, la miseria y la pobreza.

¿Pudo hablar recientemente con el Gobierno para pedirles ayuda?

Esta semana estuve con el ministro (de Hacienda), Mauricio Cárdenas, para solicitarle apoyo para las instituciones de la cultura en el Valle.

¿Le comentó la situación de abandono en que los tendría el Gobierno Nacional?

Le dije que el Valle del Cauca requiere más apoyo. El gobierno nacional ha apoyado al departamento, pero creo que no en la medida en la que el Valle le aporta a la nación.

¿Pero sienten que van a buenos pasos en el pago de la deuda?

Hicimos un acuerdo con los acreedores a cinco años, pero ya prácticamente vamos con un poquito más de la mitad del pago de la deuda. De pronto pagamos antes de los cinco años

¿Y quedarían a paz y salvo?

Pero hay unos 200 mil millones de pesos de deuda contingente.

Buenaventura: rica y pobre a la vez

Buenaventura es sin duda un triste ejemplo de una tierra que genera riqueza, pero que en las calles ostenta mucha pobreza, desigualdad y violencia.

Llevan el lastre paradójico de ser un puerto estratégico para el Océano Pacífico, pero al tiempo una ruta clave para el tráfico de drogas, mercancías de contrabando y hasta migrantes ilegales.

En la zona operan grupos guerrilleros como las Farc, así como varias bandas criminales que tratan de controlar el mercado de narcóticos y la extorsión.

Buenaventura

En el puerto de Buenaventura está el contraste  de la próspera economía de exportaciones e importaciones, muy cerca de muchas familias viviendo en la pobreza extrema.

Es un territorio al que han llegado grandes contingentes de fuerza pública y fuerzas armadas, pero al tiempo se considera una de las ciudades que -por estadística- más muertes violentas registra en el país.

“Por Buenaventura entra riqueza, pero está sumida en una inmensa pobreza, hambre, miseria y violencia”, dijo el gobernador Delgado.

“Entendemos que Buenaventura debe financiar territorios nacionales de la otra Colombia, que son más pobres”, añade el gobernador, pero lamenta que se crea que no merece una buena porción de esa torta financiera. “¿Por qué se dice que el Valle del Cauca es rico? Quizá fue rico en el pasado, porque ahora, inmerso en la Cordillera Central como corredor de las Farc, y en la Cordillera Oriental como corredor del narcotráfico, nos sume un cruce de bandas criminales”.

Una de las propuestas para garantizar que la riqueza de Buenaventura pueda también beneficiar a sus pobladores sería la creación de un sistema de regalías portuarias.

La idea aún está en discusión, pero el gobernador del Valle ha pedido a los congresistas que tienen procedencia de su departamento que empiecen las consultas y estudios necesarios para que se presente la iniciativa de ley.

Se trataría de establecer un porcentaje fijo y generoso del total de dineros que se recaudan en los puertos nacionales, para que se invierta en el lugar de origen. El sistema ahora hace que las ganancias se transmitan al gobierno nacional -hasta Bogotá-, y este a su vez decide cuánto devuelve al puerto.

Congresista reacciona molesto ante el Gobierno Nacional

KienyKe.com consultó a uno de los senadores que del Valle del Cauca hacen presencia en el Capitolio. Se trata de Javier Mauricio Delgado, sobrino del actual gobernador, quien pertenece de la bancada del Partido Conservador.

El congresista coincide con la molestia del jefe de gobierno departamental y aseguró que a inicios de septiembre presentó una constancia ante el pleno del Senado y la Comisión Séptima, donde denunciaba “el tijeretazo que el Gobierno nacional había hecho al presupuesto de inversión para el Valle del Cauca. Los recortes fueron tan profundos en temas muy sensibles”.

De acuerdo a sus cifras, los recursos a destinar para invertir en esta región pasaron de 2 billones a 2.6, pero con recortes significativos en ciertas partidas.

Javier Mauricio Delgado

Mauricio Delgado, senador del Partido Conservador. “Muchas visitas del presidente Santos al Valle se quedan en meras promesas”.

Según el senador Delgado, la partida de Cultura pasó de 10 mil millones de pesos a 3.160 millones aproximadamente. “La cultura es un espacio para la construcción de paz, y a pesar de que tenemos ministra de Cultura (Mariana Garcés) nacida en el Valle, no hay sensibilidad ni apoyo para la cultura”.

Añadió que se disminuyó “el 94% de inversión en la salud e infraestructura de la Policía en el Valle del Cauca”, y en Educación se incrementó el presupuesto en unos mil millones de pesos, “pero si lo comparamos frente a la inflación proyectada del 3% por el Banco Central para 2014, quiere decir que esos mil millones de incremento no se van a ver reflejados”.

El legislador conservador dijo que el Valle del Cauca aporta 67 billones de pesos al PIB, pero solo les devuelven 2.6 por proyectos de inversión nacional y 2.2 por el Sistema General de Participaciones.

Mauricio Delgado Martínez denunció que la Administración Nacional se había comprometido con 400 millones de dólares para invertir en Buenaventura, “y esto, como parece, tampoco se hará realidad. Muchas de las visitas del presidente Juan Manuel Santos al Valle del Cauca y -sobre todo- a Buenaventura se quedan en meras promesas”.

En una reciente citación ante la Comisión Primera del Senado, el Gobierno Nacional, representado por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y el del Interior, Juan Fernando Cristo, defendió su intervención política en Buenaventura, en especial respecto al tema de seguridad.

Puerto de Buenaventura

El puerto de Buenaventura es el principal centro de exportaciones e importaciones marítimas en Colombia.

El Ministerio de Defensa destacó los recientes golpes a grupos armados ilegales y bandas criminales, como una acción juiciosa de la policía en la ciudad que ha neutralizado al microtráfico.

También anunció que más hombres reforzarían la seguridad en el puerto desde octubre.

Juan Fernando Cristo, del Interior, dijo que el Gobierno tiene un compromiso decidido para enfrentar la “crisis humanitaria y social que afecta en forma extrema la convivencia ciudadana y el orden público del municipio de Buenaventura”.

Pero otros reaccionan con cautela. “Vemos con gran preocupación los ojos con los que el gobierno nacional mira al Valle del Cauca: lo mira con ojos de olvido e indolencia”, sentenció el senador Jairo Delgado.