¡Amor prohibido! Sancionados juez y fiscal que se besaron en audiencia

Publicado por: christian.sandoval el Jue, 27/01/2022 - 11:11
Share
El beso entre un juez y una fiscal de Cali en plena audiencia, por el que hasta ahora son sancionados, fue registrado por cámaras de seguridad en 2017.

Como un cuento de novela, parece ser que el amor se tomó los despachos de la justicia en Colombia. Así quedó en evidencia, luego de que este miércoles un juez y una fiscal fueran sancionados por besarse en el descanso de una audiencia, lo que en su momento causó revuelo por un supuesto complot que existía entre ambos para tomar decisiones en el caso que adelantaban. 

Los hechos en cuestión ocurrieron en 2017, cuando el juez 31 de garantías de Cali, William González Muriel y la fiscal 26 especializada, Gloria Ximena Sepúlveda, fueron captados en video coqueteando y besándose en un espacio libre de su trabajo. Sin embargo, decidieron que sería buena idea hacerlo en el mismo recinto judicial, desconociendo que el sistema de seguridad seguía grabando. 

En el material, por el que la Comisión Seccional de Disciplina del Valle del Cauca decidió sancionar por un mes a ambos involucrados, se aprecia a la fiscal Sepúlveda preguntándole al juez si tenía novia y hablando repetidamente sobre su busto y brillo labial. Luego de eso, tras un intercambio de frases, el beso finalmente llegó.

“Va a quedar todo brillante. Déjeme decirle doctor que tiene la boca llena de…”, señaló la mujer en el material audiovisual, revelado en aquel entonces por Noticias Uno. 

Sin embargo, por inocente que esto pueda parecer, en realidad esta historia de amor podría estar por fuera la norma ya que pone en entredicho la independencia de las decisiones judiciales y no asegura la debida administración de justicia para los acusados. En este caso, según Noticias Caracol, la audiencia giraba en torno a “un pleito por una millonaria herencia entre miembros de una reconocida familia del Valle del Cauca”. 

No obstante, como denunció en su momento al noticiero un afectado de la familia, el juez habría tomado decisiones en línea con los intereses de la Fiscalía, mientras la defensa se preguntaba por qué siempre llevaba las de perder. “Inicialmente, este juez emitió unas órdenes de captura en contra de toda nuestra familia”, señaló el hombre. 

“Fueron sancionados disciplinariamente por no respetar, cumplir y hacer cumplir la Constitución, las leyes y los reglamentos, así como por no guardar el respeto debido a los servidores judiciales. Además, por infringir el deber de abstenerse de tener comunicación privada con el juez que participa en la actuación”, señala el documento de la Comisión Disciplinaria revelado por Caracol. 

Una denuncia penal por manipulación 

 

En todo caso, además de la sanción disciplinaria, en la Fiscalía yace un proceso penal estancado por abuso de función pública, fraude procesal y fraude a resolución judicial. Sin embargo, se sabe que el ente acusador ya ha desistido de su intención y pidió la preclusión de la investigación. 

En ese proceso, la fiscal Sepúlveda era señalada de haberse quedado de forma irregular con algunos procesos relacionados con la mencionada familia del Valle del Cauca y de haber tomado algunas decisiones extrañas en el marco del mismo. 

Por otro lado, el juez González era acusado de haber impartido órdenes de captura, así como otras medidas cautelares para las que la Fiscalía consideró que debió haberse declarado impedido. Ambos casos ya fueron desestimados por la entidad y, según Caracol, la defensa de la fiscal no descarta tomar acciones legales por “lesiones a la intimidad y moral de la funcionaria, así como los perjuicios causados en su vida familiar”. 

Este particular episodio de amor entre funcionarios judiciales, ilegal o no, sin duda pone a prueba los límites que se deben de tener en estas instancias para que se mantenga la equidad en el acceso a la justicia. En Colombia o en cualquier parte del mundo, un juez no debe (o no debería) reunirse a solas con ninguna de las partes involucradas de un proceso, ya que casi de inmediato la parte contraria va a sentirse en desventaja al no saber sobre qué se habló. Hay que recordar que no siempre hay una cámara que deje en evidencia los cariños o desencantos.

KienyKe Stories