‘Dieta Gilinski’, Daniel Coronell y el entramado que salpica a altos cargos

Publicado por: christian.sandoval el Dom, 16/01/2022 - 15:11
Share
El pulso entre los Gilinski y el Grupo Empresarial Antioqueño continúa. Una investigación de Daniel Coronell vincularía al Gobierno con la disputa.

Un nuevo episodio podría abrirse en medio del pulso abierto entre la Familia Gilinski y el GEA, más ahora con una nueva OPA por Sura, empresa de la que ahora la familia banquera es dueña en un 25,4% tras la finalización de la anterior Oferta Pública de Adquisición. No obstante, esta vez la controversia surgió luego de que el periodista Daniel Coronell denunció que los Gilinski y el gobierno de Iván Duque jugaron en llave (y en secreto) para favorecer la adquisición de las joyas de la corona del Grupo Empresarial Antioqueño

De acuerdo con el periodista, aunque las ofertas por Sura y Nutresa tomaron desprevenidos a los accionistas y al mercado en noviembre de 2021, estas habrían sido planificadas con el apoyo del Gobierno desde septiembre de 2020. Todo comienza a hilarse, de acuerdo con Coronell, con una llamada entre Duque y el “jeque Mohamed bin Zayed, cuya familia es socia de los Gilinski en la operación de Nutresa”, en la cual se trataron temas de cooperación económica e inversiones. 

“El lunes 19 de octubre de 2020, cinco semanas después de la curiosa llamada, una abogada llamada Manuela Chavarro constituyó ante la Cámara de Comercio de Bogotá la empresa JGDB Holdings SAS, usada para hacer la oferta de adquisición de las acciones de Sura”, señala el periodista, revelando la relación de esta empresa con una sociedad panameña con los Gilinski a la cabeza. 

Esta misma mujer, asegura Coronell en su columna “La dieta Gilinski”, conforma la firma de abogados del apoderado de los banqueros caleños, Luis Eduardo Nieto, al tiempo que es representante legal de otras sociedades de la familia y miembro de la junta directiva de Publicaciones Semana. El periodista de Los Danieles aseguró en “Operación Manuela”, que hay información que indicaría que la mujer fue accionista minoritaria del GEA (y según El Colombiano “sí posee cuatro acciones del grupo Argos y unas pocas de Nutresa”). 

Es precisamente en este punto cuando la mayoría de cosas empiezan a cuadrar para Coronell, ya que desde la Revista Semana (propiedad de los Gilinski) se empezaron a publicar toda una serie de artículos relacionados con fichas claves dentro de las Superintendencias para la aprobación de la OPA (que por lo menos en el caso de Nutresa requiere toda una serie de autorizaciones por la presencia de empresas de alimentación y salud). 

El primero que señala es “un elogioso reportaje de doble página al superintendente financiero Jorge Castaño”, del 25 de octubre de 2020: “Un mes exacto después, el 25 de noviembre de 2020, Jaime Gilinski le pidió a la Cámara de Comercio inscribir la empresa Nugil SAS, destinada a ser el vehículo financiero para la compra de Nutresa”. 

Artículo Semana

Luego, en enero de 2021, llegó el turno para el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, a quien también le dedicaron un espacio importante en la Revista. Esto, justo después de que en diciembre su despacho concediera el permiso a los Gilinski para “iniciar la operación de adquisición bajo reserva”. Ya en febrero, la entidad dirigida por Barreto autorizó de que la unión entre Sura y la empresa de los Gilinski no debía tener “objeción, ni condicionamiento”, que según el denunciante era razón suficiente para no informar al Grupo de lo que se estaba gestando. Y así sucedió

Finalmente, el 4 de noviembre tuvo lugar un hecho que para Daniel Coronell resultó relevante: el viaje de Iván Duque a los Emiratos Árabes para “reunirse con el jeque Mohamed bin Zayed, el mismo príncipe que catorce meses antes había conversado por teléfono con el Jefe de Estado”. A ese viaje, lejos de la comitiva del avión presidencial y en su propio jet privado, señala que habrían asistido Jaime y Gabriel Gilinski. 

Los Gilinski van por todo

 

La familia Gilinski, desde un principio, se fue lanza en ristre contra el GEA en busca de quedarse con la participación mayoritaria y romper el enroque que caracteriza al empresariado paisa. En su apuesta y aquí mismo en Radar K, se ha dejado en exposición cómo los empresarios caleños han invertido millones en pauta que aparece a diestra y siniestra en artículos de distintos medios de comunicación. Aunque eso no es para nada algo ilegal, si resulta llamativo que dicho contenido generalmente aparezca en noticias relacionadas con las OPA o el grupo Gilinski (y que editorialmente eso sea permitido).

Quizá el más relevante de estos casos ha sido, precisamente, el de Revista Semana, donde en una de las primeras notas publicadas sobre la OPA se puso un banner haciendo un llamado a los accionistas de Nutresa para que vendieran su participación. Eso sí, haciendo hincapié en las “condiciones favorables”. 

Gilinski Semana

Otro ejemplo interesante es el que sucedió hace pocos días en El Colombiano, a pocas horas de cerrar la OPA por Nutresa, pues el diario colocó una pauta en una columna de opinión del exalcalde paisa Alonso Salazar en la que defendía al GEA contra Daniel Quintero, en la que se incentivaba a los accionistas de Nutresa a vender su participación en la compañía. 

“Último día para vender tus acciones de Grupo Nutresa S.A.”, dice el anuncio que dirige directo a la web de la OPA. 

Gilinski El Colombiano

Además, resulta todavía más llamativa la forma en la que Daniel Coronell expuso que Revista Semana se ha dedicado a hacerle guiño al Gobierno y abonar la tierra para el lanzamiento de la OPA. Precisamente, el título de “Dieta Gilinski” se debe a que, mientras al presidente lo hacen lucir más flaco con Photoshop, los Gilinski se engordan en lo económico.

Hasta el momento y después del anuncio de la OPA, según Daniel Coronell, Revista Semana ha publicado al menos 83 notas relacionadas con la Familia Gilinski, el Grupo Sura, el Sindicato Antioqueño o el precio favorable del dólar

Un presunto juego en llave que hoy por hoy ya tiene sus cartas destapadas, con fichas dentro y fuera del GEA. En definitiva, aunque desde un principio se planteó esto como un buen juego de ajedrez con el que los Gilinski querían poner fin a su rencilla histórica con el otrora Sindicato Antioqueño, hoy el tablero está minado con jugadores en varios escaños del poder. 


 

KienyKe Stories