Clamor mundial por la liberación de la monja colombiana secuestrada en Malí

Publicado por: daniel.guerrero el Mar, 09/02/2021 - 09:12
Share
Gloria Cecilia Narváez, la monja colombiana secuestrada en Malí, cumplió cuatro años en cautiverio y así pidieron en diferentes partes del mundo por su libertad.
Clamor mundial por la liberación de la monja colombiana secuestrada en Malí

El pasado 7 de febrero se cumplieron cuatro años del secuestro de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoty, quien fue raptada en 2017 al suroeste de Malí, más exactamente en Karangasso, una región ubicada entre las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso.

La misionera perteneciente a la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, permanece privada de la libertad por el grupo yihadista Nusrat al Islam wal Muslimin (grupo de apoyo de Al Qaeda) y, aunque su última prueba de supervivencia se entregó en 2018, Sophie Petronin (cooperante francesa que permaneció secuestrada varios años junto a Narváez y fue liberada con otros rehenes occidentales el pasado 8 de octubre de 2020) aseguró que ella está viva pero necesita tratamiento urgente para su salud, por lo que desde entonces se ha dedicado a gestionar su liberación.

De igual manera, comunidades religiosas alrededor de todo el planeta se unieron este 8 de febrero a través de una cadena de oración para solicitar que el grupo extremista le permita a Gloria Cecilia retornar a su natal Nariño y así reencontrarse con sus familiares, pues incluso su madre Rosa Argoty de Narváez, falleció en septiembre de 2020 a la edad de 87 y hasta el último minuto, dicen sus familiares, no perdió la esperanza de volver a ver a su hija.

"Cada vez que rezamos, pedimos al Señor la liberación de la hermana Gloria y de todos los demás rehenes. Es una gran humillación para Malí. Vinieron a hacer el bien y fueron secuestrados por los bandidos, como si fueran esclavos. Es una vergüenza para nuestro país", aseguró Cardenal Jean Zerbo, Arzobispo de Bamako (Malí), en una ceremonia celebrada este lunes en honor de todos los rehenes de los grupos yihadistas.

Desde el Vaticano, Colombia, Ecuador y Panamá, se enviaron estos otros mensajes de apoyo para la religiosa Gloria Cecilia.

¿Cómo fue el secuestro de la colombiana?

En la noche del 7 de febrero de 2017, hacia las 9 de la noche y mientras estaba junto a otras compañeras atendiendo a la población de Bamako, un grupo de yihadistas armados irrumpió en la parroquia de Karangasso, en Koutiala –una zona que hasta entonces se consideraba tranquila y relativamente segura–, y secuestró a la religiosa colombiana.

La madre Noemí, de la congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada en Bogotá, relató que en el momento del secuestro varias religiosas lograron esconderse en diferentes lugares, pero fue cuando Gloria Narváez intercedió ante los terroristas y exigió que las dejaran en paz, puesto que como misioneras no tenían dinero para rescates. Sin embargo, los atacantes decidieron llevársela a ella.

La religiosa nació en Pasto, Nariño, y viajó hace casi dos décadas como voluntaria en una misión de ayuda a Malí. Lleva más de 40 años formando parte de la congregación de hermanas franciscanas y al momento de su secuestro, llevaba seis meses desempeñando un trabajo como misionera para educar a niños y mujeres musulmanas en situación vulnerable.

Siga a KIENYKE en Google News