Onic denunció el asesinato de un gobernador indígena en el Chocó

Publicado por: michell.figueroa el Dom, 28/06/2020 - 16:15
Share
La Onic denunció este domingo el asesinato de un gobernador indígena en el Bajo Baudó, Chocó, y las presuntas agresiones contra la comunidad arhuaca asentada en Soledad por parte de la Policía.
Gobernador indígena asesinado en Bajo Baudó

La Organización Nacional Indígena de Colombian (Onic) denunció el asesinato del gobernador indígena de Agua Clara. El hecho habría ocurrido en Pizarro, Bajo Baudó en el departamento del Chocó. 

De acuerdo con la denuncia que realizó la Onic a través de su cuenta de Twitter, el gobernador indígena llevaba unos días desaparecido y cuando encontraron el cuerpo se pudo establecer que presuntamente sufrió torturas antes de ser asesinado.

"Desde Onic denunciamos que el Gobernador Indígena de Agua Clara fue ASESINADO en Pizarro, en el Bajo Baudó, Chocó. Hace 2 días había desaparecido y hoy fue encontrado sin vida, con signos de tortura", escribió la organización en la red social.

Al parecer el hermano del gobernador indígena también habría sido raptado y aún se desconoce su paradero. Así lo denunció el senador de la República Roy Barreras.

Denuncia por presunto abuso de autoridad

Este domingo la Onic también denunció presuntos abusos de autoridad contra la comunidad Arhuaca en Soledad, Atlántico. 

"Denunciamos que la comunidad indígena Arhuaca desplazada que habita en Soledad, Atlántico, fue víctima de abuso por parte de miembros de la Policía Nacional, varios indígenas fueron golpeados. Exigimos una investigación", dice la publicación que hizo la organización en Twitter.

El hermano del hombre agredido señaló que el ataque por parte de la Policía Nacional ocurrió cuando su familiar le reclamo a unos uniformados que estaban golpeando a un joven en el sector de Don Bosco IV. 

"Uno de los policías sin mediar palabras le lanzo una piedra al hermano Julio Cesar Jiménez Zapata impactándolo en su rostro y luego arremetieron los demás policías a sus viviendas generándole múltiples golpes en todo el cuerpo, le pegaban con el bolillo y también le ponían descargar eléctricas por todo el cuerpo", explicó el hermano del hombre arhuaco golpeado.

"Julio Cesar quedo muy mal de salud, tuvo que ser remitido a una clínica y aun sigue las valoraciones médicas por su estado de salud. Hay gran preocupación en esta comunidad arhuaca por su seguridad, temen por la vida de todos los miembros de la familia, quienes se encuentran desplazados víctimas del conflicto armado", señaló el hombre.