Millonaria estafa inmobiliaria en Itagüí, Antioquia deja familia sin techo

Mié, 16/03/2022 - 14:29
Liliana Salazar y su familia fueron engañados y lo perdieron todo. Hoy reclaman justicia y que las autoridades les ayuden a recuperar el dinero invertido.

Una familia que se encontraba en búsqueda de una vivienda para comprar, lo perdió todo a causa de una presunta estafa inmobiliaria. La mujer, llamada Liliana Andrea Salazar Cataño, contó los detalles de lo ocurrido:  

“El 20 de mayo de 2020 mi esposo y yo vimos la publicación del aviso que había en la propiedad ubicada en la carrera 52 # 39-29 el barrio San Isidro, en el municipio de Itagüí, en este se anunciaba la venta de 5 inmuebles de alrededor de 115 metros cuadrados cada uno”, contó la víctima de la estafa. La oferta fue de su interés y procedieron a comunicarse con la responsable de las ventas del inmbueble.

En el relato, la mujer cuenta que se comunicaron con la vendedora vía Whatsapp el 22 de mayo y dos días después recibieron su visita para obtener la información detallada de los apartamentos que estaba vendiendo. En esta reunión, la vendedora les aseguró que llevaba más de 18 años trabajando con el constructor de esta obra y que siempre se había caracterizado por su cumplimiento y seriedad. Afirmó además, que incluso él había construido la casa donde vivía su madre y que ella se hacía responsable de todo lo correspondiente a la obra.

La vendedora les aseguró que  fue durante muchos años habitante del barrio donde residían dos de los compradores de la supuesta propiedad en venta y que actualmente su madre y sus hermanos aún viven allí. “Su cercanía geográfica con nosotros y conocerla a ella y a su familia, nos impulsó aún más a confiar en el negocio”, contó Liliana Salazar.

El negocio parecía interesante y la mujer les brindaba confianza, por lo que procedieron a cerrar el negocio: “hicimos un préstamo en el banco para darle una cuota inicial de 50 millones de pesos y el 6 de junio de 2020, tras firmar en la notaría el proceso de compraventa del inmueble, me dirigí a la sucursal del Banco BBVA ubicado en el parque de Itagüí”.

Dentro del banco, la víctima cuenta le entregaron en efectivo el dinero a la vendedora quien señalaba ser también la propietaria de la vivienda que sería demolida y esta se encontraba en compañía del constructor de la que sería su nueva casa.

Desde entonces, asegura que todo se volvió una gran mentira. “La obra comenzaría entre julio y agosto pero la vendedora nos decía que por la pandemia no estaban entregando licencias de construcción”. Entre llamadas y conversaciones de Whatsapp, Liliana estuvo preguntando por su apartamento durante cinco meses, hasta que fue alertada por otra familia que había comprado el primero piso, quienes también serían víctimas de la estafa inmobiliaria.

“Preocupados por la falta de sinceridad y por el descaro con el que nos seguían mintiendo las dos familias nos unimos para exigir respuestas pero nunca fue posible”. La vendedora les decía que también a ella se le estaba escondiendo el constructor, pero intuían que no era cierto. Incluso, la vendedora les aseguró ella había prestado su nombre para recibir recursos que se transferían para empezar la supuesta obra.

Las dos familias comenzaron a investigar y fue hasta finales de diciembre de 2020 que lograron contactarse con el verdadero propietario del inmueble que supuestamente sería demolido. Él les confirmó que habían sido estafadas: “A mí también me engañaron. Me aseguraron que comprarían la propiedad y no me dieron ni un solo peso. La vendedora sabía todos los movimientos de ese señor y no sé con qué intención me tuvieron tanto tiempo con mentiras”, aseguró el dueño de la propiedad.

En enero de 2021 pusieron la denuncia y entregaron el caso a la Fiscalía General de la Nación, quienes tomaron nota atenta de cada detalle de esta historia de Liliana Salazar y lo mismo hicieron con la otra familia y al parecer, los estafadores lograron engañar y vender el tercer piso a otra familia.

Los presuntos estafadores fueron citados a una audiencia en la Fiscalía pero nadie se presentó. “Nueve meses después, el 9 de septiembre de 2021 tuvimos la primera y única audiencia. Nadie más se presentó, solo mi esposo, la juez y yo, nos encontrábamos en el lugar. Esperamos ahí por tres horas con la fe en que algo podría suceder. No fue así y hoy 6 meses después seguimos a la espera de que algo extraordinario ocurra”.

Con la impotencia de haberlo perdido todo y tener una deuda de 50 millones de pesos con el banco, la mujer cuestionó: “En el momento de la estafa el señor figuraba con propiedades y vehículos a su nombre. ¿Por qué no se nos indemnizó con este recurso? Ya vamos a cumplir dos años pagando una cuota a un banco por algo que no tenemos. El primer año, se nos dedujeron cerca de 23 millones de pesos. Todos destinados al pago de intereses. ¿Quién protege los sueños de los colombianos?”

Aseguran también que la persona que les vendió el inmueble sigue trabajando en venta de propiedad raíz sin ningún problema. “De hecho ahora toda su familia trabaja en este sector de la economía”, lamenta Liliana Salazar. Actualmente el caso está en manos del juzgado 235 del municipio de Itagüí.

Más KienyKe
Al evento que se celebrará en Cali, se espera que asistan más de 12.000 visitantes internacionales.
En redes sociales, la presentadora de Noticias Caracol compartió una foto de su vientre y un conmovedor mensaje.
Esto es todo lo que se sabe sobre el misterioso show que Shakira prepara para su show en la final de la Copa América.
Esta es la historia detrás de la artista de jazz que se presentará este viernes en la capital colombiana.
Kien Opina