Chinácota, el pueblo colombiano que apuesta al turismo ambiental y cultural

Publicado por: daniel.guerrero el Sáb, 27/02/2021 - 12:25
Share
Chinácota ofrece un ancestral sendero indígena y más de 100 murales que iluminan sus calles y que dan la sensación de estar en una galería a cielo abierto.
Chinácota, el pueblo colombiano que apuesta al turismo ambiental y cultural
Créditos:
Juan David Moreno Gallego/Anadolu

No hay duda de que el sector del turismo ha sido uno de los más golpeados por la pandemia del coronavirus (COVID-19) en el mundo y en Colombia. Con su progresiva reactivación, el municipio de Chinácota, ubicado en el departamento de Norte de Santander busca encontrar junto a su región las herramientas que le permitan aprovechar su potencial como un destino internacional que además promueva prácticas sostenibles y responsables.

Para conseguir este objetivo, el municipio se integró a ‘Pueblos que enamoran’, una campaña del Ministerio de Comercio y el Fondo Nacional del Turismo (Fontur) en Colombia que tiene el propósito de impulsar el turismo de regiones y promocionar nuevos destinos en el país y así fortalecer la articulación con el mercado mundial.

Chinácota, conocido como 'la casita bonita del Norte de Santander', cuenta con todas las cualidades que requiere ese calificativo de ‘pueblo que enamora’. Es un destino que ha tenido un crecimiento acelerado en los últimos años al que se encuentra luego de viajar a través de carretera por 40 minutos desde la ciudad fronteriza de Cúcuta.

A su llegada se observan casas coloniales con amplios jardines, espacios naturales coloridos y el contraste de su infraestructura con la imponencia de las montañas, cuyo paisaje en todo momento ameniza el trayecto desde Cúcuta.

Chinácota, el pueblo colombiano que apuesta al turismo ambiental y cultural
Créditos:
Juan David Moreno Gallego/Anadolu

Senderismo, una experiencia turística de Norte de Santander

Dentro del potencial para el turismo internacional la zona ofrece el Sendero indígena, que es uno de los recorridos que más buscan las personas para hacer senderismo. Allí, quienes visitan Chinácota, tienen la opción de encontrarse con la naturaleza, soltar todas las cargas, despejar la mente y disfrutar de un trayecto de antaño.

Al recorrer estos caminos los visitantes se desplazan por las rutas transitadas por los Chitareros, primera comunidad indígena que habitó este territorio durante la época de la conquista española, quienes solían movilizarse por esas rutas ancestrales donde creaban sus rituales y recolectaban sus alimentos.

La caminata, de aproximadamente una hora desde la vereda Cuéllar hasta llegar a la entrada del antiguo sendero, permite apreciar la biodiversidad del lugar.

"Estos caminos ancestrales tienen una historia de más de tres siglos. Esta práctica conecta con la naturaleza y con el magnetismo y la mítica de lo que fue un lugar sagrado”, explica Rafael Méndez, uno de los miembros del equipo de Kaipakema Travel, un grupo de profesionales apasionados por el turismo conformado por psicólogos, economistas y administradores quienes han retornado a la región desarrollando un modelo de turismo sostenible.

Deportes como el senderismo y el 'trekking', al no ser competitivos, tienen el objetivo de recorrer de forma autónoma rutas y parajes con poca o alta dificultad. Estas disciplinas son versátiles por ser al aire libre y pueden adaptarse a los estados físicos de cada persona. “Fácilmente quemas 400 calorías por hora, mejoras la calidad del sueño, además aumentas tu densidad ósea”, afirma Méndez a la Agencia Anadolu.

Chinácota, el pueblo colombiano que apuesta al turismo ambiental y cultural
Créditos:
Juan David Moreno Gallego/Anadolu

Chinácota, una galería de imágenes a cielo abierto

El color se despliega en las calles de Chinácota, donde más de 100 murales alusivos al medio ambiente, a la paz y a las tradiciones culturales, maravillan el ojo humano y resaltan el valor turístico del municipio. Caminar, para locales y visitantes, asemeja a un recorrido que se hace por una galería a cielo abierto.

En un periodo de cuatro años se han elaborado alrededor de 100 murales y de esa cifra, 20 fueron creados por experimentados artistas de México, Argentina, Venezuela, Perú, El Salvador y Colombia. En años anteriores han participado exponentes de Chile, Uruguay, Bolivia, Estados Unidos, España e India.

El gestor cultural y promotor del Encuentro Internacional de Muralismo, Diego Barajas, le dijo a la Agencia Anadolu que el trabajo de varios años sigue sumando esfuerzos para convertir a Chinácota en capital de la paz y epicentro del turismo cultural en el país.

La historia de Colombia también se encuentra presente en esta población, dado que el Puente de la Paz es uno de los símbolos históricos del país. En ese lugar se firmó el Tratado de Chinácota, que le dio fin a la Guerra de los Mil Días.

Chinácota, el pueblo colombiano que apuesta al turismo ambiental y cultural
Créditos:
Juan David Moreno Gallego/Anadolu

Potencialidades para el desarrollo turístico

Gracias a sus atractivos naturales, sitios de interés histórico, cultural y una amplia oferta gastronómica, ha surgido un sentido de pertenencia e identidad dentro de la comunidad de esta zona del noroeste de Colombia.

Según afirma el Ministerio de Comercio, el programa ‘Pueblos que enamoran’ busca destacar los atractivos naturales, arquitectónicos, gastronómicos, artesanales, históricos y folclóricos de cada destino, con el fin de fomentar el turismo de municipios, a través de una red de pueblos que se promocionarán en distintos eventos internacionales.

“En Colombia tenemos cerca de 970 municipios potenciales que podrán postularse a ‘Pueblos que enamoran’. Invitamos a los alcaldes a llenar los requerimientos y participar para que sus municipios hagan parte de este programa y puedan pertenecer a esta red de pueblos que se beneficiarán en materia de promoción, competitividad e infraestructura turística”, señaló la presidenta del Fondo Nacional del Turismo (Fontur), Raquel Garavito, en una nota de prensa.

Chinácota con sus senderos y murales es una muestra del potencial de los pueblos que enamoran colombianos que buscan reactivarse luego de las dificultades que provocó la pandemia al turismo.

Por: Agencia Anadolu