Las graves consecuencias de automedicarse

Publicado por: marcela.africano el Sáb, 24/04/2021 - 10:00
Share
Automedicarse puede traer serias consecuencias para la salud, más aún cuando no se tiene el mínimo conocimiento sobre antibióticos.

La automedicación hace referencia al comportamiento de ingerir medicamentos sin una autorización médica previa. Es una costumbre que a veces parece bastante común, pero que puede tener serias consecuencias si no se tiene cuidado con lo que se toma.

Automedicarse puede ser pertinente si se quiere tratar un síntoma leve como dolor de cabeza, resfriado, acidez en el estómago, entre otros, ya que para estos existen varios medicamentos que no necesitan receta médica y no traen problemas si se toman durante un tiempo limitado.

Sin embargo, al ser un medicamento, no quiere decir que no tenga posibles efectos secundarios en la salud, pues como todo respecto a ello, se debe saber qué fármaco es el correcto para la molestia a tratar y sus respectivas especificaciones.

Esta acción puede traer peligros como, por ejemplo: aparición de alguna toxicidad, falta de efectividad, y/o dependencia o adicción.

Por eso, es que, en primera instancia, es mejor recurrir a un doctor cuando algo en el cuerpo aqueja y no se tiene certeza de cómo controlar, pues dependiendo los síntomas del paciente, el profesional podrá determinar cuál es la mejor opción para solucionar su problema sin poner en riesgo el bienestar de la persona.

En caso diferente y más complicado, están aquellos que tienen un diagnóstico de enfermedad seria y deciden tomar medicamentos que les recomiendan, que vieron por ahí o que les recomendaron personas que conocen, ignorando el hecho que es de vital importancia contar con la aprobación médica para consumir algún fármaco para la afección.

Un ejemplo muy serio, es la automedicación de antibióticos que, puede resultar más grave aún. Contrario a lo que se cree, los antibióticos no son de venta libre y los únicos autorizados para formularlos, según la legislación colombiana, son los médicos, veterinarios y odontólogos.

Además de eso, de acuerdo a un comunicado de prensa de Weber Shandwick y la empresa biofarmacéutica, Bio Nutrec, respecto al consumo responsable de antibióticos, estos están hechos para matar bacterias específicas que vienen en muchas variedades.

Por lo tanto, si no se conoce para qué bacteria va en especial va dirigido el medicamento y se toma sin un consentimiento médico previo, suele pasar que no funciona y además causa una reacción diferente en el organismo.

La resistencia bacteriana transmisible, es una de las respuestas del cuerpo cuando se toma un antibiótico no correspondiente. Básicamente es un proceso en el cual, las bacterias que no son atacadas, aprenden a reconocer el medicamento que se tomó y así mismo crear una resistencia para ellos. Es decir que, a la hora de tener la misma bacteria, el antibiótico ya no tendrá efecto y puede poner en riesgo la salud, porque encontraran la forma de luchar contra él.

Por consiguiente, la automedicación de antibióticos, no es para nada recomendable, pues su manera de actuar ante los malestares es bastante específica, y contrario a ayudar a alguien con su dolencia, puede causar consecuencias graves a futuro.

KienyKe Stories