¿El Remdesivir podría ser efectivo para tratar el coronavirus?

Publicado por: daniela.cortes el Mié, 27/05/2020 - 13:15
Share
Se recomienda que este fármaco se use únicamente en el contexto de un estudio clínico porque a pesar de generar expectativa aún la evidencia que soporta su uso es de baja calidad.
Remdesivir
Créditos:
jcomp

En la búsqueda rápida por un tratamiento para el nuevo coronavirus (Covid-19), a nivel global se  están desarrollando cerca de 1.700 estudios con múltiples medicamentos, entre ellos el Remdesivir, un fármaco creado en 2014.

A la fecha no se ha determinado un tratamiento específico para tratar el Sars-CoV-2, sin embargo una reciente publicación sugiere que el Remdesivir podría ser seguro y efectivo para enfrentar el virus causante de la pandemia.

Además, la  Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), aprobó el uso de emergencia de este medicamento basado en resultados preliminares de un estudio fase III.

Leonardo Arregocés Castillo, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud del Ministerio de Salud y Protección Socia explicó que “al ser el primer medicamento con aprobación específica para tratar el Covid-19 ha generado gran expectativa, pero aún la evidencia que soporta su uso es de baja calidad. Esto quiere decir que la certeza de que sea un tratamiento seguro y efectivo para la enfermedad por el nuevo coronavirus es baja”.

¿Cómo actúa el Remdesivir?

El mecanismo de acción de este fármaco consiste en bloquear la replicación de los coronavirus. Es decir que este medicamento impide la reproducción del virus y permite que el sistema inmune lo combata.

De acuerdo con el estudio, los pacientes de coronavirus que recibieron remdesivir tuvieron menos eventos adversos que los del manejo habitual, además, la mortalidad fue menor para quienes lo tomaron.

“Es una evaluación temprana en el desarrollo del estudio y la certeza de que estos mismos resultados puedan observarse en el mundo real es baja”, concluyó Arregocés Castillo, añadiendo que al completarse este estudio y agregar la evidencia que provean otros, por ejemplo el Solidarity, liderado por la Organización Mundial de la Salud, se podrá tener mejor evidencia.