Cómo decir lo que quiere en el sexo a su pareja

Publicado por: felipe.lopez el Mar, 21/07/2020 - 15:31
Share
Si le cuesta decirle a su pareja lo que quiere en el sexo, estos consejos le serán de gran ayuda.
sexo
Créditos:
cookie_studio

Una de las claves para tener sexo de manera satisfactoria es la comunicación con su pareja, sea algo formal o casual. Si bien la comunicación corporal es importante, si usted no verbaliza lo que desea en la intimidad difícilmente la otra persona llegará a hacer todo eso que usted tanto disfruta.

Si bien puede ser algo incómodo hablar abiertamente sobre sexo, es una herramienta perfecta para que tanto usted como la otra persona lo pasen increíble en la cama, o donde sea que vayan a tener relaciones.

Para empezar a implementarlo en su día a día, primero debe entender de que la otra persona en cuestión no es la única que debe ser complacida, está bien querer ser complaciente, pero usted y sus deseos no pueden quedar fuera del cuadro, sobre todas las cosas, usted también tiene que pasarla bien. Ahora, relájese y concéntrese.

Piense en el tono, en la forma en que dirá las cosas, sea claro y no tenga pena, pero tampoco puede sonar grosero o arrogante. No escoja un momento en el que haya tensión o que se sienta alguna presión. Que su discurso no sea un ataque, una queja o un reproche, solo deje saber aquellas cosas que podrían intentar en el sexo.

En cuanto a ser claro o clara, dígalo sin rodeos, guíe a la otra persona, puede mover su cabeza hacia la dirección que más le dé placer. Todo es mejor si hay confianza y su usted la siente, hará más fácil que usted exprese sus intereses y necesidades sexuales.

El previo juego puede ser utilizado para tocar el tema, por ejemplo, antes de verse iniciar con el sexting para provocar, a través de esos mensajes de texto puede indicarle esas cosas que quieren que hagan.

Y cuando ya estén juntos en el juego previo, en medio de esos besos y caricias, diga lo que se le antoje, eso es algo que puede excitar bastante.

Al momento de hablar, trate de que no suene a que su pareja está haciendo las cosas mal o que es a aburrido, que todo suene como una sugerencia, un aporte de ideas, haga cumplidos, para llegar a ese punto recíproco en el sexo.