Estudio demuestra que es mejor dormir con un perro que con su pareja

Publicado por: felipe.lopez el Vie, 11/12/2020 - 16:46
Share
Un reciente estudio demostró que las mujeres duermen mejor cuando están acompañadas de un perro que cuando duermen con su pareja.

Una de las grandes alegrías de la vida para muchas personas es contar con la compañía de un perro, este ser se convierte fácilmente en el mejor compañero del día a día, además de la alegría que lleva al hogar y las posibles enfermedades que podría prevenir al tener una mascota de estas, también le hace ser más responsable y ser una persona más activa.

Sin embargo, algo que muchos ignoran es que tener un perrijo podría ayudarle a conciliar más fácil el sueño, tener un descanso de mayor calidad, incluso parece que es mejor dormir con un perro que con su pareja.

En caso de no estar pasando buenas noches con su pareja, parece que una buena idea podría ser sacar a esta persona especial de la cama y traer a su mascota, así lo sugiere un estudio dirigido por la doctora Christy L. Hoffman, profesora del Departamento de Comportamiento, Ecología y Conservación de Animales en Canisius College, Buffalo, Nueva York.

Un grupo de investigadores, a partir de este estudio, trabajó en descubrir los impactos que tienen las mascotas en la calidad del sueño de los humanos, como resultado encontraron que las mujeres duermen mejor en compañía de estos amigos peludos, en comparación a cuando duermen con una persona.

Los científicos contaron con 962 mujeres estadounidenses como muestra para la encuesta, entre los resultados revelaron que el 55% de ellas compartían la cama con al menos un perro, el 31% compartía la cama con al menos un gato, y el 57% con un compañero humano.

Según Hoffman, los hallazgos no mostraron una relación sólida entre tener una mascota y las condiciones para compartir la cama o la calidad del sueño, aunque sí se descubrió que en comparación a las parejas, al parecer los que suelen dormir con un perro son menos perturbados a la hora de dormir, de hecho se asocia más esta situación a la comodidad y a la seguridad.

Sin embargo, los resultados no aplican a los gatos, las personas que dormían con estos mininos se sentían menos relajadas y seguras, además confirman experimentar trastornos del sueño, casi como sucede con las personas que duermen con humanos.

KienyKe Stories