Calidad del aire en Bogotá: renuevan el sistema de medición

Publicado por: juan.sacristan el Vie, 22/01/2021 - 15:58
Share
Conozca cómo funcionará el nuevo sistema de medición del aire en Bogotá de acuerdo a la transformación del IBOCA.
Calidad del aire en Bogotá IBOCA

Con la instalación de una nueva estación de monitoreo de la calidad del aire en la localidad de Usme, en el sur de Bogotá, inició un proceso de renovación del sistema de seguimiento que cambiará desde los colores, hasta el tiempo para declarar una alerta en la ciudad.

Según anunció la Secretaría de Ambiente de Bogotá, durante los próximos tres meses se realizará una actualización al Índice Bogotano de Calidad del Aire y Riesgo en Salud IBOCA, para ajustarlo a los estándares internacionales.

“Vamos a cambiar nuestro IBOCA para ponerlo al día. Bogotá ha sido pionera en la forma en que reporta su calidad del aire y queremos continuar siéndolo. Nuestro índice, que es la forma en la que comunicamos cómo está el aire de la ciudad, va a cambiar de colores y se armonizará con los indicadores internacionales y nacionales”, afirmó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

En ese sentido, los colores y los nombres de las alertas cambiarán, con el fin de ajustarse al Índice de Calidad del Aire (AQI) de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (US-EPA). Esta renovación hará más comparables los datos con otras ciudades y permitirá facilitar el uso por parte de los ciudadanos.

Se eliminará el azul que anteriormente indicaba el nivel favorable de la calidad del aire, los niveles más bajos, y se mantendrán el verde (favorable), amarillo (moderada), naranja (regular), rojo (mala) y morada (peligrosa). Así mismo, las alertas ya no llevarán el nombre del color, sino que se indicarán como Alerta Fase I, Alerta Fase II y Emergencia, esta última que irá desde valores de 150 en adelante.

Tabla de concentraciones de Calidad del Aire en Bogotá

Antes veíamos en los estándares internacionales unos colores mucho más amarillos y naranjas, mientras Bogotá estaba en azul o en verde. Ahora vamos a ver una mayor similitud entre estos. Con este cambio estamos honrando nuestra Red de Monitoreo de Calidad del Aire, que es una de las mejores de la región, y por eso tenemos que darle toda la transparencia necesaria”, aseguró la secretaria Urrutia.

Sin embargo, la modificación no será solamente visual. La adaptación a la nueva referencia internacional introduce una modelación y pronóstico que permite a la administración distrital tomar decisiones y declarar alertas en menos tiempo.

Antes, se hacía una declaración con base en el tiempo que se registre una afectación en la calidad del aire de la ciudad. Es decir, que se declaraba la alerta si transcurría 75% de 48 horas bajo una medición (amarilla, naranja o roja), ahora, con el pronóstico, se podría determinar la necesidad de tomar decisiones en unas 24 horas.

Comparación colores IBOCA

Así mismo, la Secretaría de Ambiente aclaró que no todos los fenómenos son modelables y pronosticables, por lo que en esos casos se tomarán decisiones luego de 36 horas y ya no sobre las 48 que se tenían antes. Es decir, que la emergencia que se declaró en marzo del 2020 de una alerta naranja, se habría podido tomar con anterioridad bajo el nuevo sistema.

“A partir de este cambio no solo va a ser más fácil que los ciudadanos entiendan lo que están respirando, sino que servirá para tomar mejores decisiones, más ágiles y precisas en la declaración de alertas. El aire no va a cambiar, lo que va a cambiar son los colores del mapa”, explicó la secretaria Urrutia.

Durante el 2020, según la Alcaldía, se amplió en un 61% la generación de información de calidad del aire, con 19 puntos de medición que recolectan datos durante las 24 horas del día. Los puntos del IBOCA cuentan con tecnología para medir la concentración de material particulado (PM10, PM2.5), gases contaminantes (SO2, NO2, CO, O3) y las variables meteorológicas de precipitación, velocidad y dirección del viento, temperatura, radiación solar, humedad relativa y presión barométrica, de forma continua y permanente.

El material particulado (PM) es la mezcla de partículas sólidas y líquidas que se encuentran suspendidas en el aire como el polvo, el hollín o el humo. Muchas de ellas provienen de fuentes como chimeneas, incendios, obras en construcción, vías sin asfaltar, industrias y vehículos. La clasificación del material particulado se da de acuerdo con su tamaño, de 10 y 2.5 micras, estas últimas son más finas y generan mayor afectación a la salud humana.