El desgarrador relato de una exalumna del Marymount

26 Febrero 2022, 09:42 AM
Share
A raíz de las múltiples denuncias contra un profesor del colegio Marymount, una exalumna decidió compartir el relato del abuso que sufrió.

Desde este jueves 24 de febrero, el reconocido colegio femenino Marymount, ubicado al norte de Bogotá, quedó en ojo del huracán tras hacerse públicas numerosas denuncias por parte de exalumnas y padres, dando a conocer el abuso y acoso de un profesor.

El hombre en cuestión se llama Mauricio Zambrano y presuntamente estuvo intimidando y aprovechándose de estudiantes menores de edad por al menos quince años.

La institución educativa anunció que el hombre en cuestión ya no está vinculado al Marymount y ante la presión expresaron las siguientes palabras:

“Una vez conocidas estas denuncias, activamos los protocolos de protección que tenemos e iniciamos las investigaciones disciplinarias correspondientes, respetando los derechos de las partes involucradas, teniendo como principios el respeto a la intimidad, la confidencialidad y el debido proceso”.

Diversos casos se han conocido, pero recientemente, la exalumna Laura Giraldo, bajo el popular numeral #MarymountNoMásSilencio y etiquetando a varios medios de comunicación, compartió a través de su cuenta de Twitter su relato de abuso involucrando a Zambrano.

Inicialmente, la joven estudiante de medicina en la Universidad de Los Andes aclara que acaba de salir de su testificación con la Fiscalía y procede a narrar su historia.

Giraldo hace parte de la promoción del 2017 y confiesa: “Hoy vengo a hacer una denuncia pública sobre Mauricio Zambrano y mi abuso para que las víctimas, al igual que yo, no se sientan silenciadas por absolutamente nadie, mucho menos el colegio”.

“Para las víctimas, tienen todo mi apoyo, yo estoy con ustedes y espero que encuentren la fuerza de hablar a través de esta denuncia”.

No les miento, estoy muy asustada, no es fácil volver a vivir mi abuso, poner a mi familia en la posición de oír mi historia y de encontrar fuerza para seguir con el debido proceso”.

La estudiante menciona que todo comenzó cuando cursaba el séptimo grado, cuando hacía parte del equipo de fútbol y él era entrenador. Por ese tiempo, sus primeros acercamientos fueron con “chistes inapropiados” por parte del maestro.

Todo se intensificó cuando ella llegó a décimo, la exalumna del Marymount explica que él trataba de propiciar espacios para que estuvieran a solas, tanto así que llegó a pedirle su número de teléfono y escribirle a través de WhatsApp, le pedía que se saliera de clases y le prometía que nadie iba a saber de su relación.

Cuando Laura tenía 16 años empezó a ceder a las insinuaciones y la presión, le demostró que él podía confiar en ella, hasta el punto en que el profesor se atreve a decirle: “Quiero hacer cosas contigo”, a lo que eventualmente ella dijo “sí”, sin saber las consecuencias y lo que conllevaría a la afirmación.

En el momento en que la presunta víctima cursa el grado once, Zambrano intentaba concretar citas de diversas maneras, hasta que una noche en la que ella debió quedarse en el colegio para cumplir con ciertas responsabilidades, él citó la citó en el parqueadero, exactamente en el carro de la menor, le pidió las placas y ambos entraron al vehículo.

Me besó, estaba en jardinera y abusó digitalmente de mí (no me da pena decirlo, es parte de mi historia y así de real fue el abuso). Yo no hacía nada, recuerdo que él intentaba que yo lo cogiera, que le hiciera algo, pero estaba tan nerviosa que me quedé congelada, le decía que no porque estaba muy nerviosa y así solo lo dejé besarme y tocarme hasta que se bajó del carro”.

Después de eso no volvieron a encontrarse y como se dio cuenta que no podía recibir lo que quería, terminó alejándose. Cuando Giraldo se graduó él siguió insistiendo, ella lo rechazó y él se molestó.

Estudiando medicina, la joven hizo “rotación en Medicina legal” y así se dio cuenta que había sido víctima de abuso sexual.

“Después de este evento no he sido la misma, sufrí otros tipos de abuso, comencé a depender del alcohol por un tiempo y fui diagnosticada con un trastorno de la conducta alimentaria del cual hasta ahora me estoy recuperando. Hoy en día tengo 22 años. Este evento me cambió la vida y todo lo que soy. Nunca había entendido por qué, pero gracias a todo este movimiento ahora abrazo la libertad de aceptar mi pasado y poder sanar”, expresa Laura Giraldo.

Muchos se preguntan por qué el colegio tardó tanto en tomar cartas en el asunto, al parecer, tomaron un comportamiento permisivo con Zambrano, a pesar de que, según las estudiantes, era algo que se sabía, un secreto a voces en el Marymount.

KienyKe Stories