Pentacidad: un modelo educativo para la construcción de proyecto de vida

Publicado por: anamaria.gomez el Mié, 18/11/2020 - 15:34
Share
El modelo de Pentacidad aporta a la formación de jóvenes íntegros capaces de desarrollar proyectos de vida que contribuyan a la creación de una sociedad más justa y equitativa.
Créditos:
pressfoto

El desarrollo y construcción de una sociedad se basa en la formación de profesionales íntegros capaces de diseñar y ejecutar su propio proyecto de vida. La Norma Internacional de Certificación de Calidad Educativa por Competencias y Valores, es un sistema que además de posicionar a los países dentro de los rankings educativos nacionales e internacionales, aporta a las instituciones educativas herramientas que fomentan el desarrollo integral de la persona en cinco aspectos: identidad, social, mental, corporal y emocional.

El modelo Pentacidad con base a los cinco ámbitos mencionados, crea un sistema en el que se desarrollan 20 capacidades básicas que le permiten al individuo actuar con coherencia. Además se adquieren 80 valores entre los cuales se destacan la libertad, el respeto, la justicia, la eficiencia, la serenidad y la autoridad. De acuerdo con la CEO de Pentacidad, Claudia Sandoval Chegwin, esto le permite a cada estudiante “tomar las riendas de la propia vida, ser una persona soberana y feliz, ser corresponsable y mejorar continuamente”. 

Según la CEO, este modelo contribuye a la creación de un entorno igualitario y equitativo en el cual el amor, poder y equilibrio son los pilares para la creación de identidad. A través del “aprendizaje autónomo y funcional aplicado a la vida cotidiana, se adquieren competencias para la vida tales como: aprender a ser persona, a convivir, a pensar y aprender, a comunicarse, a autocontrolar las emociones y a hacer y emprender. Se puede dar solución a los conflictos mediante la reflexión y el compromiso personal, colectivo y social (…) puede llegar a ejecutar su propio proyecto de vida”. 

Por medio de la metodología de autorregulación de la identidad, la convivencia, el aprendizaje, la comunicación, y las emociones, el cuerpo docente puede crear un sistema integrado que reconoce en cada estudiante un ser único capaz de auto orientarse en las distintas áreas de la vida: personal, familiar, académica, social, laboral.

Mediante la Norma Internacional para la Gestión de la Calidad Educativa por Competencias y Valores (Norma Técnica Modelo Pentacidad NTMP 001:2015), se invita a las instituciones públicas y privadas a desarrollar competencias que aborden el ser, el saber y el saber hacer, con el fin de garantizar la integración de todos los agentes  involucrados en el proceso de formación (docentes, estudiantes y familias) para “la creación de una sociedad más justa e igualitaria que respete los derechos humanos, la sostenibilidad ambiental, preparando a la ciudadanía para el ejercicio libre y responsable de la democracia”, precisó Claudia Sandoval. 

Con el fin de garantizar que las instituciones educativas desarrollan competencias y cuentan con un cuerpo docente capaz de transmitir conocimientos, acompañar y orientar a las y los estudiantes, se realizan certificaciones por empresas internacionales. 

La multinacional SGS ofrece servicios de certificación y auditoría a los colegios en los estándares de la normatividad de Pentacidad. Además, tiene el propósito de “dinamizar la formación en el modelo de este programa de gestión para el desarrollo del ser humano desde la educación básica”, explicó la jefe de capacitación de SGS Academy, Diana Vivas.

Por medio de este sistema desarrollado por el grupo Pentacidad y el trabajo de SGS para la difusión de cultura y modelo de gestión educativa, se han obtenido resultados positivos en la creación de ambientes sanos e inclusivos que logran contribuir a la formación de jóvenes capaces de aportar y transformar la sociedad.

KienyKe Stories