Así nació el amor prohibido del presidente Emmanuel Macron

Así nació el amor prohibido del presidente Emmanuel Macron

7 de mayo del 2017

Los lentes de la prensa europea han estado en los últimos meses detrás de la ultraderechista Marine Le Pen y el socioliberal Emmanuel Macron, que en segunda vuelta se quedó con la Presidencia de Francia para los próximos cinco años. En medio del fragor característico de los comicios no solo trascienden sus posturas, promesas y pronunciamientos; sino también su vida personal.

El mandatario electo, de 38 años, es el hombre más joven en llegar al emblemático Palacio del Elíseo. En varias oportunidades ocupó la portada de importantes revistas y periódicos del viejo continente, que además de destacar su trayectoria se refirieron a la mujer que lo acompaña siempre de la mano y celebra con él sus triunfos y derrotas.

A simple vista, se le podría confundir con la madre de Macron, pero se trata de Brigitte Trogneux, la profesora de 64 años que lo enamoró cuando solo era un niño. En un romance al mejor estilo francés.

Un amor que las barreras sociales no lograron separar

Fue en el liceo jesuita La Providence, en la pequeña ciudad de Amiens, en el norte de Francia, donde se gestó la historia de un amor clandestino, de esos que la élite desaprueba con vehemencia.

No era para menos. Emmanuel Macron, de 17 años, se inclinaba en ese entonces por el arte. Aprendía piano e iniciaba en el teatro. Brigitte era para la época docente de artes dramáticas y estaba casada con el banquero André Auzière, con quien tenía tres hijos, uno de ellos de la misma edad que su aprendiz.

En las tardes en las que maestra y alumno estudiaban guiones de obras se gestó el cariño que pronto se convirtió en amor.

“Hablábamos de todo. La obra era solo una excusa. Sentía que siempre nos habíamos conocido”, reveló Macron en su libro Revolution.

Entonces se desató el escándalo. Al enterarse de la relación los padres enviaron al adolescente Emmanuel a París, para que allí, lejos del romance vetado, continuara desarrollando su talento.

Como si se tratara de una novela de drama, el joven le hizo una promesa a la mujer. “No te desharás de mí fácilmente. Volveré y nos casaremos”, le escribió en una carta, según confesó años después en el documental ‘Emmanuel, la estrategia del meteoro’.

Le cumplió después de 14 años, rompió los prejuicios impuestos de la sociedad francesa y en 2007, cuando él llegó a los 30 y Trogneux a los 57, se juraron amor eterno.

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

“Sin ella no estaría aquí”

Brigitte dejó de ser la maestra de Emmanuel. Pasó a ser su compañera de vida y su apoyo profesional. Aunque no tienen hijos, él siente como propios los del matrimonio anterior y a los nietos que lo han hecho “abuelo” antes de los 40 años. ‘Bibi’ o ‘Bam’, como la llaman sus amigos más cercanos, hace parte de su equipo de colaboradores, le revisa los discursos, está al tanto de su agenda y de su imagen.

La prensa francesa asegura que Emmanuel Macron “no hace nada sin pedirle a ella consejo, ya sea sobre el fichaje de alguien, sobre la elección de un traje o un corte de pelo”.

La vida íntima de quien gobernará durante los próximos cinco años a una de las grandes potencias del mundo ha sido motivo de burlas, críticas y chismes. Incluso, hay quienes afirmaron que en alguna oportunidad le fue infiel a su esposa con el locutor de Radio France Mathieu Gallet.

El propio Macron ha salido a desmentir ese tipo de rumores, reiterando que su esposa comparte toda su vida “desde la mañana hasta la noche” y que siempre habrá un lugar para ella a su lado, y no atrás, como puede ocurrir con otros jefes de Estado.

“Sin ella no estaría aquí hoy (…) Su lugar, no detrás, ni escondido, sino a mi lado, donde siempre ha estado”, anunció al salir victorioso de la primera vuelta electoral. Luego la besó ante millones de personas.

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

La peculiaridad de su historia de amor también llevó a Macron a ganar en los momentos previos a las elecciones. Brigitte Trogneux lo acompañó en todos sus actos políticos, en primera fila y ante las cámaras que la perseguían le dio todo su respaldo a su joven compañero.

De esta manera, rompieron los moldes de la política francesa, que ha sido dominada por hombres con amantes más jóvenes. Ese fue el caso del saliente mandatario François Hollande, quien se separó de su pareja, Valerie Trierweiler, después de un desliz con una actriz de 18 años de edad.

Así las cosas, se esperaría que como pareja presidencial continúen dando de qué hablar. Desde ahora, hay quienes los comparan con icónicos matrimonios de la política mundial como lo han sido Michelle y Barack Obama.