Colombia y su sobredosis de Ibuprofeno

Colombia y su sobredosis de Ibuprofeno

12 de Junio del 2014

El Ibuprofeno es una especie de medicamento bendito. Hace parte de todos los botiquines, es recetado con frecuencia por los médicos de las EPS y recomendado para cualquier tipo de dolor. Su popularidad, resultado del alto nivel de efectividad y bombardeo publicitario, generó ventas por 200 mil millones de pesos en Colombia durante 2013. Una de las marcas tradicionales que comercializa este medicamento está entre las diez más vendidas del país.

Se conocen todas sus virtudes, pero ¿cómo afecta su consumo excesivo a la salud? ¿Cuál es el fenómeno publicitario detrás de este medicamento? Y ¿Cuáles son las dosis que deben ser vendidas bajo fórmula médica? KienyKe.com consultó a varios expertos sobre el fenómeno llamado Ibuprofeno.

¿Por qué es popular el Ibuprofeno?

El profesor José Julián López, director del Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional, explica que este medicamento no es popular en Colombia sino a nivel mundial. Hay varios factores para serlo. Por ejemplo, es uno de los antiinflamatorios más antiguos en cuanto a su desarrollo y tradición de uso.

Su historia comenzó hace más de 40 años en los laboratorios del Departamento de Investigación de The Boots Pure Drug Company Ltd. en Nottingham (Reino Unido). Fue patentado hacia el año 1961 y al principio se utilizaba solo para el tratamiento de la artritis reumatoidea. En 1983 ingresa al grupo de medicamentos de venta libre.

Pastillas ibuprofeno

“En la televisión promueven un ibuprofeno dependiendo del dolor. Hay una marca para el dolor de espalda, otra para el dolor de cabeza, otra para el dolor menstrual y una distinta para el dolor muscular. Nos hacen creer que es diferente para cada tipo de dolor. Pero todos tienen el mismo principio activo y es el ibuprofeno”, concluye López.

Por su parte, el médico Óscar Andia, vicepresidente de política farmacéutica nacional de la Federación Médica Colombiana y director del Observatorio del Medicamento, sostiene que el Ibuprofeno es popular por dos fenómenos. El primero es por sus características técnicas. Es un buen antiinflamatorio, tiene un buen efecto analgésico y antipirético. Esto multiplica sus posibilidades de uso y con una dosis adecuada es un excelente producto.

El segundo fenómeno no es tan bueno para el consumidor. El médico se refiere a la inducción a la demanda o a la autoformulación no responsable. “Hay una presión publicitaria masiva que hace que casi el 50% de las ventas del Ibuprofeno en Colombia sean de una sola marca. Es resultado de una cantidad de campañas publicitarias, presentaciones (grageas- cápsulas) formulación y dosis distintas que se sacan al mercado”.

“En estos casos es difícil definir hasta qué punto es legal y ético promocionar el uso de este producto. Se trata de una poderosa maquinaria con mecanismos de publicidad y promoción del producto. También hay bombardeo por épocas según los picos de las epidemias”, indica Andia.

Drogueria, Farmacia

Los efectos negativos para la salud

“A mayor concentración más efectos secundarios”, dice el médico Andia. Los principales riesgos de consumir Ibuprofeno, en dosis altas y por uso prolongado, están relacionados con dolencias gastrointestinales y cardiovasculares. Significa que pude producir gastritis o desencadenar una úlcera. Además de aumentar las posibilidades de un infarto o hipertensión.

El profesor López indica que el uso abusivo de este medicamento puede encubrir y disimular los síntomas de una enfermedad. “Voy hablar de cosas graves. Un dolor de cabeza puede ser una aneurisma. Le alivia el dolor pero sigue ahí. En la neumonía también sucede, lo alivia pero la enfermedad sigue ahí”.

Ibuprofeno de venta libre

Es importante conocer que el Ibuprofeno en dosis bajas, es decir de 200 miligramos, es de venta libre en todo el mundo. Pero en concentraciones mayores requiere de prescripción médica, es decir de 400, 600 y 800 miligramos. “Eso no lo cumple nadie. En algunos casos este medicamento hace parte de la canasta familiar. Existe un riesgo en consumir el medicamento sin ninguna asesoría profesional, es decir un médico o farmacéutico. En Colombia es un riesgo porque la mayoría de las farmacias no están profesionalizadas”, dice López.

Enfermedad

Mientras Andia recuerda una frase célebre del profesor Enrique Nuñez Olarte, pionero de la farmacia y la medicina en Colombia: “Nada es veneno. Todo es veneno. Depende de la cantidad”.

“Los medicamentos no tienen dosis. Son los pacientes quienes tienen dosis”, dice López. Todo depende de la dolencia y condición clínica de cada persona. Por ejemplo, para un dolor de cabeza o un estado gripal es adecuado un Ibuprofeno de 200 mg para adultos. Pero si es formulado para un postoperatorio la dosis puede aumentar hasta 800 mg.

Cifras del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), muestran que éste instituto ha otorgado 556 registros sanitarios a productos que contienen como principio activo al Ibuprofeno. Sin embargo, dicha cantidad incluye todos los estados, es decir los registros vigentes, cancelados, en trámite de renovación, vencidos, con pérdida de fuerza ejecutoria y temporalmente no comercializado.

¿Existe una alternativa para reemplazar el Ibuprofeno?

“Para el dolor de cabeza, fiebre y enfermedades virales siempre se ha preferido el Acetaminofén. Sin embargo, esta tendencia ha cambiado. Para niños se ha incrementado el consumo de este medicamento en forma de jarabe”, comenta López.

“El ibuprofeno es una alternativa al Acetaminofén y no lo contrario. Se arranca con Acetaminofén y si no funciona se pasa al Ibuprofeno”, concluye.