El empresario alpinista

El empresario alpinista

14 de Junio del 2012

La primera vez que Carlos Gómez escaló fue cuando era boy scout en el colegio, después lo hizo por segunda vez, hace dos años y medio, cuando se vinculó a Epopeya; programa de Liderazgo y Montaña integrado por los mejores montañistas de Colombia. La montaña más alta que ha subido es el Kilimanjaro, en África. Actualmente se encuentra escalando el Denali, en Alaska, que es la montaña más fría del mundo, con una temperatura de hasta 40 grados bajo cero.

Gómez, quien es el vicepresidente de Riesgo y Auditoria de Pacific Rubiales, es el encargado de transmitir los valores de la expedición a través de la escuela de liderazgo de esta multinacional petrolera con tres premisas: dedicación, empuje y nuevos retos. “Así como Pacific es una empresa que se aventuró a trabajar en Colombia, a pesar de las circunstancias, los escaladores subimos las montañas más altas en las condiciones más difíciles posibles”.

Las experiencias que este empresario ha vivido en la montaña le han permitido ver el futuro con más optimismo, lo inspiran a encontrar nuevas ideas y a trabajar en equipo.

Carlos Gómez

En la montaña se entrega la vida a los compañeros de cordada, quienes deben generar confianza y seguir los protocolos para minimizar cualquier riesgo. Es la misma cumbre la que les enseña a confiar en los otros.

Cada vez que se escala una montaña se deben cumplir ciertos objetivos. La meta siempre es regresar a casa para reencontrarse con la familia. La cumbre siempre será una escuela que enseña a los escaladores a ser mejores personas.

A sus 50 años, el Alto Ejecutivo aún siente mariposas en el estómago cuando comienza una expedición y solo se le quita el susto cuando regresa a casa.

En general, Carlos Gómez le teme a no cumplir lo que promete. Es un hombre muy creyente y se encomienda a Dios cada vez que sube a una montaña. “Entre más alto, se aprecia más la grandeza de lo que creó y la belleza de la inmensidad de la tierra. Se está más cerca de las estrellas”, dice.

Carlos Gómez

Las expediciones colombianas son fuertes, grandes y tienen un gran amor por la patria. Además de ser alegres y optimistas.

Las próximas metas de Gómez son poder continuar con el sueño de Nelson Cardona -uno de sus compañeros-, y es escalar tres montañas más para completar las siete cumbres después de Denalí: Vinson (en el Polo Sur), Erbrus (en Rusia) y el Carstenz en Papúa (Nueva Guinea). Nelson Cardona sufrió un accidente cuando se preparaba para escalar el Everest en 2007, en el que perdió parte de su pierna derecha. Luego de un largo proceso de rehabilitación volvió a las montañas y hoy es parte del equipo de Carlos Gómez.