Laura Sánchez y su fórmula del éxito como influencer de belleza

Publicado por: felipe.lopez el Dom, 11/04/2021 - 10:44
Share
Creado Por
Felipe López
En conversación con KienyKe.com, la beauty guru colombiana, Laura Sánchez, habló de su experiencia en redes, su marca y cómo se proyecta al futuro.
Laura Sánchez

Las redes sociales en un abrir y cerrar de ojos han transformado un mundo y una sociedad que tal vez no estaba preparada, aunque muchos continúan criticando su uso, otros han visto la oportunidad de encontrar una mira de oro, por ejemplo, los influencers, y Laura Sánchez es la perfecta referencia colombiana que trasciende las fronteras de su propio país.

Esta bogotana lleva más de 10 años presente en los espacios virtuales y aunque al principio no creía que su interés en maquillaje y lo digital rindiera frutos económicos, en la actualidad no solo es una exitosa creadora de contenidos, también cuenta con una firma de cosméticos que cada vez está más al alza.

KienyKe.com entrevistó a la youtuber para sumergirse más en su mundo de belleza y creatividad, ella empezó recordando cómo identificó en el maquillaje una palpitante pasión:

Yo siempre tuve un interés por cosas como el maquillaje, el color del pelo, la moda, pero específicamente era con cambiarme el color del cabello, experimentar también con mi cabello, esto empecé a hacerlo como desde que tenía 12 o 13 años, desde que mi mamá me dejó pintarme el pelo, pero nunca me imaginé como, ‘quiero ser estilista, quiero ser maquilladora, o quiero ser diseñadora de modas’, no, jamás”. 

“Estamos criados en una cultura en la que lo normal es trabajar siendo doctor, siendo un abogado, es decir, las carreras consideradas ‘serias’. Pero tuve la fortuna que mis papás nunca me empujaron a hacer algo que yo no quisiera, ni tenían esa mentalidad de ‘tienes que ser doctora’. Tuve esa libertad de empezar a explorar qué quería estudiar después que salí del colegio, y aún estaba un poquito confundida, estaba entre medicina, veterinaria porque amo los animales, o el otro extremo, médico forense, o algo ya relacionado con publicidad, diseño, o como con computadoras porque también empezaba la época de MySpace y me encantaba, yo juraba que era buenísima diseñando páginas”.

Como Laura Sánchez no sabía bien a qué apuntarle al salir del colegio, decidió trasladarse hasta Canadá para perfeccionar su inglés:

“Todavía no había visto una carrera, hasta que conocí unos chicos que estaban estudiando Cine y Televisión en Vancouver, de México, empecé a salir con ellos y ayudarles con sus tareas, haciendo maquillaje para sus cortos, para lo que fuera que estuviesen haciendo y pasó de hacer maquillaje como de polvos y base a efectos especiales, ahí fue cuando dije ‘wow, esto me encanta’, es como medio sangriento, medio creativo, pero también con maquillaje, con belleza, con moda, que es lo que me gusta, allá me di cuenta que mucha gente iba a estudiar cine porque allá la industria es muy grande, entonces ahí también encontré la academia, me presenté, pasé un examen súper miedoso que tenía que pasar de inglés, pero me salieron las cosas y gracias a eso empecé con maquillaje”.

A continuación puede ver la entrevista completa con Laura Sánchez:

Pero la protagonista de esta historia no se quedó solo con lo que aprendía en la academia, también decidió plasmar su aprendizaje y talento en un emergente entorno llamado las redes sociales:

“Estaba apenas muriendo MySpace y empezando Facebook, apenas abrí mi Facebook, yo me acuerdo que lo empecé a tratar como mi MySpace, yo subía de todo, como una foto de un laguito, una foto mía, una foto de lo que hice en el día de hoy, también una foto de lo que le hice a la modelo en clase, todo lo subía. Cuando abrí Facebook empecé a hacer lo mismo, a subir fotos de mi trabajo y al yo aceptar gente que no solamente eran mis amigos, yo aceptaba a todo el mundo, inconscientemente yo estaba creando una red social, pero sin saberlo en ese momento porque pues no era algo conocido, la misma gente que yo aceptaba me iba preguntando: ‘¿cómo hiciste ese maquillaje? ¿cómo hago para difuminarme? ¿me ayudas que mi tipo de piel es esta?’, a mí me pareció súper chévere ayudarles y responderles”.

“Pero dije: ‘en video es más fácil, es más fácil, así pueden aprender mejor que yo escribiendo’. En ese momento, YouTube tenía uno que otro canal de belleza, pero en inglés, no encontraba nada en español, yo estando en Vancouver dije, ‘voy a abrir el canal’, lo abrí y no me animé a subir nada hasta que volví a Colombia, subí el primer video y ahí empezó todo”.

Desde ahí el resto es historia, su canal en YouTube se tornó algo inesperado y lo que sería su principal fuente de ingresos, su trabajo formal y estable, tanto así que decidió mudarse al exterior, exactamente, Los Ángeles, Estados Unidos, y llevar su sueño e ilusiones a un próximo nivel.

“Fueron varias cositas que pasaron para tener la oportunidad de estar acá, primero conocí a mi novio en Colombia, que es mi esposo ahorita, vivimos juntos en Estados Unidos, segundo, conocí a una mánager que justo es de Estados Unidos y viajó a Colombia, la conocí y estaba interesada en trabajar conmigo y con mi esposo, pero me dijo ‘yo no conozco a nadie en Colombia, no sé cómo ayudarte en Colombia, pero acabo de conocer a este señor que trabaja con uno de los bloggers más grandes en Estados Unidos y creo que todo esto pasó por algo, entonces ven y trabajas conmigo en Estados Unidos’”.

“Yo dije que bueno, todo pasó por algo, me fui como a las dos semanas, estuve primero en Miami unos días porque había unos premios de música a los que invitaron a mi esposo, yo descrestadísima, recién llegada y ya en una alfombra roja, después empecé a trabajar con ella más en lo mío, de belleza, trabajar con marcas y me quedé porque me empezó a ir bien trabajando con marcas y lo pude hacer”.

Sin embargo, Laura Sánchez dio un salto que pocos influencers se atreven a dar y fue crear su propia marca Laura Makeup Labs. Con esta apuesta no solo ofrece su propia visión sobre el maquillaje, también le apunta al cuidado de la piel.

“El riesgo lo tomé porque hace mucho lo quería hacer, pero no había visto la oportunidad, no había visto el dinero, se requiere de mucho dinero, mucho aprendizaje, mucha investigación y la verdad antes no me sentía capaz de hacerlo, en este momento se dio la oportunidad porque vi que tenía el dinero ahorrado, lo quise invertir”.

Estuve dos años buscando laboratorios y con quién trabajar para mi marca, pero nunca encontré algo que me gustara mucho o que se diera muy concreto hasta que, justo cuando yo estaba buscando laboratorio, otro laboratorio me buscó y me escribió, cositas que van encajando, justo se dio, el laboratorio me encontró a mí, yo los estaba buscando a ellos, hicimos unas primeras reuniones y me gustó mucho el laboratorio, las fórmulas que tenían, los colores y también que me dieron total libertad para hacer todo lo que yo quería”.

“El primer producto en el que empecé a trabajar fue mi paleta de sombras, y empezando a empaparme un poquito de cómo era el desarrollo de los ingredientes, de todo el producto, del arte, me arriesgué a lanzar un segundo producto simultáneamente, la paleta la hicimos aquí en Estados Unidos y mi primer, Martini Prep, también lo hicimos y eso fue en Colombia, fue riesgoso, todavía estoy aprendiendo”.

Algo llamativo del mundo de los influenciadores son los lujos que aparentemente les rodean y la gente importante que llegan a conocer, en el caso de Laura, ha conocido a grandes personalidades, como Lady Gaga o Rihanna (ambas con sus propias marcas de maquillaje), entonces también habló sobre cómo son realmente este tipo de encuentros.

“Uno cree como: ‘allá invitaron a Laura que de pronto es una gran celebridad de maquillaje y allá está Lady Gaga’, entonces cree que uno entra y Gaga la saluda, se toma la foto, no, a Laura y a todos los otros influencers nos toca hacer una fila gigante como cualquier otro meet and greet y obviamente la oportunidad está ahí y es genial que a uno lo inviten a ese tipo de eventos, pero pues uno arreglado, con los tacones y todo eso, y uno es en serio dos o tres horas en las filas para poder tomarte la foto con la celebridad invitada al evento, entonces sí es un poquito difícil”.

“Ese de Lady Gaga creo que estuve en fila como dos horas para poder tomarme la foto con ella y después llegó creo que James Charles, cortó la fila y lo pasaron de primeras, entonces también depende del estatus de influencer que seas para poder hacer esas cosas. Pero por ejemplo, en un evento en el que estuve con Rihanna, ese evento fue súper íntimo y fue increíble porque la tuve al lado, me volvió nada con tequila, ella misma, no le podía decir que no entonces, entonces cada vez que me pedía yo: ‘claro, haz lo que quieras conmigo’.

Laura Sánchez continúa explorando su potencia y promete reinventarse y adaptarse a cómo las redes sociales van cambiando, así como sus usuarios, sin embargo, su contenido y su marca seguirán existiendo con ese toque especial que tanto atrae a sus seguidores.