Así me hackearon el WhatsApp para robar más de tres millones de pesos

26 Julio 2022, 02:23 PM
Share
KienyKe.com conoció de primera mano el caso de Andrés López, un usuario de WhatsApp a quien delincuentes le hackearon la cuenta y robaron por más de tres millones de pesos a sus contactos.

Ya es conocido que los robos a mano armada son una constante en las grandes ciudades de Colombia. Sin embargo, con el avance de las transacciones digitales, los criminales han innovado en sus formas para hacer de las suyas. Este el caso de Andrés Lopéz, un profesional financiero que reside en Medellín y quien vio cómo criminales tomaron el control de su cuenta de WhatsApp y luego robaron más de tres millones de pesos a sus contactos.

Luego de disfrutar unas merecidas vacaciones, López volvió a sus actividades laborales en la empresa financiera donde se desempeña como director. Transcurrían las primeras horas de su día sin mayores novedades, hasta que a las 10 de la mañana recibió un inesperado mensaje a través de WhatsApp en el que le notificaban, desde “soporte técnico”, que su cuenta iba a ser utilizada en otro dispositivo.

López no vio ningún problema en contestar el mensaje y le generó confianza que la foto de perfil del número desde donde le escribían tuviera el logo de la red social de mensajería.

“El mensaje decía que alguien estaba usando mi cuenta desde otro dispositivo; que si era yo, dijera que sí; y si no era yo, dijera que no”, explica.

Ante la alerta de un supuesto hackeo de su cuenta de WhatsApp, Andrés quiso curarse en salud y respondió “No”, sin pensar que minutos después a través de su perfil estafarían a varios de sus contactos.

El joven no vio ningún peligro al considerar que su WhatsApp no estaba vinculado con ningún dato sensible que pudiera generarle algún riesgo.

“No lo vi fraudulento y además pensé que mi WhatsApp no está conectado con mis bancos, con los bancos de la organización en la que trabajo. No está conectado con nada, entonces dije qué fraude puede ser esto, no tiene ningún sentido que haga me hagan un fraude por WhatsApp”.

Luego de responder con la palabra “No”, le llegó a un código a través de mensaje de texto el cual tenía que brindar por la misma vía. Al momento de dar dicho código, perdió el control de su cuenta de WhatsApp.

“Yo estaba muy ocupado en reuniones. Yo no podía perder la conexión con WhatsApp y lo hice”, reconoce.

Estafa por más de tres millones de pesos

 

Cabe resaltar que WhatsApp no permite el uso de una cuenta en varios dispositivos, por lo que para utilizar la aplicación en otro teléfono, es necesario validar la identidad a través de algunos códigos. Los mismos que Andrés brindó sin ser obligado.  

Cuando volvió a requerir su cuenta, tras haberse dado cuenta del hackeo, la aplicación le respondió que tendría que esperar 12 horas para volver a pedir otro código con el cual recuperar su cuenta.

Voy a estar 12 horas sin WhatsApp, pero no va a hacer nada grave, es una de mis herramientas de trabajo, pero pensé: algo haré”, se dijo en ese momento.

Tras una hora y media transcurrida desde el bloqueo, recibió la llamada de una amiga que de inmediato le preguntó: “¿Te sirvió? ¿Qué fue lo que te pasó?”. Él, sin entender, pidió explicaciones, a lo que su amiga respondió que le había consignado 700 mil pesos a pedido de él por WhatsApp.

Ahí me di cuenta que sí tengo información sensible; mi información sensible son mis contactos”, reconoce.

Los criminales pedían plata prestada a sus contactos en la red social, utilizando su nombre y en supuestos escenarios de urgencia.

Incluso, otra de sus amigas, a quien también estafaron, se encontraba a una cuadra de distancia; ella estaba en la oficina y él almorzando en los alrededores de la empresa. Solo a ella le robaron $3.200.000 en dos transacciones que realizó, pensando que estaba ayudando a su compañero de trabajo.

De inmediato, puso en aviso a todos sus familiares y amigos, a través de cadenas de información de un contacto a otro y por varios canales.

“Yo no soy del estilo de pedir plata prestada a nadie, por eso la gente me empezó a llamar antes de seguir con la conversación cuando hablaban en mi nombre”.

Paradójicamente, en horas de la noche sus contactos comenzaron a recibir el mismo mensaje por WhatsApp que recibió López antes de que su cuenta fuera hackeada. El insumo más importante para los criminales en este caso son los contactos.

Robo Andrés López

WhatsApp y la justicia en la mira

 

Andrés López critica que WhatsApp no haya actuado de manera inmediata para bloquear su cuenta hackeada, aun con las pruebas de estafa de por medio.

“Esta red social no es tan segura como parece, no actúa en el momento en el que el usuario lo necesita”.

Además, apunta contra las plataformas financieras digitales, como Nequi o Daviplata, las cuales solo requieren de un correo electrónico para el registro. Los delincuentes lograron utilizar más de 10 cuentas distintas en pocos minutos para evitar que les bloquearan el dinero robado.

Aunque Andrés y sus amigas estafadas presentaron las respectivas denuncias ante las autoridades por robo de información, suplantación de identidad y estafa, es pesimista en cuanto a las respuestas favorables.

“El sistema de justicia de este país es inaccesible porque es muy difícil poner este tipo de denuncias virtuales y toma mucho tiempo, ya que hay que entregar mucha información cuando la víctima necesita atención rápida”.

Finalmente, su denuncia quedó catalogada como “robo de documentación”, debido a que las autoridades no tienen un ítem especial para los delitos cibernéticos.

Este tipo de robos siguen siendo una constante, pero lamentablemente las personas afectadas terminan siendo revictimizadas. Es común que la crítica recaiga sobre la persona que actuó de buena fe, bien sea respondiendo un mensaje por miedo o transfiriendo dinero a un amigo en apuros.

Andrés reconoce que pecó de inocente y no tomó todas las precauciones, sin embargo, habría que cuestionar duramente al sistema judicial y también a las plataformas digitales por la omisión en estos casos.

KienyKe Stories