Humberto de la Calle: convicción por ser un hombre de paz

Publicado por: admin el Mié, 25/12/2019 - 06:41
Share
Es caldense, abogado e intentó en las contiendas electorales del 2018 ser el presidente de los colombianos. Dijo que tuvo la derrota más grande del país pues apenas alcanzó 399.180 votos a pesar d
Humberto de la Calle: convicción por ser un hombre de paz
Es caldense, abogado e intentó en las contiendas electorales del 2018 ser el presidente de los colombianos. Dijo que tuvo la derrota más grande del país pues apenas alcanzó 399.180 votos a pesar de que lo respaldaba el partido Liberal y tenía un reconocimiento entre los ciudadanos luego de ser el jefe negociador de los acuerdos de paz con las Farc. No le molestó esa derrota, de hecho la toma de manera jocosa al recordarla, y afirmó que tiene otros objetivos en su vida.  Humberto de la Calle Lombana nació el 14 de julio de 1946 en Manzanares, Caldas. Es elocuente al hablar y su paso por importantes cargos en distintos gobiernos lo han forjado como uno de los hombres con más experiencia en política de los últimos años. Un camino que lo llevó a estar más de cuatro años en La Habana, Cuba, lejos de su familia, intentando lo que muchos con anterioridad habían intentado, que el grupo guerrillero más antiguo de Iberoamérica dejara su lucha armada.  [single-related post_id="1229315"] Sin pensarlo dos veces aceptó estar en ese proceso extenso y lleno de baches, sorteando situaciones tan complejas pero siempre con la convicción y la creencia de que la paz era el rumbo que debían tomar para cambiar al país. Humberto de la Calle es uno de los políticos más influyentes del país y una de las figuras que más resaltaron de esta década que está culminando. Es por eso que KienyKe.com se sentó con él para dialogar sobre su vida y reflexionar sobre lo que ha sido de Colombia en estos últimos años.  [caption id="attachment_1229793" align="alignnone" width="1024"] Foto: Gabriela Caballero - Kienyke.com.[/caption]

La escritura más allá de todo

"Yo no soy el político que se muere si no obtiene su meta, que si no es presidente se deprime. Me han derrotado como ocurrió hace, la mayor derrota de la historia de Colombia la tengo yo", le confesó De la Calle a este medio. Una batalla que perdió pero que no le quitó mucho pues como gran lector, se refugió en las letras y dio un paso al lado en la política.  Siempre le interesó la literatura, contó que lee de todo: genética, astronomía, sobre política y economía también, y admite que es un poeta frustrado aunque alguna vez lo intentó: "Como uno tiene que ganarse el pan, cuando empecé a ser abogado, la literatura se convirtió en literatura jurídica, que eso mata cualquier inspiración y eso apartó toda esa vocación".  https://www.youtube.com/watch?v=m5TkYy9GRaM&feature=emb_title Inspiración que volvió con fuerza cuando tomó muchos de los apuntes que hizo durante las negociaciones en La Habana para escribir el libro: Revelaciones al final de una guerra. "Este libro es el 10 % de lo que yo tenía escrito en notas tomadas disciplinadamente todas las noches. Algún registro tenía que dejar", comentó Humberto.  [single-related post_id="1227392"] Allí el jefe negociador plasmó muchas de las vivencias durante esos duros años, cómo lo afectó la derrota del plebiscito y las veces que presentó su renuncia al presidente Juan Manuel Santos. Un crónica que reposará en la historia del país como una de las visiones de quien estuvo en el acuerdo de paz más seguido de los últimos años en el mundo.  [caption id="attachment_1229789" align="alignnone" width="1024"] Foto: Gabriela Caballero - Kienyke.com.[/caption]

Humberto, el político de los dos procesos de paz

Después de terminar su carrera en la Universidad de Caldas, Humberto de la Calle se interesó por la academia, sus primeros cargos estuvieron relacionados en el sector educación y rápidamente iba escalando en otros oficios ya más enfocados en la política. Su primer cargo de ese tipo fue como registrador nacional en 1982, luego pasó a ser asesor del gobierno de Virgilio Barco.  El protagonismo nacional llegó cuando el país atravesaba uno de los periodos más violentos de su historia. Cesar Gaviria como presidente (1990 - 1994) decidió ponerlo en el ministerio de Gobierno, en el que le tocó representar al Estado en la Asamblea Constituyente, proceso que se dio a raíz de un acuerdo con la guerrilla del M19 y que dejó la nueva Constitución Política de Colombia. De la Calle demostró su capacidad para el diálogo que obtuvo la vicepresidencia del Gobierno de Ernesto Samper. En los gobiernos siguientes fungió como embajador de Colombia ante España, Reino Unida y ante la Organización de Estados Americanos (OEA). En el Gobierno Santos recibió la propuesta de ser el jefe del equipo negociador del Gobierno Nacional y en octubre de 2012 cuando se instaló la mesa de conversaciones fue designado. 
"La política es el punto donde confluye lo mejor y lo peor de la especie humana, porque la inspiración se supone que es noble pero la metodología es sucia, y últimamente con las redes sociales esto se ha vuelto de una ferocidad impresionante", explicó el político.
En la balance, Humberto expuso que la Asamblea Constituyente fue un ejercicio limpio y de grandes discusiones que permitió generar un consenso, pero por otro lado recuerda que proceso de paz fue más complejo: "Uno a las 6 de la mañana creía que hoy firmábamos y a las 6 de la tarde ya había una crisis". Comentó que hubo momentos donde querían tirar la toalla y en el que pensaba que era proceso imposible. Ya después de varios años de firmado el acuerdo, explicó que las Farc cometieron "un error brutal" porque salían todas las mañana hablar ante los micrófonos y a crear noticias y eso demoró la conversación que tuvo que atravesar por una contienda electoral, en la que quedó reelegido Juan Manuel Santos. Y agregó que, "pasar a negociar y por detrás teníamos a la opinión pública, los medios y se fue acrecentando la crítica y la impaciencia que en parte eso explica la perdida del plebiscito".  [caption id="attachment_1229792" align="alignnone" width="1024"] Foto: Gabriela Caballero - Kienyke.com.[/caption] Fueron las experiencias de los fracasos de años anteriores y con diferentes guerrillas las que sirvieron para no repetir el camino, en esta ocasión con las Farc era importante tener unos puntos claves, seis para ser específicos, en los que ambas partes cedieran o se sometieran a algunas de las exigencias.  Humberto de la Calle estuvo en dos procesos de paz importantes para Colombia. Uno de ellos llevó a que miembros del M19 estuvieran en la política nacional y puso una nueva constitución política; y el otro, el de las Farc, si bien ha dejado cientos de emprendimientos de desmovilizados y verdades de medio siglo de guerra que empiezan a salir a la luz pública, confiesa que aun le falta para ser una paz completa. [single-related post_id="1227514"] Son experiencias con las que buscaba ocupar el puesto de presidente de la República y pese al fallido intento le importa mucho más dejarle una enseñanza a sus nietos: la necesidad de buscar la paz.  "Un día unos de mis nietos me dijo: -Explícame, esos no son los malos, entonces porque te vas a ir hablar con los tipos malos-. Yo le dije: -Sí, ellos han hecho daño pero se trata de que termine esa sangría de millones de víctimas-. Ellos lo entendieron y hasta defendieron el proceso de paz desde sus colegios", le comentó De la Calle a este medio.  Si bien no hubo Presidencia, Humberto de la Calle se muestra optimista frente a su aporte al país, sobre el rumbo que tomará ahora por la defensa del medio ambiente y cómo la política puede que sea su vehículo para esa lucha que no solo le compete a Colombia sino a todo el mundo; y por qué no, que vuelva a su rol de ser un negociador de paz, esta vez, entre la humanidad y la naturaleza.