La mala fama que carga el nuevo Nobel de Literatura

Publicado por: admin el Jue, 12/12/2019 - 01:56
La elección de la Academia Sueca para el Premio Nobel de Literatura 2019 ha recibido una reacción violenta en todo el mundo por la negación que el ganador hizo del genocidio bosnio de 1995.

El d
La mala fama que carga el nuevo Nobel de Literatura
La elección de la Academia Sueca para el Premio Nobel de Literatura 2019 ha recibido una reacción violenta en todo el mundo por la negación que el ganador hizo del genocidio bosnio de 1995. El dramaturgo austríaco, novelista y poeta Peter Handke, de 77 años, recibió el premio de 2019 a principios de octubre "por una obra influyente que con ingenio lingüístico ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana", según el comunicado de la Academia Sueca en Estocolmo. [single-related post_id="1225115"] Sin embargo, la decisión ha recibido muchas críticas, ya que Handke es un gran admirador del ex líder serbio Slobodan Milosevic, quien murió en 2006 en el tribunal internacional de La Haya en juicio por crímenes de guerra y genocidio. Handke también expresó su apoyo en un artículo para los serbios durante la guerra en Kosovo. Afirmó que los bosnios musulmanes en Sarajevo se suicidaron y culparon a los serbios, y agregó que nunca creyó que los serbios cometieran genocidio en Srebrenica. El premio Nobel también visitó al ex líder serbio Milosevic en prisión e intentó testificar a su favor. "Estoy aquí por Yugoslavia, por Serbia, por Slobodan Milosevic", dijo Handke, asistiendo al funeral de Milosevic en 2006. La decisión fue criticada primero por los familiares de las víctimas del genocidio, la organización Madres de Srebrenica y Zepa Enclaves, quienes pidieron a la academia que revoque su decisión. Las madres, que perdieron a sus hijos y cónyuges en el genocidio, dijeron que lo que sucedió en Srebrenica es conocido por todos y que los criminales recibieron sus castigos en los tribunales internacionales. También dijeron que era "vergonzoso" premiar a alguien que niega un genocidio. A fines de octubre, las asociaciones de víctimas de guerra y familiares que operaban en Bosnia y Herzegovina se opusieron conjuntamente al premio de Handke. Los representantes de las asociaciones en la capital, Sarajevo, enviaron una carta de condena a la Academia Sueca, que supervisa el prestigioso premio. El actual miembro bosniaco de la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, Sefik Dzaferovic, también calificó la decisión de "escandalosa y vergonzosa" durante un discurso en un evento celebrado en Estambul, Turquía. Mientras tanto, el primer ministro albanés, Edi Rama, también dijo en Twitter: "Nunca pensé que [yo] sentiría vómito por un Premio Nobel". El presidente de Kosovo, Hashim Thaci, fue uno de los que condenó la decisión en Twitter: “Recuerdo que en la década de 1990, Václav Havel, Susan Sontag y muchos otros sabían que el mal en Europa debía ser detenido. Ese genocidio en Bosnia y Kosovo tuvo un perpetrador. Handke decidió apoyar y defender a los perpetradores. La decisión del Premio Nobel trajo un inmenso dolor a innumerables víctimas".

Dimisión en el comité Nobel

La semana pasada, Gun-Britt Sundstrom, ahora ex miembro del comité del Premio Nobel de Literatura, anunció su renuncia por la controvertida decisión de otorgar el galardón a Handke. Sundstrom dijo en un comunicado publicado en el diario sueco Dagens Nyheter que el comité interpretó su elección de Handke como si la literatura estuviera por encima de la política y que ella no compartía esa "ideología". El exsecretario permanente de la Academia sueca y miembro actual, Peter Englund, también anunció la semana pasada que boicotearía las ceremonias de este año. En una entrevista con el diario sueco Dagens Nyheter, Englund dijo: "Celebrar el premio Nobel de Peter Handke sería una gran hipocresía de mi parte". El anuncio de Englund se produjo un día antes de que Handke diera una conferencia el sábado y de la ceremonia el 10 de diciembre, cuando también recibirá 9 millones de coronas suecas (USD 944.000), así como una medalla y un diploma. Durante el discurso del sábado, Handke reiteró su negación del genocidio y respondió a la pregunta de un periodista sobre el tema diciendo: "Prefiero papel higiénico, una carta anónima con papel higiénico dentro, a sus preguntas vacías e ignorantes". En una entrevista con la televisión estatal sueca SVT, Handke también se negó a usar el término genocidio para lo que sucedió en Srebrenica y lo llamó un "asesinato de hermanos". Periodistas y académicos internacionales que se reunieron en Estocolmo pidieron al comité del premio Nobel que cambiara de opinión sobre la adjudicación de Handke.