La vereda donde los niños crean sus propios cuentos

La vereda donde los niños crean sus propios cuentos

1 de diciembre del 2014

Los cuentos de niños de primaria en una lejana vereda de un municipio recóndito del Valle, son la materia prima para que otros niños vecinos aprendan a leer.

Esto suena a una política educativa del municipio de Dagua, Valle, o departamental, pero la realidad es que ese programa depende sólo de una sola persona, la profesora Venus Constanza Durango de 40 años.

Lea también: Las voces de los niños que cambiaron la historia de un pueblo

De esta manera la docente, quien fue galardonada por el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones con el premio MinTic Educa digital 2014, es la encargada de educar y enseñar a leer a 24 niños del campo, y crear una colección de cuentos que servirán a otras sedes educativas y generaciones venideras.

Según relató la maestra el proyecto inició porque “los estudiantes del colegio tenían bajo rendimiento en las pruebas Saber, en algunas evaluaciones que ellos presentaban se demoraban mucho en responder, no comprendían bien las preguntas”.

“Un día llegué con un disfraz les conté un cuento y les gustó, les hice un trabajo sobre el cuento. Esa fue la única manera de que ellos leyeran cuentos. Si el niño no lee, no tiene vocabulario para poderse comunicar y expresar”, relató Constanza Durango.

Ninos escolares

La docente de primaria indicó que la idea la inició en Junio del 2013,” pero lastimosamente no tuvo buenos resultados, porque los niños no les gusta casi leer, y cuando empecé de nuevo a retomar el proyecto, en marzo pasado, lo inicié de nuevo con el cuento como pretexto, utilizando las ayudas intermediarias dinámicas, o sea, tecnología para hacerlo más llamativo, ya que a ellos les gusta el computador y el internet”.

Sin embargo, Constanza Durango reveló que al principio los niños veían con recelo el computador, porque no lo sabían manejar y si los padres tenían computador, no le daban un uso adecuado. “Otra limitante, es que no todos los niños tienen computador en la casa, memoria USB, pero entonces por eso trabajan en grupos, hacen el trabajo lo guardan y lo presentan al siguiente día”, afirmó.

La profesora les programa la clase en un computador a los niños, con una actividad dinámica. Ellos abren un archivo, y el mismo archivo les dice qué tienen que hacer. “Yo les he grabado videos de mí misma, disfrazada, contándoles una historia, de ahí se van a otra página donde hay instrucciones de evaluación. Trabajo con programas como Google Drive, Word, Paint”, le contó a kienyke.com.

La maestra también relató que a los niños les daba pereza hacer los trabajos, “pero con la promesa que les hice, de que los cuentos de ellos iban a ser publicados, se sacaron 90 producciones de cuentos de ellos mismos, y tenerlos en una colección, para que niños de otros colegios vean ese trabajo y puedan trabajar con los mismos cuentos”.

Con los cuentos los niños aprendieron a leer, han aprendido ortografía desde tercero, aprendieron la producción de textos en quinto, “y hay una publicación de ellos que es para toda la vida, en el que va estar su foto. Ese es el incentivo más grande”, dijo la docente.

Venus Constanza Durango labora en la Institución educativa Cristóbal Colón, que hace parte del municipio de Dagua, Valle, corregimiento San Bernardo, vereda Jordancito, con población vulnerable. El 50 % de los niños pertenecen a una fundación, niños con problemas de aprendizaje y con problemas familiares. El otro 50 % son hijos de trabajadores campesinos de la vereda, en su mayoría son jornaleros o mayordomos. Según afirmo Durango, para llegar a la vereda sólo hay un transporte en el día.