María Victoria Daza abre caminos en el arbitraje femenino colombiano

Publicado por: maria.vargas el Lun, 06/09/2021 - 12:05
Share
Creado Por
Mafe Vargas Rueda
Kienyke.com conversó con María Victoria Daza, árbitro FIFA sobre los retos de este oficio en Colombia tanto en partidos masculinos y femeninos.
María Victoria Daza
Créditos:
Dimayor

¡No hay sorpresa! Las mujeres cada vez más tienen espacios en oficios o roles que eran considerados para los hombres.

No hay que caer en halagos, ni en exaltaciones de este logro que poco a poco deja de ser eso, para ver, con más frecuencia, a mujeres arbitras en el campo de juego e impartiendo justicia, ya sea en partidos de fútbol masculino o femenino.

Kienyke.com conversó con María Victoria Daza, árbitra FIFA de Colombia y que se llevó los elogios por haber sido juez central en el partido de Barranquilla FC vs. Atlético Huila en el Torneo BetPlay 2021-I y que ahora seguirá haciendo historia.

El arbitraje en Colombia ha sido centro de críticas, por algunas acciones, que han dado de qué hablar, pero también hay un camino y trabajo lleno de educación para cambiar la perspectiva que los jueces no son buenos.

"Considero que el arbitraje femenino en el país esta evolucionando cada vez más y de manera positiva, se viene trabajando de manera constante y comprometidas con este mundo exigente, hay muchísimas ábritras nuevas que vienen trabajando en un muy buen proceso en cada una de sus instituciones y árbitras de experiencia que vienen abriendo puertas y dejando grandes huellas", confesó María Victoria Daza.

Sin embargo, el camino no es fácil, puesto que María Victoria luego de 20 años de ser árbitra pudo ser la jueza central de este partido de hombres en el Torneo BetPlay.

"Tuve la oportunidad de poder dirigir por primera vez, en mi caso un partido profesional masculino, demostrando capacidades y compromiso con las exigencias que este nivel de fútbol pide, aprobando exámenes físicos masculinos, exámenes teóricos, y ganando experiencia a lo largo de mi carrera, considero que esto fue evaluado por el departamento arbitraje para tener en cuenta mi participación en esta categoría masculino de nuestro país", sentenció. 

Aunque también hizo enfásis en que si bien hay capacitaciones en arbitraje para hombres y mujeres, el trabajo continúa para que haya un mejor nivel de arbitraje en Colombia y destacarse a nivel internacional.

Además de hacerle un llamado de atención a las mismas mujeres de aprovechar las oportunidades para abrir caminos en espacios, que se creían que eran para oficios masculinos, pero que hoy se ha demostrado que se puede. 

"Somos nosotras quienes debemos aprovechar cada oportunidad para demostrar y poder contar con la participación como hasta ahora se ha dado, obviamente no es sencillo para uno de mujer, pero tampoco es imposible y se han abierto caminos importantes".

María Victoria Daza es ejemplo de la mujer de Santa Marta, decidida y con el deseo de labrar su propio camino, no solo como árbitra, sino también como mamá e ingeneria industrila.Ha sido el complemento de sus sueños y la pasión que desde hace 20 años escogió y que hoy por hoy disfruta en cada juego. 

"Honestamente no tengo un partido especifico de preferencia, disfruto al máximo cada partido al que que soy designada, sin importar la categoría y sin importar si es de hombres o mujeres, siempre considero y lo miro como mi último juego, para así vivirlo al máximo sin pensar si habrá o no, otro juego designado", confesó la referí samaria. 

Sin duda hay más mujeres que alrededor del mundo buscan romper barreras y estereotipos sobre roles asignados y ser un ejemplo, que de persistencia, educación y pasión se pueden cumplir sueños, incluso en oficios que han sido calificado como polémicos en un deporte que despierta toda clase de emociones. 

"Aún después de 20 años de estar en este rol, sigo amando esta profesión y sigo preparandome dia a dia por estar a la altura de él, polémico y todo pero es el mundo que me gusta y al arbitraje le debo lo que soy, sin dejar de lado mi carrera como Ingeniera Industrial", finalizó María Victoria Daza.