La cultura y religión afgana más allá de la guerra; testimonio de un colombiano

Publicado por: german.alarcon el Mar, 24/08/2021 - 11:22
Share
Creado Por
Germán Alarcón
Kienyke.com habló con un ciudadano colombiano sobre su experiencia en Afganistán. Más allá de la guerra que nos venden, se refirió a la religión y cultura que poco conocemos de este país.
Créditos:
EFE/EPA/HEDAYATULLAH AMID

"Colombianos hay en todo el mundo".

Uno se pone a pensar en esta frase, que de por sí es muy común oírla en nuestro país, y se da cuenta que es una afirmación bastante cierta. 

Por diferentes razones, el colombiano es, quizás, uno de los ciudadanos del mundo que más emigra a otras naciones, incluso a aquellas que para algunos puede ser desconocida como lo es Afganistán. 

En occidente es muy poco lo que sabemos de los países del Medio Oriente. Los medios estadounidenses y algunos de esta parte del mundo relacionan a Afganistán con guerra, terrorismo y petróleo. Y aunque hay hechos que así lo demuestran, consideramos que existen otros aspectos que también se pueden resaltar de este país.

Gracias a este aspecto de los colombianos, que salen de su país para continuar con su vida laboral en otra nación, hoy podemos hablar de Afganistán con más propiedad debido a la experiencia de un compatriota que llegó a trabajar a este lugar en el año 2010. 

Con el regreso de los talibanes al poder, Afganistán se convirtió en tendencia mundial en las redes sociales. Pero más allá de saber cómo actúan estos individuos y de cómo es la guerra - de la cual los colombianos conocemos bastante bien -, quisimos darle un giro y conocer la cultura y la religión en esta parte del mundo. 

La primera impresión al pisar suelo afgano

[Por solicitud de nuestro entrevistado su nombre quedará en el anonimato]. 

Este técnico de helicópteros llegó a Afganistán en el año 2010 por una oferta que hizo el gobierno americano, para dar instrucción y mantenimiento a la policía afgana. 

Al momento de bajar del avión y andar por el aeropuerto de Kabul - capital de Afganistán - sintió que había llegado a otro mundo por el idioma tan enredado para los hispanohablantes y por la forma de vestir de hombres, mujeres y niños.  

"Uno está acostumbrado a ver la gente de occidente y Europa, y es normal porque así mismo vestimos y hasta nos comportamos. Pero en Afganistán es diferente", dijo. 

Al salir de la terminal aérea le impresionó la forma en que algunos afganos lo miraban con esa necesidad de quitarle algo.

"Afganistán en general es muy pobre y los que tienen plata viven en países cercanos", afirmó. 

Nos contó que en el año 2010 los hombres vestían su tradicional especie de bata hasta las rodillas con un pantalón y zapatos puntudos, más la prenda que se ubican en la cabeza. Pero que con el paso de los años esa vestimenta fue cambiando un poco dando algo de libertad a los ciudadanos. 

En el caso de las mujeres ocurría lo mismo. En la década en que aterrizó a Kabul, las mujeres llevaban burka, pero con el tiempo alcanzó a observar a algunas mujeres en jean y otras prendas originales de occidente y Europa. 

Religión y cultura afgana

"A las 5:00 de la mañana suena una plegaria de los musulmanes y a las 5:00 de la tarde sacan un tapete, se quitan los zapatos, oran y se bañan los pies con agua. Después se cogen de la mano y dan una vuelta", aseguró. 

Respecto a la forma en que interactúan hombres y mujeres, señaló que jamás hay un contacto físico para el saludo. Gesto que sí existe entre los hombres. 

Contó que cuando hay conciertos en cualquier ciudad de Afganistán, la mayoría de ellos son para la población masculina. Y que sin embargo, cuando es un concierto para ambas poblaciones, ponen una barrera para que no se mezclen hombres con mujeres en espacios públicos, porque eso para ellos es un pecado. 

"La vida de los afganos es alrededor de la religión. Si usted llega a salirse de lo que dice el Corán hay castigos en caso que lo vean, aplica para mujeres como para hombres", dijo.

Y añadió: "En espacios públicos las mujeres y los hombres van por caminos distintos". 

Respecto a las relaciones íntimas entre personas de diferente sexo, resaltó: "Allá no hay noviazgos como acá. Si querían tener sexo, era sexo anal porque la mujer tenía que llegar virgen al matrimonio". 

Señaló que en el cuidado personal y el aseo son muy diferentes a las poblaciones de occidente y Europa. "No usan desodorante ni crema dental, porque para ellos es pecado".  

En los baños también encontró una gran diferencia. Dijo que en vez de un sanitario, "hay una baldosa especial donde ponen los pies y se ponen de cuclillas para hacer sus necesidades".

Además, recordó que en los baños afganos no hay papel higiénico sino una manguera para limpiarse las partes íntimas y en seguida las manos. 

Una de las épocas en qué se percibían olores fuertes es en invierno debido a que en sus hogares no tienen calentadores.  

"Lo que hacen es coger la boñiga de los chivos y las queman para que les dé calor, pero eso genera un olor muy fuerte en todas las poblaciones. Es como el carbón de ellos", afirmó. 

Afganistán en extrema pobreza

Hubo episodios en los que Afganistán le recordó las regiones más pobres de Colombia. 

"Cuando salíamos con la guardia americana a sacar la visa afgana veíamos calles sin pavimentar y casas pobres. Hasta niños esculcando las canecas de basura", contó. 

Resaltó que cada vez que aterrizaba en Afganistán él tenía listo diez dólares en su bolsillo para evitar que lo requisaran. Sin embargo, este detalle lo dijo, no porque los afganos sean delincuentes, sino por la necesidad en que algunos viven. 

Más allá de estos actos, confirmó que los afganos son gente inocente.

"Les falta más libertad de expresión, son muy tímidos, pero son muy agradecidos y humildes. Son prestos a ayudar. Hacen los favores de muy buena manera", aseguró. 

Impresión sobre los talibanes

Aunque no tuvo de cerca a un talibán, si veía cuando los americanos los capturaban. Resaltó que esas personas son sanguinarias y guerreras porque toda la vida han peleado por la religión. 

Durante estos diez años de trabajo en Afganistán presenció varios ataques y cruces de fuego entre americanos y talibanes. Explicó que fueron momentos de mucha angustia por la forma en que estos individuos actúan. 

Entre sus dudas y curiosidades, se acercó a un militar afgano para preguntarle por qué algunos se inmolaban. 

El militar le contestó "que los talibanes le dicen a esas personas que Alá los está esperando en la otra vida con 40 vírgenes, frutas y verduras para que vivan una vida sana". 

Y señaló que si no cumplen las órdenes matan a los familiares.

Colombia y Afganistán

Con el paso de los años los jóvenes afganos empezaron a tener acceso a la televisión por cable para ver partidos de fútbol y otro tipo de entretenimiento. Esto les permitió conocer jugadores colombianos como 'El Pibe' y James Rodríguez. 

"Una vez jugamos un partido contra ellos y uno llegó con camiseta de Colombia", dijo.

Y agregó: "Conocen Colombia por el fútbol, por El Pibe. Los más jóvenes miraban televisión para ver la Liga Europea, conocían a James", contó.

Este ingeniero de helicópteros colombiano, a quien mantenemos en el anonimato por solicitud de él mismo, vivió una experiencia que pocos colombianos han podido tener de cerca. Contó que desde el año 2010 al día de hoy las cosas fueron cambiando con la inclusión de la libertad en algunos aspectos. 

Sin embargo, con la llegada al poder de los talibanes Afganistán podría volver a ser la misma o peor que antes.