Paro camionero triplicó el precio de la bandeja paisa

5 de julio del 2016

El ajiaco y el sancocho también subieron de precio.

Paro camionero triplicó el precio de la bandeja paisa

Luego de un mes de paro camionero y quejas de precios altos en la comida, en Kienyke.com quisimos salir a hacer mercado a tiendas de barrio donde la mayoría de colombianos hacen sus compras, y adquirir lo básico para comidas tradicionales de nuestra gastronomía: un ajiaco, sancocho y bandeja paisa. De paso averiguar qué tan altos están los precios en comparación con hace unos meses y de qué producto hay escasez. Como era de esperarse, nos dolió el bolsillo.

Lea también: Ellos alimentan a su familia con la basura de Corabastos

La dieta típica de todo colombiano pasa por la ingesta de papa. Son muy pocos los platos que las amas de casa hacen sin este producto, el cual viene principalmente de Boyacá, zona donde los camioneros han realizado bloqueos. Nuestro tubérculo preferido puede conseguirse entre $1.200 y $1.400, un precio razonable, aunque no deja de estar por encima de los $800 o $1.000 en los que se conseguía antes del paro y la terrible temporada de sequía que pasó el país.

Si el plan es hacer ajiaco, entonces también se requiere papa criolla. En uno de los Fruver donde estuvimos, encontramos que estaba a $1.600, mientras que en otro puesto de verduras su valor llegaba a los $1.800. Hace unos meses era diferente, 1.400 pesos era un precio promedio. Por su parte, la arracacha, también fundamental en la sabrosa sopa santafereña, llegó a precios astronómicos: Un tendero nos la ofreció a ¡¡¡$4.000 la libra!!! Es fácil saber por qué, pues las únicas en el lugar eran unas cuantas pequeñas y en no muy buen estado. Igual fue en otras tiendas.

También le puede interesar: “Sobreviví al infierno del Bronx”

“Es que no hay. No llega ni siquiera a Boyacá que es donde se cosecha. Eso del paro camionero nos tiene jodidos, sin contar que hasta ahora se está empezando a cultivar normal después de la gran sequía que hubo”, dice Don Luis, un tendero que, de paso me advierte que el tomate está escaso y caro (a $2.000 la libra, casi el doble que el año pasado), si lo quiero llevar también debo comprar mínimo cinco mil pesos en otras cosas.

Otro que está a precio supremamente alto es la arveja. Lo más barato que pude encontrarlo fue a 5.000 pesos, pero Don Luis asegura que llegó a estar a $9.000. Creo que el ajiaco va a salir más costoso de lo que esperaba.

Las mazorcas se consiguen entre 1.500 y 2.000 pesos la unidad. Aguacates relativamente grandes y buenos a $4.000, la libra de arroz para acompañar a $1.500 y un manojo de guascas a $1.000. Todos estos con precios un poco elevados pero razonables. La libra de frijol puede llegar a $5.000.

Además: Paro camionero completa un mes y no prosperan las negociaciones

Otros favoritos de los almuerzos diarios  y fundamentales en un sancocho son la yuca y el plátano, ambos con un precio entre 1.000 y 1.200 la libra, no muy diferente al precio común. Pero a diferencia del ajiaco, un sancocho trifásico necesita guiso. Conseguí cebolla larga a $2.800, al doble de lo que estaba hace unos meses, según los clientes.

“Está muy cara. Para cocinar me ha tocado incluso cambiar lo que preparo a diario, porque si no, entonces no rinde la plata”, cuenta Doña Carmiña, una ama de casa que escarba en las estanterías buscando escoger los mejores gajos de cebolla, una labor nada sencilla en medio de las manos voraces de otras clientas que intenta llevarlos.

Mientras hablamos, otra interrumpe. “Antes con $20.000 o menos se podía hacer un almuerzo para la familia, con jugo, carne y todo. Ahora mínimo $25.000 y eso haciendo más poquito y solo de lo que haya barato. Hasta toca cambiar el jugo por otra cosa para que alcance”.

Mercado-01

Faltaba lo más importante: las carnes. Ajiaco sin pollo no es ajiaco, bandeja paisa sin carne molida, chicharrón y chorizo es un corrientazo, y un sancocho sin carnes no es trifásico sino un caldo de papa.

Encontré una promoción de 4 libras de pierna pernil por $10.000, no es un mal precio, el sancocho se va salvando. La pechuga, en cambio, si tiene precios altos. En algunos sitios llegaron a ofrecérmela a $4.000 y en otros a $4.500, cuando normalmente costaba $3.500 la libra.

Lo que más quería comer era un sancocho. Por lo tanto era necesaria la carne de cerdo, que estaba a $7.000. Cara, pues solía conseguirse a $5.500. La costilla de res la conseguí a $5.500. Sin duda la carne está cara, y esto se debe de nuevo al paro camionero y la pasada sequía:

“La carne que llega a la ciudad está costosa. Lo más barato, que siempre es la carne molida, está entre $5.000 y $6.000” comenta Jeison, un carnicero, y añade “La gente lleva menos por ahorrar o prefiere el pollo que aunque esté caro sigue siendo más económico. Eso nos afecta porque a veces no hay mucho que ofrecer y otras veces se pierde porque no compran”. En esta carnicería el chicharrón está a $4.800 y los chorizos $1.000 la unidad.

El resultado de esta jornada de mercado fue un modesto ajiaco para cuatro personas que costó alrededor de $32.000, el sancocho trifásico un poco desnutrido y con poca carne, también para cuatro, $29.900, y una bandeja paisa de $31.200, la cual pudo ser más potente.

De cualquier modo, y pese a que es posible conseguir estos productos a un menor precio, lo que sí es cierto es que el bolsillo de los colombianos sufre con el paro camionero, y la comida está a precios notablemente altos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO