Colombia: sin rumbo pero con Santa

10 de mayo del 2013

Colombia está de fiesta, por primera vez después guerras y barbaries, tendrá un santo. De Antioquia, para más

Todavía no hemos alcanzado la paz y no tenemos carreteras en buen estado. De aquí no han salido ganadores del premio nobel de química, no hemos inventado la cura para el cáncer y nuestra historia aún no ha visto mujer presidenta. Hoy, en el siglo XXI, podríamos decir que se ha puesto en tela de juicio la libertad de expresión, y como van las cosas, se ve turbio el futuro de la reforma a la salud y el matrimonio gay. A veces parece que no tuviéramos, si quiera, el rumbo claro.

Pero señores: saquen los bombos y los platillos, las serpentinas y las vuvuzelas porque lo que sí tenemos en Colombia, es Santa. Y no cualquiera: Santa nacida en la ciudad de Jericó, también conocida como la Atenas del suroeste antioqueño.

Y es que no es para menos. María Laura de Jesús Montoya Upegui, la Madre Laura, viajó 10 días a lomo de mula, se instaló en la selva de Dabeiba y allí evangelizó y ayudó a un grupo de indígenas embera-chamí. También fundó la Congregación de las Hermanas Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena. Y esto lo logró a pesar del machismo de sacerdotes y políticos que consideraban que esas no eran tareas para una mujer. Luego hizo dos milagros desde su tumba, por lo que fue declarada beata de la Iglesia católica en el 2004 y su canonización tendrá lugar en el Vaticano este domingo 12 de mayo de 2013.

Con razón se celebra por todo lo alto el evento en Roma. Los medios viajan a la ciudad en donde se origina la noticia para hacer un cubrimiento especial; es tema del día en las emisoras y programas de televisión y desde ya es trending topic en twitter. A las 2 de la mañana el domingo se podrá ver la señal en directo desde pantallas gigantes instaladas en distintos puntos del país, mientras grupos de música ambientan la ceremonia; las iglesias organizan peregrinaciones para no perderse de la llegada a los altares de la madre Laura; se harán vigilias, rezos, grupos de oración y desfiles.

Hermana Laura Montoya,kienyke

Y eso no es todo. Ya existe una propuesta en el Congreso para acuñar una moneda conmemorativa con su cara. También está contemplado levantar un mausoleo en su honor y es posible que tengamos otro día festivo en conmemoración a la Madre Laura (vamos, sólo unos santos colombianos más, para hacer de todos los lunes del año en Colombia, un día de fiesta). Y claro está, la estampita viene encimada casi con cualquier mercadito que se haga. Y todo porque, por primera vez en la historia de un país que ha sufrido más de 60 años de guerra, pobreza, tortura, corrupción y odio, vamos a tener una Santa colombiana.

Además de medios y turistas curiosos, Roma le da la bienvenida a una “distinguida” delegación colombiana liderada por el presidente Santos y su familia.  Importantes personajes colombianos como los presidentes del Senado y la Cámara, el alcalde de Jericó, embajadores de Colombia en varios países y empresarios, asistirán al magno evento. Y es que hay que recordar que Santos no fue a la entronización del Papa Francisco para ir a la canonización de la religiosa, razón por la cual no puede perderse de esta celebración… ¿O sí?

¿Qué tal si en vez de gastar esa platica en Roma, la “distinguida” delegación colombiana la gastara en disminuir la pobreza y la miseria? Quizás podríamos invertirla en educación y en salud.  Tal vez podríamos mandar más delegaciones de deportistas a competir, que de testigos a la canonización de una Santa colombiana. No hay duda de que Laura es un modelo de la iglesia católica, religión que profesa el 80% de la población de nuestro país, denominado laico. No dudo que su compasión, fuerza y determinación son valores que podríamos todos imitar independientemente de la religión que practiquemos. Y me alegra que las mujeres sean símbolo de esa fuerza y valentía, que desafortunadamente ha sido, en la historia, consigna del hombre.

Pero más que una Santa, Colombia necesita priorizar y resolver sus problemas sociales. Así lo quiero yo y estoy segura de que así lo querría la Madre Laura.

Madre Laura

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO