El oro lo tenemos

2 de agosto del 2012

Política, bloqueo deportivo y reflexión sobre la posibilidad real para que Colombia obtenga más medallas de oro en los Juegos Olímpicos.

No es un mito, es una realidad. A los deportistas colombianos les cuesta mucho ganar una medalla de oro. ¿Por qué? Son varias las razones: no tenemos suficiente infraestructura para preparar y formar a deportistas de alto nivel y competencia. Tenemos un complejo que nos impide hacer cosas grandes, en parte gracias a que perdimos la oportunidad de organizar la Copa Mundial de Fútbol en 1986. Eso nos retrasó en el tiempo y minimizó nuestras opciones de competencia. Nuestros avances deportivos tienen más popularidad en materia futbolística y lo más reciente que hemos logrado a nivel internacional fue la Copa Mundial Sub 20 en 2011.

Tampoco existe el apoyo suficiente con recursos económicos por parte del gobierno colombiano, la miopía institucional no permite ver que la educación y el deporte necesitan ir de la mano para transformar la sociedad, y lo peor de todo, solo nos acordamos de nuestros deportistas cuando compiten pero nunca cuando se están preparando.

El orden en la tabla de medallas clasifica a los países según el número de preseas doradas conseguidas. Hasta aquí nada nuevo, en los Olímpicos de Beijing 2008, China ocupó el primer lugar y hasta ahora lo hace en Londres 2012, seguido por los Estados Unidos de América.  Estos dos gigantes, por el momento, son inalcanzables y son lo más parecido a lo que sucede en la liga española de fútbol donde el Real Madrid y el Barcelona FC juegan un torneo distinto al de los demás equipos.

Pero lo interesante de estas competencias desiguales sucede en el resto de la tabla, por ejemplo en Beijing delegaciones como las del Reino Unido, Alemania, Australia y Corea del Sur alcanzaron entre 10 y 20 medallas de oro ocupando los primeros puestos de los “otros olímpicos”. ¿Se imaginan que un país como Colombia les pudiera competir?

No pretendo desmerecer el esfuerzo que hacen nuestros 104 deportistas olímpicos, por el contrario es admirable el papel de #ColombiaenLondres2012. Sin embargo, existe otra realidad y es totalmente posible. Se trata de una potencia mundial colombiana a nivel deportivo que si estuviera en los Juegos Olímpicos, nos situaría en una parte alta de la tabla. Me refiero a la selección colombiana de patinaje de velocidad.

Si se lograra levantar el bloqueo deportivo que desde el Comité Olímpico Internacional existe en contra del patinaje de velocidad, seguramente tendríamos varias medallas de oro ubicándonos por encima de países como Argentina, Brasil, España, Francia, Italia, Holanda, Japón, Cuba y otros más. Eso genera un problema, porque son varias las naciones que hacen parte del Comité Olímpico Internacional y no ven con buenos ojos que Colombia se convierta en una amenaza competitiva para los países europeos y las tradicionales potencias deportivas.

Pero pensemos en ¿Cómo se beneficiaría Colombia si se ubicara en un lugar privilegiado de la Tabla de Medallas? Hacer el ejercicio resulta intrigante porque a lo mejor nos mirarían desde el exterior con otra óptica y seguramente cuidaríamos hasta la manera de producir noticias y hacer televisión. El imaginario que existe en torno a nuestro país cambiaría y la “Marca Colombia” tendría una posición relevante a nivel global. ¿A quiénes no les conviene?

¿Por qué niegan la posibilidad de que el patinaje de velocidad sea un deporte olímpico? ¿quiénes conforman y qué intereses maneja el Comité Olímpico Internacional COI? La primer respuesta es ambigua porque la última negativa fue en el 2009 aun sabiendo que el patinaje de velocidad ofrece las mismas facilidades logísticas, organizativas y emotivas que produce un deporte olímpico como lo es el ciclismo. Por otra parte, es difícil que a la luz pública se conozcan los intereses del COI y sus miembros, seguirá siendo una incógnita que raya con lo clandestino.

Volvamos a lo nuestro. Entre la utopía y la realidad, los colombianos no tendríamos que sufrir tanto para conseguir una medalla de oro, porque tendríamos varias, en parte gracias a la selección de patinaje de velocidad de Colombia, la cual ha sido campeona mundial en nueve ocasiones desde el 2000. Es evidente que somos una potencia mundial en ese deporte y tan solo en la última década EEUU le ha hecho algo de sombra, pero no es nada significativo en comparación con el poderío colombiano en esa disciplina. Es aplastante.

Todo esto es real, son deportistas campeones de carne y hueso como los que han ganado medallas en Londres 2012.  Sin embargo, ¿cuál es la alternativa?: Trabajar. Pero no a base de twitter y menciones por las medallas conseguidas.

Preferimos un gobierno que diga “nos estamos preparando para conseguir medallas de oro” y realice una estrategia en la cual la Federación Colombiana de Patinaje, el Comité Olímpico Colombiano, la Presidencia de la República, deportistas y escuelas trabajen en conjunto para convertir el patinaje de velocidad en un deporte olímpico.

No hay que esperar a que dejemos de ser potencia mundial de patinaje, el tiempo es oro, el oro es nuestro, incluso el que está debajo de nuestras tierras, el oro lo tenemos y como siempre no sabemos qué hacer con el.

Esta columna también se encuentra en politicadirecta.net / @politicadirect

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO