Más familia menos celular

17 de octubre del 2018

Grupo Valdivieso.

Más familia menos celular

Nos guste o no, el celular y los dispositivos móviles en general, hacen parte fundamental de la vida cotidiana. Millones de personas dependen de su uso, pero desconocen que el abuso está afectando de manera trascendental sus relaciones humanas “reales”.

Según la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), en Colombia existen alrededor de 60 millones de líneas celulares; de éstas, más de 25 millones cuentan con servicio de Internet móvil, Y se estima que las cifras seguirán en aumento. Nuestro país registra el mayor crecimiento de la región en lo que a cubrimiento y tecnologías corresponde.

¿Malas noticias? No. ¿Peligrosas? Mucho. En la medida en que el cubrimiento aumenta, más personas tienen la necesidad de conectarse a través del teléfono.

Según un estudio de Google Colombia, los usuarios desbloquean alrededor de 150 veces por día su teléfono. Sin contar las veces que se mira para la ver la hora o mensajes sin abrirlos. Calculan que alrededor de 5 horas diarias se gastan en su uso. Es decir, al año se invierten cerca de 1820 horas en prácticas relacionadas con el teléfono celular. Una cifra escandalosa si se compara con el promedio de 6 horas diarias para dormir.

Y ni qué hablar de los riesgos y peligros que significa esta exposición para los niños y jóvenes. Sólo en nuestro país, la DIJÍN reportó más de 3348 sitios en la red con material relacionado al abuso sexual infantil. La Universidad de los Andes, informó que más de 60% de niños en centros educativos son víctimas de todo tipo de violencia a través de las redes sociales sin que sus padres sepan. O lo más triste, hoy los aparatos electrónicos se convirtieron en padres sustitutos o la niñera más eficiente.

La inmediatez nos está llevando al exterminio de las relaciones humanas de cercanía y contacto verdaderos. Un abrazo o un beso, son mucho más fáciles de entregar a través de un mensaje instantáneo. Es más práctico hacer seguimiento a través de las redes de la salud de un conocido, que una visita después del trabajo. Es menos desgastante sentar a los niños enfrente de una pantalla para calmar su rabieta, que utilizar métodos “naturales” de crianza.

La nomofobia (fobia a estar sin móvil) es una realidad. Y puede llegar a ser más devastadora que cualquier otra adicción, por el nivel de negación que existe de la misma. Las personas se escudan en que el uso exagerado se debe a infinidad de factores, trabajo, entretenimiento, problemas, etc., que a un problema grave de salud mental.

Este año el Grupo Valdivieso puso en marcha #DESCONÉCTATE, una campaña en redes sociales que pretende generar conciencia sobre la importancia de hacer de la tecnología una herramienta y no una forma de vida. Vivir permanentemente pendientes del celular está creando una barrera invisible que nos separa de la presencia real de los que viven, estudian o trabajan a nuestro alrededor.

Jaime Valdivieso C. – Conferencista

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO