Aplikaciones “Amistosas” en Informátika

16 de diciembre del 2010

Mi vida, como todas mis aventuras, está llena de claves, mails, jeroglíficos, mensajes de texto, señales, códigos y personajes que le han dado sentido, que han llegado y, a veces, también que se han ido, pero son partes  valiosas de mi historia. Si pienso en todos los amigos con los que he navegado, por fugaces que hayan sido, seguramente llegaré a la conclusión que  son  muy pocos los hipervínculos de aplicaciones, ilusiones, fábulas, sueños, lugares, aficiones, gustos, problemas, tensiones, valores, alegrías, miedos, experiencias, documentos y hasta novios, que nos enriquecieron y nos dejaron huella. Desafortunadamente algunas amistades, se perdieron en la papelera (aunque siempre he esperado que sea un extravío temporal),  mientras que otras, sin tantas conexiones, inexplicablemente, sobrevivieron superando la barrera del tiempo y el ciberespacio.

Los amigos forman parte de nuestra identidad. Son esa familia que elegimos y nos convierte en sus únicos intérpretes. Si los perdemos, exportamos también una parte de nosotros, tal como sucede cuando no adjuntamos debidamente nuestros archivos en forma cifrada.

En términos de literatura informática, la contraseña que es secreta para aquellos a quienes no queremos permitirles el acceso, debe tener las mismas normas que el acceso a nuestra amistad.  Es la herramienta mágica que nos salva de delincuentes informáticos, desilusiones, plagios, contrariedades, virus y spams que vulneran nuestra felicidad y por supuesto nuestra seguridad. Solo se la deberíamos dar a los usuarios que nos generen empatía, confianza, afecto, reciprocidad, respeto, fidelidad y seguridad. Sufriremos hasta fraudes graves si se la revelamos a los elementos emergentes, si no protegemos nuestro código de acceso de los extraños, y si le dejamos pistas a las Amistades Hackers o a las Amistades Virus, que cuando menos lo esperamos, llegan, se instalan y van apoderándose de todos los recursos. Si intentamos desinstalarlas perdemos alguna cosa, si no lo intentamos, perdemos todo.

Con las Amistades Microsoft que están contaminadas con su rencor, su orgullo, su amargura, su rabia, sus celos y/o su envidia, nuestra vida puede llegar a ser un verdadero tormento. Existen usuarias que se inventan los chismes más ridículos para acabar y juzgar a su “adversaria”, que muchas veces es su “mejor” amiga!!  Idean planes para enfrentarnos contra otros y prometen que harán lo que queramos  si destruimos la agenda con los pins de nuestros otros amigos. Si no las ignoramos sino las almacenamos, hasta para abrir una carpeta o diseñar una impresión, tendremos que pedirles autorización.

Las Amistades Word son peligrosas. Tienen siempre una sorpresa reservada y no existe nadie en el mundo que las comprenda totalmente. Se filtran con publicaciones ofensivas, frustradas, acomplejadas, inseguras y abarcan desde miradas, desconfiguración, comentarios de doble sentido, reemplazo de textos,  palabras inoportunas, mails malintencionados a nuestras espaldas para trasmitirnos daño. Llegan a insertar oficialmente que  todo lo hemos conseguido con facilidad y sin esfuerzo. Rompen nuestras relaciones caprichosamente por un conflicto que ellas mismas crean o se inventan, para convertirse en rivales y colocarse en posición de combate.

Cultivar una Amistad Windows no es tan fácil, demanda inteligencia y dedicación de ambas partes. Se sabe que no funcionan bien pero nadie vive sin ellas. Son parte de un conflicto mal resuelto. Valdría la pena expresar, explicar, copiar, aplicar, revisar, codificar, o programar aquello que en su momento no pudimos, para reconfigurar las redes. Existen múltiples elementos rápidos con los que podemos cancelar un amigo, y las contrapartes validan  formatos trascendentes y/o mundanos para justificarlos aunque  jamás los compartamos. Las Amistades PowerPoint nunca se recuperan, porque nunca comienzan, nadie las aguanta más de 10 minutos, ni más de 140 caracteres. Muchas veces la envidia injustificada que generamos es el motor de la ruptura, y muchas veces es la que promueve la traición y el engaño. Reiniciarlas implica seleccionarlas para luego suprimirlas.

Las Amistades Backup van y vienen con el flujo de la vida. Los antiguos amigos siguen siéndolo al guardar lo que sentimos por ellos en nuestra memoria. De los tantos contactos que hemos hecho a lo largo de nuestra existencia, solo nos quedamos con los de mayor afinidad, con los que se ha evolucionado de una forma parecida, con los que compartimos inquietudes, memoria de almacenamiento y aplicaciones comunes.

Las Amistades Excel nos escoltan en operaciones básicas. A medida que cambiamos (de trabajo, de sentimientos, hasta de pareja), cambian los que nos acompañan. Es imposible agruparse con todas. Algunas inevitablemente desaparecen. Otras por extrañas circunstancias son imposibles de cultivar.

Los amigos son algo invaluable. Trascienden con el paso del tiempo, nacen, surgen, evolucionan  y se alinean espontáneamente. Algunos duran menos de lo que imaginamos…Es una obligación tener en cuenta las circunstancias, emociones, estilos, formatos, párrafos, necesidades, para cortar las referencias cruzadas. Si no es posible hacerlo, entonces tendremos que marginar el asunto pendiente internamente y tratar de recuperar un buen registro de lo que fueron. A veces se retoman en el mismo punto donde se dejaron y se actualizan. Otras veces no. Por miedo a la soledad algunos sufren síntomas desastrosos como aceptar la compañía de personas que les incomodan por no quedarse más solos que Hitler en el día del amigo.

Las Amistades Multimedia,  hacen que por su enorme abanico de funciones todos los esquemas parezcan agraciados  y por esta razón es tan  meritorio archivarlas en el memory stick. Con ellas salvamos pedazos olvidados de nuestro historial y nos reencontramos con lugares, personas, guiones, olores, sabores, y mapas del pasado que no dejan de ser el retrato de nuestras propias acciones, y que se reflejan siempre en el argumento de la esencia de nuestra fuente.

¿Hay algo más emocionante que compartir pequeñas alegrías, imágenes, descubrimientos y logros con nuestros destinatarios más preciados? ¿Por qué no monitorizamos a aquellos a los que les hemos cerrado las ventanas, los hemos espaciado y buscamos rescatarlos? ¿Se han preguntado cuantas veces por orgullo, o por arrogancia, por bloqueo de direcciones, hemos tenido la oportunidad de recuperar una amistad que se ha fracturado, incluso por fallas tontas, y la dejamos perder por alimentar nuestra propia vanidad?

Los hombres y las mujeres Internet, debemos ser de difícil acceso porque los mejores sistemas almacenan las contraseñas en una forma de protección criptográfica, así, el acceso a la contraseña es más complicado para algún espía que haya ganado el acceso interno al sistema o al ordenador. Un reto de autenticación requiere que ambas partes conozcan el secreto compartido (la contraseña).

En mi corazón siempre tendrán un lugar importante todos los amigos y contactos, porque el afecto (si es auténtico), nunca muere.

¿Me envían su contraseña?

Doctora Wi-Fi (Alexandra Mora)

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO