Bogotá; Hacia un Servicio Público de Transporte Menos Contaminante

21 de junio del 2019

Opinión de Roger Carrillo

Bogotá; Hacia un Servicio Público de Transporte Menos Contaminante

Al inicio de esta semana, entraron en operación los primeros 336 buses, de los 1.441 que renovarán la flota de las fases I y II del Sistema Transmilenio, esta flota nueva movilizó alrededor de 500.000 usuarios, dichos vehículos recorrieron 85.000 kilómetros; es decir que, en promedio, cada uno recorrió 253 kilómetros. 

Estos buses, al ser en su mayoría biarticulados, aumentaron la capacidad de pasajeros del Sistema. La flota que entró esta semana en operación cuenta con 71.940 cupos, 18.180 más que si estuviera compuesta únicamente de buses articulados.

Según Transmilenio, con la llegada de estos buses nuevos que cuentan con tecnología Euro VI a gas y Euro V con filtro para los motores a combustión a Diésel, se tendrá una reducción del 1.8% al 0.4% de material particulado, de acuerdo con el inventario de emisión de todas las fuentes móviles de la ciudad, suministrado por la Secretaría Distrital de Ambiente.

Esta tecnología tiene su origen en Europa, en donde nacieron hace años, los estándares de emisiones para el transporte público terrestre, un conjunto de directivas de la Unión Europea, de cumplimiento obligatorio en todos los países, que estipulan unos límites de emisiones para los diferentes gases de escape del transporte con motor de combustión interna, que son conocidas como normas Euro.

La norma Euro 1 entró en vigor en 1993 y desde entonces cada determinado tiempo, se ha actualizado la siguiente norma Euro, con límites a las emisiones cada vez más restrictivos, hasta la última norma que entro en vigor en el 2014 conocida como la norma Euro VI, y se espera que este año, se promulgue la nueva norma para transporte de combustión interna Euro VII.

En algunos lugares, las normas sobre este particular son inclusive mucho más restrictivas: en Estados Unidos (sobre todo el Estado de California) y en Japón, motivados por legislaciones muy estrictas, los fabricantes de automóviles empezaron a vender en el 2008, coches de gasóleo Clean Diesel, con sistemas de reducción de la contaminación tan eficaces, que son considerados la mejor alternativa entre costo y beneficio.

Pues bien, los articulados de Transmilenio que se han puesto en funcionamiento es decir los Euro V, son vehículos que cumplen con una norma que en Europa fue promulgada en el 2008. En Bogotá, como ciudadanos que respiramos todos el mismo aire, tal vez deberíamos preguntarnos ¿Por qué no haber exigido motores Euro VI para la licitación de esta nueva flota? o ¿Por qué no haber dado el salto de calidad al transporte eléctrico?

La decisión de qué tipo de motores elegir, no debería ser una cuestión de caprichos de las administraciones de turno, sino de necesidades; hay que pensar en las nuevas tecnologías -como los automotores eléctricos- que son los menos contaminantes de todos a nivel local y a nivel global. La movilidad eléctrica, es fundamental para enfrentar el cambio climático y reducir la contaminación del aire en los grandes centros urbanos y sus respectivos costos sociales asociados.

El Conpes de Crecimiento Verde, pretende llegar a una cifra de 600.000 vehículos eléctricos rodando por las ciudades para 2030 y actualmente ruedan 2.826 automotores eléctricos. Esto es apenas un 0,02 % de los 14’104.129 vehículos que conforman el parque nacional hoy y que representan graves perjuicios para la sociedad en materia de salud.

Según la Organización Mundial de la Salud, tan solo en América Latina, 100 millones de personas viven en áreas con altos niveles de contaminación del aire y Bogotá está en el grupo de las urbes de la región más castigadas por esta problemática. La OMS añade que, por culpa de la contaminación, cada año mueren cerca de 7 millones de personas en el mundo y en Colombia, al menos 17.500; es decir que, en el país, los efectos de la contaminación -históricamente sin ninguna mitigación- nos afectan peligrosamente.

Por este motivo, el modelo de aumento en la motorización convencional no es sostenible con los requerimientos ambientales, sus consecuencias asociadas a la pérdida de productividad por mayor tasa de enfermedades asociadas, agravamiento del cambio climático y daño a la salud de la población a largo plazo, son severos. Ciudades como Bogotá, enfrentan un reto de movilidad importante, fruto de muchos factores, incluyendo el crecimiento económico, demográfico, y del aumento de la motorización, que cada vez es más asequible a los bolsillos de los ciudadanos.

Para dar cumplimiento al citado Conpes de crecimiento verde; Transmilenio inició el proceso para adquirir la flota de las rutas Suba Centro, Fontibón y Perdomo pertenecientes al SITP, que pretende comprar 2.700 buses, entre los cuales habrá 594 eléctricos; si bien esta es una buena noticia, deja entrever que aún falta mucho por avanzar en las metas establecidas.

El transporte eléctrico es un elemento innovador y, como tal, requiere de una implementación gradual y planificada, pero es importante avanzar rápidamente en este aspecto, en procura de cumplir con los estándares internacionales y contribuir proporcionalmente y de manera efectiva, en la amortización de los riesgos ambientales relacionados con la emisión de partículas y gases tóxicos en el aire.

Los procesos de restauración de las nuevas flotas tanto de los biarticulados del Transmilenio, así como los buses zonales del SITP, son un cambio positivo para la ciudad. Sin embargo, reitero que aún falta mucho por avanzar en esta importante materia, y nuestra misión debe ser heredarles un aire limpio a las próximas generaciones.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO