Continúan los éxitos en la Heroica

13 de enero del 2012

No es fácil elegir las mejores interpretaciones del día en este Sexto Festival, cuando se presentan tantos buenos músicos mañana, tarde y noche. Pero hay que escoger…. Había mucha expectativa entre los melómanos de escuchar al pianista Brian Ganz, que ya había demostrado sus calidades como acompañante en días anteriores. Una de las sonatas para […]

No es fácil elegir las mejores interpretaciones del día en este Sexto Festival, cuando se presentan tantos buenos músicos mañana, tarde y noche. Pero hay que escoger….

Había mucha expectativa entre los melómanos de escuchar al pianista Brian Ganz, que ya había demostrado sus calidades como acompañante en días anteriores. Una de las sonatas para ese instrumento más mencionadas es la “Claro de Luna” que corresponde a la opus 27 No2 de Beethoven A medida que se desgranaban las notas me imaginé que se trataba de música descriptiva.

El cielo despejado de esta temporada ha permitido observar la luna en todo su esplendor. Cuando Ganz inicia los grupos de tres notas con que se abre la pieza pensé en el resplandor previo a la salida de la luna. La sensibilidad del solista se manifestó en este Adagio que poco a poco fue subiendo en intensidad sin llegar ni siquiera al mezzo forte. En la parte final de esta sección el pianista disminuyó casi imperceptiblemente la duración de ciertas notas para producir un cálido fraseo en la resolución de la tensión.

El allegreto lo pensé como la lucha del astro para mantener su brillo a pesar de las pesadas nubes que opacaron hace unas semanas a todo nuestro territorio. Mayor volumen que en la primera parte con fortísimo al final, como si fuera el triunfo de la luz ante las brumas pasadas. Y el presto agitato como su nombre lo indica fue algo como la confirmación de esa brillantez, tocado con muchísima fuerza. Como la acústica de la capilla de Santa Teresa es excelente, gracias al buen trabajo de los organizadores, el exceso de pedal, aunque no alcanzó a deslucir la presentación del norteamericano, la afeó un poco.

La última obra en este 11 de enero, correspondió a un quinteto de cuerdas del checo Antonin Dvorak, denominado “Americano” correspondiente en la numeración de sus obras al opus 97. Copes y el venezolano Cárdenas en los violines, la niña Weilerstein (chelo) y en las violas las señoras Huang y Robertson, conformaron el grupo. Qué buen trabajo de conjunto hicieron en tan corto tiempo estos músicos. Parecía que hubieran tocado juntos muchas veces. Terminado el rondó del cuarto movimiento llegó la ovación espontánea de todo el público, que había disfrutado las ideas musicales del compositor, en la época en la que vivió en Norteamérica, invitado con buenos honorarios (15.000 dólares anuales por ocho meses de trabajo) por la señora Thurber, quien había fundado el conservatorio nacional en 1885 y se dio cuenta que debía traer un gran músico para darle vida a su idea.

Nuevamente escuchamos a la violinista Lara St. John, esta vez interpretando a Beethoven. La sonata para violín y piano opus 30, No. 3, acompañada de la pianista McDermott . En este caso se puede aplicar el dicho aquel de “A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo suyo”, pues habíamos criticado negativamente su actuación en las cuatro estaciones de Piazzola.

Ayer confirmó su talento, aunque tiene una forma especial de tocar el violín. Desde la forma de tomar el instrumento poco ortodoxa hasta su manejo impetuoso del arco. A ratos acorta unas notas, pero su afinación y vibrato ofrecieron un buen rato musical, opacado en varias oportunidades por el sonido del piano, que en ese sitio no debería tener la tapa abierta en posición extrema, dadas las condiciones acústicas.

Faltó espacio para mencionar la excelente actuación en el arpa de Maria L Rayán quien actuó en las dos sesiones.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO