Contribución a parqueaderos golpearía economía de usuarios

Contribución a parqueaderos golpearía economía de usuarios

1 de febrero del 2018

En diciembre del año pasado, la Administración Distrital presentó al cabildo de la ciudad, el Proyecto de Acuerdo 664 de 2017 que regulará el cobro de la contribución por el servicio de garajes o zonas de estacionamiento de uso público, incluyendo estacionamiento en vía; hecho que en consideración de este Concejal, va en contravía de la situación económica del país y de Bogotá, incrementa la tarifa al aprobarse un cobro adicional por contribución que lesiona el bolsillo de los usuarios, además de generarme cuestionamientos de orden legal que no han sido analizados en profundidad.

Así las cosas, de entrar en vigor el cobro de la nueva tarifa por parqueo público, incluyendo el que se realizará en vía, la tarifa más cara por este servicio llegaría a los 125 pesos por minuto. Esto, porque el Distrito pretende agregar una contribución en ese cobro, la cual aumenta su valor entre el 5,2 y el 16 % a fin de solventar el déficit financiero del SITP; esto significa que quien deja su carro en un estacionamiento, en donde le cobran 105 pesos por minuto (el precio más alto permitido por el Decreto 217 del 2017), pasará de pagar 6.300 a 7.500 pesos por hora.

La administración ha sido inexacta al considerar que esta será una contribución que afectara particularmente a los estratos más altos de la ciudad, sin recordar que los estudios de la consultoría SDM 1167 del 2016, arrojaron resultados en los que el 85 % de los usuarios que utilizan los parqueaderos públicos en Bogotá, pertenecen al estrato 2, 3 y 4, es en el estrato 3 con el 39.7 % quienes más lo utilizan, entonces, si tenemos en cuenta que este estrato fue el más afectado con el aumento del impuesto predial de muchos bienes por el Acuerdo de simplificación tributaria, una vez más recibirían un golpe que afectaría directamente los ingresos y gastos de esta capa social, tan impactada por la situación económica del país.

La Administración Distrital debe recordar que el 4 de diciembre pasado aumentó en $ 189 el precio por galón de gasolina, es decir que en promedio, cada 40 kilómetros de recorrido en la ciudad, el dueño de un vehículo paga esa suma adicional, lo cual significa que el uso del automóvil en Bogotá para una persona que viva del mismo, terminaría por aumentar los costos y gastos necesarios, de aprovechamiento del vehículo.
A todo lo anterior, debemos sumar los resultados en materia de desempleo que se presentaron en Bogotá para la vigencia pasada – según los informes trimestrales del DANE- el cual no logró reducirse a un digito, los aumentos en las tarifas del SITP que tan solo en el último año fueron incrementadas en $ 400 y el que empezará a regir en febrero, son circunstancias que dificultan aceptar una decisión, que encarecerá aún más el costo de vida de los bogotanos.

La situación macro del país y de la ciudad en general, no terminó bien, el país no tuvo un crecimiento superior al 1.8 % para el 2017 y según la agencia FITCH máximo expandirá su economía al 2.8 % para el 2018, este leve despegue nos lleva a pensar que aún la economía nacional y la de esta ciudad, no está preparada para asumir cobros adicionales y menos después, de una reforma tributaria que aumentó el IVA al 19 %, lo que encareció en gran medida los gastos generales de los hogares bogotanos.

Mi deber como Concejal es recordarle a la administración, que esta desaceleración en lo corrido de la vigencia 2017 para Bogotá, afectó profundamente a los sectores que sostienen la economía de la ciudad; como sucedió con la contracción de la industria manufacturera, la cual dejó de contratar más de 60 mil empleos en lo corrido del año, cifra alarmante que afectó sustancialmente el consumo en los hogares y que impidió en gran medida, la posibilidad de disminuir la tasa de desempleo de Bogotá.

Adicionalmente, me asiste una gran preocupación porque a mi modo de ver, no se ha analizado en profundidad la conveniencia legal de esta iniciativa y tengo mis reservas con respecto a este proyecto, ya que la destinación específica de la fuente expuesta, se encuentra establecida claramente en el artículo 33, numeral 2 de la Ley 1753 de 2015 – Plan Nacional de Desarrollo “Todos por un nuevo país”- toda vez que la misma ley determina que la destinación de esta contribución es: Incentivar el uso del servicio de transporte público y no para cubrir el déficit del SITP tal como se encuentra en la justificación técnica de la exposición de motivos del Proyecto de Acuerdo citado.

Daré el debate en la Plenaria del Concejo, consciente de las inconveniencias que presenta esta iniciativa para los bogotanos, que no aguantan un sobrecosto adicional, a sus deprimidas finanzas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.