Directores de cine en tv

4 de diciembre del 2010

Hace unos años incursionaron los directores de cine en la televisión y siempre han sido magistrales en sus presentaciones en este otro formato, sin descuidar su sello personal en cada plano y puesta en escena, como si viéramos algo en la pantalla grande.

Para empezar con los ejemplos clásicos tenemos a Hitchock que en 1955, que recibió múltiples alabanzas por su serie Alfred Hitchcock presenta, que duró hasta 1962, porque en 1964 tenía La hora de Alfred Hitchock, que también tuvo mucho éxito. En Europa, Kieslowski (Azul, Blanco y Rojo) fue majestuoso con la obra para la televisión de su país, Polonia, al escribir y dirigir Decálogo, una serie de diez capítulos sobre los diez mandamientos. El director alemán Reiner Werner Fassbinder también tuvo obras épicas como Martha, Berlin Alexandermasterplatz y Bolwieser.

También mujeres como Jane Campion (The Piano) han hecho series, como An angel at my table. O la última ganadora del Oscar Katryn Bingelow, con algunos capítulos de Homicide, a finales de los noventa. Steven Spielberg se ha arriesgado con su talento en varias miniseries muy premiadas, como World War II, Band of Brothers e Into the West.

Otros dirigen capítulos especiales como invitados. Dentro de los primeros estuvo Tarantino, que se aventó en un capítulo en la serie médica ER, en 1995, emisión poco mencionada pero increíble. Mucho tiempo después su capítulo de CSI, en 2005, fue visto por millones de personas como el final de temporada más esperado.

La polaca Agniesca Holland (Europa, Europa) dirigió The Wire, una de las series revelación de HBO, considerada una obra maestra, que trata el tema de la mafia en Baltimore. Alexander Payne (Sideways) dirigió el piloto de Hung. Peter Bogdanovich (Luna de papel) se dejó seducir por la magistral obra televisiva sobre la mafia Los Sopranos, un ícono de la televisión.

Barbet Schroeder (La virgen de los sicarios) dirigió un capítulo de Mad Men, muy destacado en esta serie que no para de ganar reconocimiento. El británico Michael Apter (Gorilas en la niebla) dirigió los tres primeros capítulos de Roma, la serie evocación de HBO, que sólo llegó a dos temporadas por sus altos costos.

En las últimas noticias encontramos una de las leyendas del cine, Martin Scorsese (Taxi Driver, Godfellas, Casino) estrenó hace unas semanas para televisión Boardwalk Empire, protagonizada por Steve Buscemi, una serie sobre Atlantic City y la ley seca que tiene su firma en una historia que sorprende.

En América Latina también hay directores reconocidos que han sido parte de la opción televisiva sin dejar a un lado sus carreras. Como Alfonso Cuarón (Y tu mamá también, The Little Princess), que dirigió Hora Marcada en su país en 1996, antes de tener el reconocimiento de hoy en día. También están Alberto Lecchi (El frasco) en Argentina con la aclamada producción latina para HBO, Epitafios. Juan José Campanella (El Secreto de tus ojos), también argentino, ha dirigido House y Law & Order.

En el caso de Colombia, la televisión y el cine se han mezclado siempre. El cine se hace de forma diferente, con las uñas, y por eso la televisión los ha alojado, dándoles a algunos la oportunidad de mostrar sus virtudes y, en otros casos, una manera de sobrevivir mientras se sueña con el cine.

Entre los primeros está el fallecido Carlos Mayolo (La mansión de Araucaima,  Carne de tu carne), que llevó a la televisión la inolvidable telenovela Azúcar y varias series famosas como Hombres o La otra raya del tigre. Jorge Alí Triana (Edipo Alcalde, Bolívar soy yo) empezó en los ochenta con los Cuentos del Domingo, Los pecados de Inés de Hinojosa y en los años nvoenta con Crónicas de una generación trágica. Rodrigo Triana (Soñar no cuesta nada, Como el gato y el ratón) ha hecho varias telenovelas como Pasión de gavilanes, Amor sincero y Juan Joyita. Hubo un paso fugaz de Felipe Aljure (La gente de la universal) dirigiendo la serie Mambo, que protagonizaba Flora Martínez. Sergio Cabrera (La estrategia del Caracol, Perder es Cuestión de método, Ilona llega con la lluvia)   tiene una reconocida trayectoria en cine y series de televisión de factura increíble e historias fabulosas, como Escalona y La Pola, que se encuentra al aire.

Luis Alberto “Peto” Restrepo (La pasión de Gabriel, La primera noche), además de producir, dirige algunas series y telenovelas que han sido siempre reconocidas por el público, como Sin tetas no hay paraíso y La Mujer del presidente. Ha codirigido otras como El Cartel de los sapos y Las muñecas de la mafia.

Andi Baiz (Satanás) aceptó codirigir El Cartel 2, con muy buena recepción, y Javier Mejía (Apocalipsur) codirigió y logró un rendimiento encantador con El cartel 2 y Las muñecas de la mafia. Tener a dos directores en un sólo producto se debe a que en Colombia muchas de estas producciones se realizan a dos unidades de grabación por costo, ritmo y costumbre del método en la televisión.

En el futuro se sumarán otros de los directores jóvenes colombianos, con el formato y las facilidades del High Definition la propuesta visual funciona más y las historias pueden llegar a ser innovadoras. Ahora, los libretistas valorarán de seguro que cuentan con estos talentos del audiovisual para llevar a cabo sus ideas, sin tanto diálogo traído de los cabellos.

Los directores que nos hereda el cine sentirán que es más prometedor desarrollar algo narrativo que tenga la retroalimentación del público, que someterse a la dirección de comerciales que venden jabones, como hacen algunos. Sumarse a estos experimentos en el trabajo en televisión funcionará en algún momento con más respeto por su visión estética, lejos de la búsqueda loca por el rating que acorta  o alarga las historias.

También es posible que esta idea trascienda y acoja a los directores que siempre han estado en la televisión, para que intenten desarrollar una propuesta estética más prolija, lejos de los planos facilistas y las actuaciones planas. Ya llegaremos a este punto, como pasa en otras latitudes. Es cuestión de espera y talento a que el cine y la televisión sigan aportándose y soportándose.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO